Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Equinoccios y solsticios

Equinoccios y solsticios

(Por Lenin Túpac Alfaro) En los últimos días del mes de marzo recién pasado, dio inicio en el hemisferio norte del planeta (la mayoría de países se encuentran en dicho hemisferio) la estación del año considerada por muchos como la más hermosa –de más está decir el porqué de tal consideración.

Pero bueno, el propósito de esta columna y de quién la escribe no es  “hablar” de primaveras y flores silvestres, lo que me motiva a “taipear” este texto, son los acontecimientos que estamos viendo unos y viviendo otros; que tarde o temprano a todos y cada uno en América Latina nos va a tocar la flor o algún fusil;  cualquier semejanza con el título de una canción de los Guaraguao ¡es a propósito!

Parece que se está levantando el telón y ya está siendo puesta en escena la versión  Donald Trump; de la primavera árabe impulsada a fuego y sangre, por las élites autoproclamadas dueñas del orbe en la administración Obama y que tanta sangre derramó y sigue derramando en Libia y Siria por poner dos ejemplos.

Make America Great Again! Lejos de ser simplemente un eslogan de campaña política (usado por Ronald Reagan antes que Trump) es un principio ideológico del panamericanismo norteamericano (doctrina Monroe).

lenin6

Sin tener complejo de termómetro, nos damos cuenta que en estos últimos días está subiendo la temperatura política en los países latinoamericanos con gobiernos díscolos a los lineamientos provenientes de Washington.

Oficialmente la temporada primaveral termina a finales de junio, así que falta mucho por observar y las campañas mediáticas para derrocar a esos gobiernos “rebeldes” van arreciar grotescamente.

“Come here, mister Danger, cobarde, asesino, eres un genocida, eres un alcohólico, eres un borracho, eres un inmoral, eres lo peor, mister Danger, eres un enfermizo, lo sé personalmente”: Hugo Chávez, 2006.

Hoy como antes el Imperio necesita los recursos naturales de otros países para provecho propio, hoy como ayer necesita nuevas víctimas o revictimizar donde había perdido hegemonía.

Pero y en Honduras ¿cuándo habrá primavera catracha? (canícula ya de perdida) podremos impulsar por nuestra propia cuenta un cambio profundo, estructural y verdadero o seguiremos esperando a que San Juan baje el dedo.

Y mientras tanto, confundidos entre equinoccios y solsticios, estaremos entretenidos viendo a los “hidalgos” de la política de alta prosapia en sus viajes con tickets one way a las audiciones del Honduras Canta en Nueva York (o donde sea).

Deja una respuesta

Top