Saturday, Aug 24, 2019
HomeEditorialOpinion¿Es Honduras un Narco Estado?

¿Es Honduras un Narco Estado?

Por: Filiberto Guevara Juárez.

Para respondernos esa pregunta, se debe recurrir a la definición de Narco-Estado. Asi pues, Narco- Estado: «es un neologismo económico y político, que se aplica a aquellos países cuyas instituciones políticas se encuentran influenciadas de manera importante, por el poder y las riquezas del narcotráfico, y cuyos dirigentes desempeñan simultáneamente cargos como funcionarios gubernamentales, y miembros de las redes del tráfico de drogas narcóticas ilegales, amparados por sus potestades legales».

De acuerdo con esa definición, Honduras si es un Narco-Estado. Debe llamarnos mucho la atención, que a raíz de la declaración de imputado, del ex-alcalde del municipio del Paraíso, Copán, el acusado, Alexánder Ardón; la fiscalía del Distrito Sur, de New York, dio a conocer un documento donde se sindica como cómplice del acusado, en la categoría penal de co-conspiradores en el tráfico de cocaína y estupefacientes, a gran escala hacia territorio estadounidense; al expresidente de nuestro país, Porfirio Lobo Sosa, y al actual gobernante, Juan Orlando Hernández Alvarado (JOH), bajo las siglas, CC-3 y CC-4, respectivamente.

No cabe duda, que el asunto es grave, porque JOH, ha tenido que salir a declarar en cadena de radio y televisión, que nada tiene que ver en tan delicado asunto. Lo cual la mayoría de los hondureños creemos que no es cierto. Porque, es de conocimiento público, la relación del acusado, Alexánder Ardón, con el actual gobernante JOH, al igual que con el resto de la cúpula del Partido Nacional.

En dicho sentido, nadie desconoce en nuestro país, que los narcotraficantes han aportado dinero sucio a las campañas de los Partidos políticos, cooptando principalmente al Partido Nacional. Lo cual les ha permitido actuar impunemente en los últimos años.  Esto se ha convertido en un factor de desestabilización en la región centroamericana; motivo por el cual, emigran diariamente muchas personas hacia los EEUU.

Tampoco es cierto que JOH por voluntad propia está combatiendo la narcoactividad en nuestro país. Una prueba irrefutable de ello, es que cuando el ex director de la policía nacional, el Comisionado de policía, Ramón Sabillón; en un operativo secreto con el Departamento Antinarcótico Americano (DEA), capturaron a los del cartel de los Valle; el gobernante Juan Orlando Hernández, lo distituyó de su cargo, en vez de felicitarlo darle todo el apoyo pertinente.

Lo de su hermano, Juan Antonio Hernández Alvarado (Tony Hernández), es otro claro ejemplo de que JOH no ha estado realmente interesado en combatir la narcoactividad en nuestro país, ya que ese personaje oscuro, traficó toneladas de droga y estupefacientes hacia territorio estadounidense, utilizando apoyo logístico de instituciones del Estado. La mayoría de los hondureños, creemos que un gobierno de corte presidencialista como el de Honduras, donde el jefe de Estado, es Comandante General de las Fuerzas Armadas, y que a la vez preside el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, resulta prácticamente imposible que no se haya dado cuenta de las actividades ilícitas de su hermano, “Tony» Hernández.

Además, ninguno de los narcotraficantes que actualmente están siendo juzgados en los EEUU, ni tan siquiera habían sido investigados en su mayoría, mucho menos procesados legalmente en nuestro país. Los ejemplos abundan. Lo poco que JOH ha hecho contra los narcotraficantes hondureños, es porque ya no le quedaba otra opción. En tal sentido, para dar la idea de que está combatiendo a los narcotraficantes, ha montado y sigue montando muy hábilmente toda una campaña mediática, de que sólo él lo está haciendo, y que la oposición se lo está impidiendo. Esa es otra de sus viles mentiras.

Tal como acostumbra a hacerlo, utilizando para ello, el dinero del Estado, para pagar a la mayoría de los medios de comunicación y periodistas, con el dinero de los contribuyentes del Estado hondureño, principalmente proveniente de la tasa de seguridad, lo cual maneja como secreto de Estado.

Tampoco es cierto que JOH, promovió una ley de extradición. Esa ley no existe como tal. Lo que sí existe es un auto-acordado con el gobierno estadounidense para tal efecto, debido principalmente, a la presión del gobierno estadounidense sobre el gobierno de Honduras.

Por todo lo anteriormente expresado, no debemos tener la menor duda, que Honduras es un Narco-Estado; porque, aunque tenga instituciones estales de fachada, no tiene una institucionalidad efectiva propiamente dicha, debido a que sus principales instituciones están cooptadas por los perversos agentes de la narcoactividad.

FOLLOW US ON:
Venezuela rechaza in
MEU se va a las call
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT