HomeNacional«Eso fue lo que se encontró, fue lo que se compró»: funcionaria admite poca utilidad de ventiladores mecánicos

«Eso fue lo que se encontró, fue lo que se compró»: funcionaria admite poca utilidad de ventiladores mecánicos

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

La exsecretaria de Salud y vocera de los casos de coronavirus, Roxana Araujo, admitió hoy que los ventiladores mecánicos Vivo no cumplen con las exigencias para proporcionar ventilación artificial a los pacientes que presentaran complicaciones con el nuevo patógeno.

En declaraciones a medios, la funcionaria aseveró que -con relación la controvertida compra de los ventiladores mecánicos- «eso fue lo que se encontró, fue lo que se compró».

Araujo explicó a periodistas, que  «lastimosamente ese equipo no cumple con los requerimientos que se necesitan para dar soporte a un paciente con una neumonitis viral, como la que provoca el coronavirus»

Por su parte, el titular de Copeco, Gabriel Rubí, dijo entrelíneas que el equipo traído a Honduras apenas servirá para pacientes que superen la infección.

«Los equipos fueron revisados y certificados por la OPS… Viene una nueva licitación en proceso que entraría en los próximos meses y son dos fases ya que estas son móviles y las otras son fijas como dijo la doctora (Suyapa) Figueroa», señaló.

Cabe recordar que Figueroa denunció ayer que los aparatos obtenidos en EE.UU. por el Ejecutivo nacionalista no servirán para prolongar la vida a los pacientes, pues su uso es de carácter poshospitalario.

Los ventiladores mecánicos comprados por Juan Orlando Hernández para hacer frente a la emergencia del coronavirus presentan defectos en su fabricación, según advirtió en 2015 la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de la nación del norte.

Según la agencia federal, «la compañía Breas Medical, una división de GE Healthcare, detectó un problema con sus ventiladores Vivo 50».

«La falla de seguridad consiste en el potencial mal funcionamiento del teclado en ciertas situaciones, que el dispositivo interpreta erróneamente como una orden de interrupción del tratamiento», según el organismo.

Cuando el inconveniente se presenta -informó la FDA-, no se activa ni se registra ninguna alarma. «Los accesorios y el equipo de monitorización que se encuentran conectados al ventilador, detienen su funcionamiento y el dispositivo entra en modo de reposo».

«La FDA relacionó el problema con el diseño del dispositivo, y lo clasificó como de clase II, es decir, que su probabilidad de acarrear eventos adversos graves es remota, o que puede causarlos de manera temporal o reversible».

FOLLOW US ON:
BID informa que trab
Johnson advierte de
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.