Tuesday, Dec 10, 2019

Espionaje

(Por Edmundo Orellana) El designado “voto por voto” denunció, en su cuenta de Twitter, que es víctima de espionaje. ¿A quién acusa? No lo dice, pero es evidente que se refiere al gobierno, porque es el único capaz de espiarlo puesto que, recientemente, trascendió que, arguyendo que se utilizaría para combatir el crimen organizado, adquirió un sistema de espionaje israelita que puede intervenir celulares para rastrear llamadas, leer textos y mensajes de correo electrónico y utilizar, para vigilar, las funciones de micrófono y cámara del celular.

Si se atrevió a denunciarlo es que ya le resulta insoportable. Pregúntese usted, estimado lector, ¿por qué espían al designado? ¿Será porque aspira a la candidatura presidencial del PN?

Si ese es el motivo del espionaje, es que el gobernante evalúa seriamente la posibilidad de postularse para un tercer período, que, por decisión de la Sala de lo Constitucional, es un derecho humano del gobernante.

Seguramente espía a los demás aspirantes y a los funcionarios y correligionarios suyos que han manifestado públicamente su apoyo a otras candidaturas, como la de Oliva.

Es percepción generalizada entre la población, que el gobierno espía selectivamente vía los celulares. Por eso, los dirigentes políticos, empresariales y sociales, han adquirido el hábito de recoger los celulares y colocarlos a distancia, en las reuniones de importancia que participan.

La práctica de escuchar las conversaciones telefónicas no es de hoy. Se inició hace mucho. El primer caso que trascendió al público fue la filtración de conversaciones entre actores de la vida política, cuya grabación fue atribuida a las autoridades de Hondutel, en tiempos del gobierno del Poder Ciudadano.

En un gobierno, después del golpe de Estado, fueron invitados, por el presidente de turno, tres miembros de la oposición para platicar con él. Era domingo y fueron recibidos en una habitación estrecha y previo a entrar un militar les solicitó entregar el celular. Cuando, ya en la reunión, preguntaron al presidente sobre la entrega del celular, este dijo que era para evitar que los escucharan porque el gobierno intervenía los celulares, incluido el suyo, y agregó que podían captarlos en fotos o videos y, en caso de estar apagados, escucharlos.

La tecnología actual es superior a la que se utilizaba en esa fecha, porque es de última generación. Por eso no ponemos en duda lo que nos han confiado algunas personas que han sido víctimas de intimidación y amenazas, utilizando montajes en fotos y videos en los que aparecen en situaciones comprometidas.

De un gobierno decidido a continuar debe esperarse todo. Desde la represión brutal hasta la que resulte de la aplicación de programas de espionaje como el adquirido con la excusa de combatir el crimen organizado. La represión brutal la vemos casi a diario; los casos de intimidación y amenaza a personas en particular, mediante ese programa de espionaje, no han trascendido al público por su naturaleza, pero son creíbles.

Con la denuncia de “voto por voto” ya no quedan dudas. Allí donde haya una computadora o un dispositivo móvil –en su oficina, en la sala de su casa y hasta en su alcoba– estará presente el gobierno espiándolo. Que no nos sorprenda, entonces, que la campaña de desprestigio a la que nos tiene acostumbrado el gobierno se intensifique y pase a otro nivel, incluyendo perversos montajes con fotos y videos obtenidos por este medio ilegal.

Con la denuncia de “voto por voto” se demuestra que el continuismo acecha de nuevo, mientras la oposición continúa siendo víctima de la estrategia del gobierno y consume su escaso prestigio debatiendo tonterías.

Continuar en el poder es la única opción para evitar sorpresas desagradables al término del período presidencial por los señalamientos de corrupción y de narcotráfico. Por eso, vendrá con todo contra los opositores.

Este es un asunto prioritario. Porque las primeras víctimas del espionaje son, sin duda, los políticos de la oposición, incluidos los del partido de gobierno, que los hay, y no pocos, entre los que se cuentan líderes de la importancia del expresidente “Pepe” Lobo y el mismo “voto por voto”. Por eso, la denuncia debe ser de interés del MP, especialmente porque viene de un alto funcionario y, por ello, está en posición de conocer lo que está ocurriendo al interior del gobierno, y porque los mismos fiscales, particularmente los que combaten la corrupción y el narcotráfico, seguramente son espiados mediante el sistema que debía estar vigilando a los corruptos y a los narcotraficantes.

Señores líderes de la oposición y aquellos nacionalistas que están poniendo distancia del gobernante, están advertidos por el designado “voto por voto”. La vigilancia se estrecha y amenaza con convertirse en campaña sucia, lo que provoca que digamos con fuerza y sostenidamente: ¡BASTA YA!

Y usted, distinguido lector, ¿ya se decidió por el ¡BASTA YA!?

FOLLOW US ON:
Protestas en Chile:
El gran factor de la
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT