Estás aquí
Inicio > Nacional > Exjefe de los Cachiros grabó reuniones con Tony para reafirmar nexos con narcos

Exjefe de los Cachiros grabó reuniones con Tony para reafirmar nexos con narcos

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El exjefe de los Cachiros Devis Leonel Rivera Maradiaga reafirmó hoy que grabó varias reuniones con el exparlamentario nacionalista Juan Antonio Tony Hernández a fin de reafirmar sus nexos con el narcotráfico.

Además, mencionó que comenzó a ser informante de la Agencia Antidroga de EE.UU. (DEA) a partir de 2013 y las reuniones sostenidas con Tony ocurrieron en 2014.

En los encuentros que mantuvo Rivera Maradiaga con el señalado por la fiscalía federal de Nueva York de ser un narco a gran escala, indicó que las grabaciones las realizó en un restaurante de comidas rápidas, donde negociaron el blanqueo de capitales a través de contratos de infraestructura que realizó la empresa de fachada Inversiones Rivera Maradiaga (Inrimar).

Narró que uno de sus lugartenientes, identificado como Óscar Ramírez, le indicó que se reuniera con el excongresista y que llevara los contratos de Inrimar para que fueran gestionados a fin de obtener el dinero.

Confirmó que recibió del Estado hondureño alrededor de 300 millones de lempiras por haber ejecutado los contratos a través de Inrimar, como parte del lavado de dinero procedente de la venta de drogas.

Luego de haberse reunido con el hermano del jefe del Ejecutivo nacionalista Juan Orlando Hernández, el testigo colaborador contó que entregó a la Agencia Antidroga de EE.UU. (DEA) la grabación en la que aparece Tony vestido de camisa gris.

Uno de los fiscales federales preguntó a Rivera Maradiaga cómo logró grabar el encuentro con su interlocutor y afirmó que lo hizo con un reloj.

En el relato que dio al inicio del interrogatorio, el exjefe narco sostuvo que Tony le pidió un soborno de 100 mil dólares, incluyendo una propiedad en Tegucigalpa que le serviría como un centro de operaciones para sus negocios con el narcotráfico.

«Tony Hernández me estaba enviando un mensaje de que quería trabajar conmigo en el tráfico de drogas», afirmó el testigo y agregó que el oficial de Policía Juan Ávila Meza -uno de los supuestos intermediarios- le pidió tal adelanto de dinero a favor del encausado.

Apuntó contra el actual congresista Óscar Nájera, a quien señaló de ofrecerle información y seguridad mientras trasegaba droga por el departamento de Colón. «Quitaba los operativos que realizaba la Policía cuando se lo pedía», indicó.

También narró que el expresidente Porfirio Lobo «nos protegería a mí y a mi hermano (Javier Eriberto), de la extradición durante su administración».

Asimismo, aseguró ante el fiscal que Fabio Lobo, hijo del exgobernante, y Nájera habrían trabajado «a través de Pepe y así pudimos ocultas nuestros activos».

Respecto al dinero obtenido a través del narcotráfico, dijo que lo solían guardar en cuentas abiertas por terceras personas en el extinto Banco Continental y que contaría con la venia de los Rosental.

También fue mencionado durante la jornada el actual congresista del Partido Nacional, Reinaldo Ekónomo -a quien conoció en 2004-, ya que habría influido en los tribunales para desactivar una orden de captura contra Rivera Maradiaga y recibió una coima que oscila entre 50 y 60 mil dólares.

Al parecer, en el primer mandato de Hernández, Ekónomo sostuvo un segundo encuentro con el capo a quien le preguntó si estaba planeando matar al gobernante y obtuvo un no como respuesta a los rumores surgidos en torno a un posible magnicidio.

De hecho, rememoró Rivera Maradiaga, el diputado por Cortés llamó a JOH y colocó el teléfono en altavoz para escuchar de primera mano la respuesta con relación a un atentado en su contra.

Los planes para «acabar con la vida» del número uno del régimen los oyó en 2014 cuando los hermanos Luis y Arnulfo Valle Valle le contaron sus intenciones ya que Hernández jamás les volvió a contestar el teléfono, a pesar de las promesas de protección que les ofreció durante la campaña presidencial de 2013.

Estas confesiones apuntan directamente contra los hermanos Hernández, por lo que el juicio supone otro fuerte golpe a los planes de Juan Orlando de desmarcarse de los señalamientos en su contra y se confirma que es un sujeto de interés para la justicia de EE.UU.

Deja una respuesta

Top