Friday, Nov 22, 2019
HomeNacionalExsecretario de Salud pactó con Universidad Católica entrega de hospitales públicos

Exsecretario de Salud pactó con Universidad Católica entrega de hospitales públicos

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

La Universidad Católica de Honduras (Unicah), a pesar de ser un centro privado de estudios superiores, aprovechó sus fuertes influencias para sacar lucro las instalaciones de la Secretaría de Salud a fin de que sus estudiantes de medicina puedan efectuar su práctica profesional y los respectivos internados, a pesar de que hubo un compromiso para la construcción de un hospital propio para la atención de pacientes.

Los convenios suscritos durante esta administración nacionalista entre el secretario de Salud Octavio Sánchez y las autoridades de la Unicah demuestran que se cedió parte de la soberanía estatal a favor de la entidad adscrita a la iglesia católica, por lo que el Estado se convirtió de manera indirecta en una suerte de socio, sin obtener beneficios que deberían ser para la población.

El acuerdo 4666-2018, indica que se pone a manos del centro educativo privado cuatro «campus», entre ellos, el hospital San Felipe, el Instituto Nacional Cardiopulmonar, las Clínicas periféricas de emergencia o Cliper y los centros de salud de la Región Metropolitana de Tegucigalpa.

Asimismo, Salud decidió que los pasantes de medicina realizaran su práctica supervisada en los hospitales sampedranos Mario Catarino Rivas y Leonardo Martínez, en un claro detrimento por quienes buscan obtener su título de doctor en medicina y cirugía emitido por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Los documentos demandan que «se respetarán los espacios físicos asignados mediante el proceso regulado por la Secretaría de Salud para los estudiantes beneficiarios de este convenio para el desarrollo de las acciones integradas de docencia, asistencia, investigación y extensión».

Además, los estudiantes de la Unicah podrían acceder incluso a una subvención de beca, «quienes realicen su servicio social obligatorio».

«La Secretaría establecerá los mecanismos y modalidades de esta, dependiendo de los lugares a los cuales sean asignados y a sus méritos académicos, suscribiendo los documentos que se requieran para tal beneficio».

Sánchez se «comprometió» a facilitar a la universidad privada «las instalaciones, el equipo y áreas de preparación de recursos humanos en el Hospital San Felipe y Asilo de Inválidos, Instituto Nacional de Tórax, Hospital Escuela, Hospital Psiquiátrico Mario Mendoza…» y otros centros asistenciales, así como la reglamentación de las actividades conjuntas a desarrollar en la implementación de los planes de estudio de los recursos humanos en laboratorio, rayos X, anestesia…».

Previamente, las anteriores autoridades habían visto con recelo la avalancha de estudiantes de la Universidad Católica, por lo que limitaron las cuotas de ingreso, en jornadas únicas y con supervisores a fin de que no se registraran hechos que pudieran comprometer a los pacientes evaluados por los practicantes.

La exjefa del Hospital Escuela, Elsa Palou, indicó en una acta fechada 5 de febrero de 2014, que solamente se recibirían cinco estudiantes durante la jornada vespertina y que los mismos no serían enviados a áreas claves como «emergencias, unidades de cuidados intensivos, labor y parto, neonatología, quirófanos, dada la alta demanda de estas áreas y las infecciones asociadas a servicios de salud».

Sin embargo, los compromisos políticos y la finalidad de pretender quedar bien con la cúpula de la Unicah y el jerarca católico Óscar Andrés Rodríguez, hizo que Sánchez optara por ceder parte de la infraestructura sanitaria a favor de la entidad privada.

El costo del agua potable y la energía eléctrica que utilizan los estudiantes de este centro de formación tiene que ser asumido por la Secretaría de Salud, de acuerdo a informaciones proporcionadas por personas que pidieron el anonimato por temor a ser sancionados.

Además, la construcción de las instalaciones para la práctica de los futuros médicos dentro de los hospitales estatales será para uso exclusivo de este privilegiado grupo, por lo que atenta contra los intereses de quienes estudian medicina en la UNAH.

A la fecha, no hay datos de que los estudiantes de la Unicah realicen sus prácticas profesionales en los hospitales construidos en Tegucigalpa a pesar que las obras de infraestructura finalizaron y las autoridades del centro educativo hicieron jolgorio con la entrada en operaciones del nuevo hospital.

Al respecto, la Procuraduría General de la República (PGR) ya tiene en su poder la documentación sobre los convenios que sucribió Sánchez con la rectoría de la Universidad Católica, por lo que se iniciaron las investigaciones para determinar si la misma fue aprobada en su momento por el Legislativo ya que el acuerdo supera un periodo de gobierno.

Hasta el momento, Sánchez permanece en silencio ante los cuestionamientos en su contra por ceder parte de la infraestructura pública a la universidad privada.

FOLLOW US ON:
Plataforma de salud
Conadeh niega que ex
Rate This Article:
2 COMMENTS
  • jose cruz / 22 junio, 2019

    Es correcta la desicion del Ministerio de salud, los hospitales públicos que uds mencionan en ésta nota, se benefician de la mano de obra nueva de los próximos profesinales de medicina de la Unicah y que tanta falta le hace al estado hondureño, carentes de verdaderos servidores de salud, con trato humano de calidad y calidez. No entiendo donde esta lo malo, si Honduras precisa de más y mejores profesionales, sobre todo en el area de la salud…!!!!

    • DaMarcus / 25 junio, 2019

      En relación a tu comentario no comparto la misma, puesto que aquí no se discute si los hospitales públicos se benefician con mano de obra barata, se discute el hecho que la Unicah es una INSTITUCIÓN PRIVADA, que con el simple hecho de hacer uso de los recursos públicos se beneficia directamente pudiendo construir, equipar y brindar asistencia con los mismos recursos a la población que tan ávida esta de servicios de salud de calidad.

      Por otra parte las INSTITUCIONES PRIVADAS, son financiadas con recursos propios, es deber de cada INSTITUCIÓN velar por sus clientes o bien en este caso sus alumnos, devolviendo lo que se invierte en instalaciones propias para el uso de sus clientes o alumnos (en este caso)

      Es una mala practica que estudiantes de INSTITUCIONES PRIVADAS, reciban los mismos beneficios (contrato-beca) que los estudiantes de INSTITUCIONES PUBLICAS, no es el mismo nivel de relación, puesto que si bien ambos hacen esfuerzos por salir adelante, unos pagan a su INSTITUCIÓN PRIVADA para gozar de beneficios que no gozan los que estudian en INSTITUCIONES PUBLICAS.

      La finalidad de estos convenios no es aprovechar la mano de obra barata, es beneficiar y lucrarse invirtiendo menos para lucrarse mas.

      Construyan sus propias instalaciones, compitan por ofrecer servicios óptimos y de calidad, exijan a sus autoridades que les construyan en sus propios espacios, que les equipen con lo mejor ustedes tienen derechos como estudiantes de INSTITUCIONES PRIVADAS a exigir que les retribuyan su inversión, pero no utilicen lo publico para aprovecharse de la situación eso viene a agravar la problemática en el sector salud.

      Miremos esto como una oportunidad para mejorar.

LEAVE A COMMENT