HomeEditorialOpinionFidel, Fidel, qué tiene Fidel que los imperialistas no pueden con él

Fidel, Fidel, qué tiene Fidel que los imperialistas no pueden con él

(Por Lenin Túpac Alfaro) El viernes 25 de noviembre de 2016 a las 10:29 de la noche falleció Fidel. -El cuerpo que hospedó por noventa años a ese espíritu bravío, que conservó sobrio ese pensamiento evolucionado, que albergó toda esa vibrante energía, dejó de ser, dejó de existir, se dice fácil. -Falleció Fidel.

Pero pasaron más de seis décadas desde que el cubano más universal de todos, irrumpió en la escena de la política latinoamericana y mundial,  inspirando a muchos y suscitando aviesas intenciones en otros tantos.

Millones de personas han nacido en los diferentes confines de la tierra, pero pocos hombres tan humanistas, trascendentes e influyentes como Fidel, quien Irreductible y coherente supo plantar cara a los que han pretendido en la conjura siniestra imponer a fuego y balas; la explotación del hombre por el hombre, como si se tratara de algo natural y providencial.

lenin6

Pero no fue, ni será Fidel el único que hará frente a esos embusteros y propagandistas de la miseria y de la injusticia humana, porque el mismo ideal y propósito que a él lo convirtió en antorcha que iluminó la caverna; será el arquetipo ejemplar que se usará como piedra angular de la nueva sociedad, en donde hombres, mujeres, ancianos y niños todos por igual vivan con dignidad.

Rememorando (el acontecimiento lo amerita) uno de sus más sentidos y hermosos discursos, pronunciado en la Plaza de la Revolución en La Habana, el 18 de octubre 1967 ante la muerte de su amigo y compañero perfecto: el Che Guevara.

“Si queremos expresar cómo deseamos que sean nuestros hijos, debemos decir con todo el corazón de vehementes revolucionarios: ¡Que sean como el Che! (Y como Fidel)”.

El agregado, al que no me pude resistir, es mío.

Hoy los conmovidos discursos son en honor al revolucionario icónico, al predicador de la liberación de las naciones, al estadista visionario, al amigo de los pueblos del mundo, al discípulo sobresaliente de José Martí, heredero magnífico de Túpac Amaru y Simón Bolívar, mérito a quien puso la causa de su pueblo antes que la suya propia.

Que resuene la consigna, que retumben las gargantas.

“¡FIDEL, FIDEL, QUÉ TIENE FIDEL: QUE LOS IMPERIALISTAS NO PUEDEN CON ÉL…!”.

FOLLOW US ON:
Los negocios redondo
“Operación Sultá
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT