Estás aquí
Inicio > Nacional > Fiscal Luis Santos cuestiona debilidades institucionales para combatir la corrupción

Fiscal Luis Santos cuestiona debilidades institucionales para combatir la corrupción

TEGUCIGALPA, HONDURAS

“Se dice que se quiere puede combatir la corrupción pero la realidad es otra. ¿Cómo se combate cuando ni siquiera existe en la Corte un lugar donde se celebren las audiencias? ¿Sabe dónde bajamos las pruebas del juicio narcopolítica? En la calle, nos apedrearon el carro”.

De esta manera, el jefe de la extinta Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC), hoy Unidad Fiscal Especializada Contra Redes de Corrupción (Uferco), Luis Javier Santos, dejó en evidencia sobre las graves debilidades del combate al flagelo operado por una pesada maquinaria estatal al servicio de Juan Orlando Hernández.

Santos destacó su lucha frontal contra las mafias enquistadas en la administración pública al extremo que le ha costado persecución y atentados en su contra.

Al respecto, sostuvo que su misión “me ha costado sangre, ver a mi hijo una vez cada 2 años, asilado en EE.UU. con balas en su cuerpo, ese es el reconocimiento que he recibido en esta lucha. Jamás he recibido reconocimientos de instituciones que luchan contra la corrupción, no las espero, no las aceptaría”.

Santos comprende en el fondo que el papel que asumió desde que fue colocado en la UFECIC incomodaría a sus investigados, por lo que resulta “difícil luchar contra las redes de corrupción, nos vamos a morir en Uferco 10 o 20 años y no vamos a poder llevar esos casos a tribunales, se dice que Javier Santos va a mejorar todo, no, no tengo superpoderes, jamás se podrá hacer sin el apoyo internacional y otros actores”.

“El problema no es de la institución, el Ministerio Público y el fiscal Chinchilla nos han dado todo el apoyo, los casos no se hubiesen presentado sin ellos. La duda es cuando se crea la Uferco, ¿cómo se va a fortalecer la lucha si no se nos da ninguna medida extraordinaria?”, se preguntó.

Santos dijo que “creí en la UFECIC, porque tenían un acompañamiento internacional y hacerlo sin eso será muy difícil; se dice que se quiere puede combatir la corrupción, pero la realidad es otra”.

Asimismo, cuestionó que el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) no tenga capacidad para investigar casos de corrupción; sobre el tema, externó: “¿El Tribunal de Cuentas tiene capacidad para investigar casos? No la tiene, ¿tiene la capacidad de realizar inspecciones, registros, allanamientos para determinar nuevas pruebas? no la tiene. Esa responsabilidad es del MP. No podemos avanzar en la lucha con ese obstáculo”.

La UFECIC bajo el amparo de la MACCIH, recordó, les sirvió de protección por cualquier ataque o agresión que pudieran recibir y con la Uferco ya no tendán ese blindaje, así como la salida de especialistas que les ayudaron a construir casos.

“Esto debe quedar claro, porque el día de mañana que Javier Santos y su equipo no lleven estas redes de corrupción a tribunales, la culpa van a decir que es mía. Es luchar contra la corriente y nos sentimos cansados de no ver una intención real”, añadió.

Agregó que “el día de mañana que Javier Santos y su equipo no lleven estas redes de corrupción a tribunales, la culpa van a decir que es mía. Es luchar contra la corriente y nos sentimos cansados de no ver una intención real”.

Sobre las presiones recibidas para que investiguen gobiernos anteriores, detalló que cuentan con trabas legales.

“Hay un discurso que nos dice ‘investiguen los gobiernos anteriores’ pero ahí tenemos obstáculos legales también, el sistema bancario no nos otorga información más allá de 5 años , ¿por qué no hacen reformas en el Congreso y obligan al sistema ? Hay que ser coherentes”, dijo.

Esta declaración, coloca a Santos en la mira de Chinchilla, por lo que terminaría corriendo la misma suerte que padeció la exjefa forense Julissa Villanueva, quien tuvo que confrontar a su exjefe tras el crimen de la agente de la ATIC, Sheril Yubissa Hernández; las críticas lo colocan en una posición de vulnerabilidad y podría ser separado del cargo que asumió la semana anterior.

El fiscal anticorrupción, en consecuencia, a partir de su nombramiento en la Uferco dejará de tener capacidad de maniobra para llevar casos de corrupción a los tribunales, tampoco tendrá el protagonismo mediático ya que los espacios para desahogarse se irán cerrando por órdenes superiores.

Deja una respuesta

Top