Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > ¿Gobierno de JOHA infla precios de vacuna rusa “Sputnik-V”?

¿Gobierno de JOHA infla precios de vacuna rusa “Sputnik-V”?

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En las últimas horas trascendió la noticia que el gobierno nacionalista de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA), supuestamente está inflando los precios de la compra de la vacuna rusa Sputnik-V.

La denuncia la hizo a través de su cuenta de Twitter, el ex presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Eduardo Facussé.

Según Facussé, el gobierno de Honduras compra esa vacuna al Fondo Ruso  a 10 dólares cada una, y nos asegura que se negoció a 19.95, con lo cual obtienen una fabulosa ganancia.

Recordó que al mismo precio compró Argentina, de acuerdo a lo declarado por el embajador de la Federación de Rusia en Nicaragua, y concurrente en El Salvador y Honduras, Alexander Khokhólikov.

Esa denuncia motivó a que el régimen convocase a una conferencia de prensa en Casa Presidencial, donde compareció el secretario de Finanzas, Marco Midence, quien dijo que se “actúa con transparencia”.

Por su parte, la presidenta del Colegio Médico de Honduras, Suyapa Figueroa, haciéndose eco de la denuncia de Facussé, dijo que todo se presta a especulación porque el gobierno no ha operado con transparencia en todas sus compras durante la pandemia.

Figueroa destacó que cuando la vacuna Sputnik-V salió al mercado, sus precios oscilaban entre 4 y 6 dólares por unidad, pero que los mismos pueden variar, según la demanda mundial.

También dejó establecido que la administración cachureca no debe tener ningún secreto con respecto a los precios, a excepción de la fórmula de elaboración del antídoto.

“Nada les cuesta ser transparentes, proporcionando toda la documentación a las organizaciones que así lo soliciten”, expresó la profesional de la medicina, tras señalar que el gobierno no tiene credibilidad porque se ha acostumbrado a hacer negocios ilícitos.

Destacó que supuestamente las grandes cantidades de dinero que se utilizan en las campañas políticas, provienen de los actos de corrupción.

Aseguró que el Colegio Médico de Honduras ha tenido comunicación con el Fondo Ruso que vende la Sputnik-V, y en consecuencia, “nosotros sabemos los precios de la misma; en eso no nos van a engañar”.

Según el contrato de compra-venta de 4 millones 200 mil unidades de la Sputnik-V, Honduras adquirirá las dos dosis a 19.90 de dólar, es decir, 9.95 cada una.

La verdad es que si Facussé y la titular del Colegio Médico no hablan con respecto a los precios de compra de dicha vacuna, el gobierno no hubiese aclarado el problema.

Si Hernández Alvarado y compañía quieren recuperar un ápice de credibilidad tienen que ser transparentes de ahora en adelante en todas las compras que efectúen, porque son los fondos del pueblo, y éste tiene el derecho a ser informado permanentemente.

Si no se actúa con celeridad de parte del pueblo y de algunas organizaciones y gremios, podríamos correr el riesgo de que se despilfarren nuestros recursos, tal y como ocurrió con los hospitales móviles, ventiladores mecánicos  y otras compras amañadas al inicio de la pandemia.

Hasta el momento sólo se han recibido 6 mil unidades que están siendo utilizadas para inocular al personal de salud que atiende a los pacientes infectados por el virus.

Sin embargo, consideramos que no es correcto que los lotes que recibamos periódicamente sean de seis mil dosis. Por lo menos debe ser de cien mil, para comenzar a inocular al segmento de la tercera edad, que correspondería en orden de prioridad.

Asimismo, a estas alturas el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) en coordinación con Salud Pública, ya debe tener una fecha exacta sobre la llegada del segundo cargamento, el respectivo calendario de inmunización, y los centros donde se atenderá a la población.

Todos los ciudadanos (as) debemos mantenernos vigilantes, como auditores sociales, sobre el destino que se le dé a los fondos públicos durante la pandemia y después de ella.

Además de que es un derecho, también es deber permanecer vigilantes  para saber en qué se invierten nuestros impuestos, máxime cuando sabemos que el país es gobernado por un grupo de vándalos, cuyos antecedentes son conocidos nacional e internacionalmente.

Recordemos aquel viejo adagio popular que reza: “gallina que come huevos aunque le quemen el pico”.

Así que no nos confiemos de la mafia que ha asaltado el poder. Siempre debemos estar alerta, durmiendo con un ojo cerrado y el otro abierto, para identificar y denunciar oportunamente a los malvivientes que operan durante las veinticuatro horas del día en la administración del Estado.

Top