Estás aquí
Inicio > Nacional > Golpe bajo: renuncia jefe de la MACCIH Juan Jiménez

Golpe bajo: renuncia jefe de la MACCIH Juan Jiménez

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El jefe de la MACCIH, Juan Jiménez Mayor renunció a su cargo al frente de la misión anticorrupción luego de ser humillado por el secretario general de la OEA Luis Almagro.

Jiménez publicó en su cuenta de Twitter los motivos por los cuales dimitió a su cargo, entre ellos, su oposición a la contratación del polémico mexicano Jacobo Domínguez y una serie de insatisfacciones que lo orillaron a declinar.

Entre otro de los detalles que lo obligaron a no seguir al frente de la misión es por el mal trato que le dio en la carta Almagro y lamentó que la OEA no haya valorado el «gran aporte que se ha hecho en materia anticorrupción».

«En el nombre de toda la misión rechazo todos los dichos proferidos por el secretario general Luis Almagro», afirmó.

Asimismo, aseguró que haber revelado la denominada Red de diputados fue uno de los detonantes para su dimisión.

Reveló que no tuvo independencia financiera y administrativa ya que los recursos son manejados desde Washington «y el dinero aportado por los donantes son para Honduras».

MACCIH SIN RECURSOS. Jiménez recalcó que no «no tenemos la información presupuestaria ni financiera, no sabemos si las actividades previstas están financiadas y si lo están estamos a merced de la velocidad de la sede de la OEA y sus prioridades…Sin duda tengo la responsabilidad del éxito o fracaso de la Misión. Pero la opinión pública debe saber que nunca manejé los recursos de la MACCIH, ni tuvimos información de cómo se ejecutan los fondos».

«A él (Almagro) le toca arreglar los problemas y lamento que haya pasado eso que nos llevó a tomar esta medida. Debemos cuidar a la MACCIH y la misión no puede haber más problemas; la OEA debe darle a la MACCIH las facultades que tiene la CICIG», detalló.

La comunicación con el diplomático -añadió Jiménez- se redujo a la mínima expresión desde agosto de 2017 y, desde entonces, no volvió a saber nada de él y lo ve «inexplicable respecto a la nota de ayer y hubo un cambio y hay que preguntarle. ¿Qué lo llevó a cambiar de postura?».

La visita a Washington hecha el pasado 30 de enero habría causado malestar en Jiménez ya que Almagro no lo quiso recibir y se vio obligado a sostener encuentros en el Departamento de Estado; reveló que «debo lamentar la falta de comunicación personal del señor Almagro con el jefe de esta Misión desde agosto de 2017. Esta tuvo su mayor expresión al no recibirme el pasado 30 de enero pese a saber que había viajado para reunirme con él e informarle sobre la situación actual de la Misión».

El exfuncionario reveló que junto a él se van varias piezas claves, entre ellos Julio Arbizu y varios técnicos y fiscales extranjeros en solidaridad con él.

«Ser adversario del secretario general a uno lo ponen en posiciones políticas y no significa que yo sea chavista, hay que hablar las cosas claras de lo que ocurre en Venezuela», dijo respecto a las críticas que ha recibido.

También añadió que el gobierno suramericano es una «dictadura» y «el señor Almagro debe saber que la OEA no sólo es Venezuela, sino también Honduras y los demás países».

Reprochó que no fue incorporado el papel del organismo que dirigió en la Cumbre de las Américas que se celebrará en Perú abril próximo para haber mostrado a los Estados miembros sobre los avances que habían tenido acerca del combate a la corrupción».

MEXICANO DOMÍNGUEZ SIGUE CON LA MACCIH…A CONTROL REMOTO. Sobre el papel que jugó en su momento el mexicano Jacobo Domínguez, el exjefe anticorrupción aseguró que este siempre estuvo en la misión, pero desde Washington.

Recordó que la salida de Domínguez -acusado de confabularse con el Partido Nacional- «fue solicitada por la ciudadanía y a quien la Secretaría General acaba de renovar un contrato de 10 mil dólares mensuales vigentes desde julio de 2017, sin que sepamos las funciones que realiza para la misión desde la OEA».

En una extensa entrevista, el peruano rememoró que uno de los asesores del secretario general de la OEA, Luis Porto, en una visita a Tegucigalpa le dijo a sus colaboradores que no era el jefe de la MACCIH, pues pretendía quitarle el liderazgo».

Al respecto, recordó que en la gira hecha por Porto, «era hacer de su conocimiento los avances en las investigaciones y procesos bajo la competencia de los equipos integrados MACCIH y UFECIC las presiones y amenazas que estaba recibiendo con motivo de ellos, la necesidad de contar con autonomía administrativa y los recursos materiales y humanos para realizar nuestro trabajo».

Deja una respuesta

Top