Estás aquí
Inicio > Nacional > Honduras corredor del narcotráfico en Centroamérica

Honduras corredor del narcotráfico en Centroamérica

Por: Juan Alfaro Posadas

Las últimas dos solicitudes de extradición hechas por los Estados Unidos al poder Judicial de Honduras, demuestran palmariamente que nuestro país continúa siendo un corredor y santuario del narcotráfico internacional.

Como se recordará, el miércoles de la semana anterior fue capturado por la policía en la colonia Lomas del Mayab de Tegucigalpa, el compatriota Fredy Donaldo Mármol Vallejo, de 40 años, tras ser requerido por la justicia estadounidense, bajo la acusación de narcotráfico a gran escala en suelo hondureño.

Y, en las primeras horas de este lunes, 23 de agosto de 2021, debió ser detenido en el barrio “El Cedro” de El Paraíso, Copán, Óscar Fernando Santos Tobar, alias “Teto”, acusado de narcotráfico, y también solicitado en extradición por el país del norte.

En el caso de Mármol Vallejo, en 2009 la Fiscalía General del Estado lo presentó ante los órganos jurisdiccionales correspondientes, bajo la acusación de narcotráfico, pero el juez que conocía del caso lo liberó por falta de méritos.

Sin embargo, este connacional siguió operando libremente, bajo los auspicios de Wilter Neptaly Blanco Ruíz, quien fue capturado en Costa Rica, y entregado a la justicia norteamericana, donde se le condenó a 20 años de prisión, por tráfico de drogas.

Mármol Vallejo, había asumido la conducción de las distintas rutas del transporte marítimo de la droga por el Océano Atlántico, con destino a Estados Unidos, y que anteriormente rectoraba el señor Blanco Ruíz.
Como se ve, no es cierto que tanto las distintas ramas de las Fuerzas Armadas como la Policía Nacional, estén combatiendo el narcotráfico, porque dichos señores operaban libremente en sus respectivas jurisdicciones.

Al contrario, ambos sujetos pedidos en extradición, contaban con el total apoyo del Ministerio Público, del Poder Judicial, la institución armada, los elementos policiales y los politiqueros nacionalistas en el poder.

Lo raro del caso, es que mientras la justicia gringa no los solicite en extradición, esos narcotraficantes cuentan con línea verde para operar en el país, y los altos funcionarios de esas instituciones del Estado, ni siquiera se dan cuenta que existen.

Obviamente, como el Tío Sam, amo del gobierno de turno, los pide en ex extradición, de inmediato corren a capturarlos para evitar problemas mayores, se nombra el juez natural que conocerá de la causa, se les envía a un batallón de infantería, y el proceso sigue su curso normal, hasta que se los entregan a la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA), y luego los suben a un avión, con destino al imperio del norte.

De todos es sabido que el hermano de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA), Juan Antonio ”Tony” Hernández Alvarado los Valle Valle, los Cachiros, Don H, El Negro Lobo, Fabio Lobo, Fredy Nájera, y otros guardan prisión en aquel país por narcotráfico, pero el negocio de la droga sigue operando en Honduras.

Honduras es un narco Estado, y como tal, el negocio ilícito de las drogas sigue creciendo, bajo otros líderes. Eso lo sabe Estados Unidos, el pueblo hondureño y la comunidad internacional.

El régimen de JOHA utiliza a las distintas fuerzas de seguridad del Estado para decomisar unos cuantos kilos de cocaína, varias libras de marihuana y capturar a unas pocas sardinas, para tratar de justificar la existencia de esos cuerpos armados, pero en el fondo, permiten que los peces gordos de la droga, sigan operando.

En el fondo, el culpable de todo este escenario, es el mismo imperio del norte, porque es quien pone y quita presidentes en Honduras.

El mismo JOHA es conocido como CC-4 o colaborador de los cárteles de la droga, según la Fiscalía y la Corte Sur de Nueva York, pero lo mantienen al frente del Poder Ejecutivo, al margen de la Constitución de la República, porque les cuida sus intereses geopolíticos.

En conclusión, el narcotráfico en Honduras desaparecerá cuando así lo determine el gobierno norteamericano, para salud de ellos y para nosotros.

De nada sirve que existan los tales escudos aéreo, terrestre, marítimo y los radares, si los mismos han sido manejados por los narcotraficantes, con el visto bueno de las Fuerzas Armadas, la policía y los politiqueros.

Si no nos creen, pregúntenle a “Tony” Hernández, a JOHA, a las cúpulas militar y policial y a los corruptos líderes del partido del régimen. El narcotraficante “Tony” Hernández Alvarado hasta los aviones, helicópteros y comandos militares utilizaba para el trasiego de la droga.

¡Será el tiempo, el imperio y el pueblo, quienes dirán cuál será el destino de Honduras y del brillante negocio de las drogas..!

Top