Estás aquí
Inicio > Nacional > Honduras no aprendió lecciones del Mitch; gobierno priorizó vacaciones que prevención

Honduras no aprendió lecciones del Mitch; gobierno priorizó vacaciones que prevención

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El gobierno hondureño optó por ocultar información respecto a la torrenciales lluvias que cayeron la semana anterior y qei dejaron alrededor de siete personas muertas y considerables daños materiales.

A pesar de contar con la tecnología para la predicción de fenómenos calimatológicos, primó el silencio en la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), no se realizaron las respectivas alertas, cuando se sabe que octubre es el mes donde ocurren la mayor cantidad de precipitaciones y destrozos a infraestructuras.

Las tormentas de la semana anterior -que desembocaron en alerta roja- dejaron en evidencia los pocos avances en materia de gestión de riesgos que debió hacer Honduras desde hace 20 años cuando el huracán Mitch destruyó por completo el país y dejó grandes lecciones que, a la fecha, no han sido aprendidas.

Y es que el Ejecutivo optó por emprender una parafernalia mediática para promover los destinos turísticos, de hecho, promovieron mediáticamente los lugares donde los connacionales y extranjeros podían vacacionar, sin resultados positivos.

Áreas como Trujillo y Puerto Cortés permanecieron vacíos. En cambio, las playas del sur como Punta Ratón y Cedeño estuvieron bajo alerta por una onda tropical y quienes llegaron a vacacionar se vieron obligados a marcharse.

Resulta insólito que primó la propaganda para que la población se movilizara durante este período y no hubo publicidad gubernamental que -debió iniciar en junio en el contexto de la temporada lluviosa- llamara a la gente a extremar medidas de seguridad a fin de evitar muertes.

En una búsqueda rápida por los principales medios, incluyendo los públicos, no hay anuncios gubernamentales relacionados con la emergencia. En años anteriores, Copeco emitía consejos a fin de prevenir cualquier pérdida de vidas, tal como ocurrió, aunque fuera en mínima medida, en las administraciones anteriores.

Tampoco ha habido campañas de reforestación que, por ley, debería liderar el Instituto de Conservación Forestal (ICF), dirigido por Arnaldo Bueso, quien ha optado por permanecer en bajo perfil; no ha salido a constatar los daños que han provocado las lluvias en áreas protegidas, tanto en las zonas urbanas y rurales, por lo que su función al frente del ente ha sido nefasto, a juzgar por los resultados.

A pesar de que los destrozos se elevaron con relación a otros años, el presidente Juan Orlando Hernández, en su recuento de daños, aprovechó para pedir a la comunidad internacional para que reconozcan a Honduras como uno de los principales países con mayor vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático.

De igual manera, exigió que se erradique la «extrema burocracia» para liberación de fondos que ayudarían a reconstruir obras y ayudar a la población damnificada.

“Algunos países tienen fondos para reconstrucción de infraestructura, para la implementación de sistemas de agua… lo que incomoda es que esto no es efecto que provocamos los hondureños sino que lo provocan los países industrializados”, dijo el titular del Ejecutivo nacionalista.

Y agregó que “los países afectados por el cambio climático no podemos tener fondos debido a la excesiva burocracia, en Corea se dejaron de aprobar mil millones de dólares para estas situaciones. Esto no puede continuar así».

Para el mandatario, los destrozos consumen grandes cantidades de dinero público, sin embargo, no ha presentado un plan de acción a fin de rehabilitar en tiempo récord algunas obras de importancia.

 

Deja una respuesta

Top