Estás aquí
Inicio > Nacional > Honduras se convierte en el tercer país más mortífero del mundo por decesos de coronavirus

Honduras se convierte en el tercer país más mortífero del mundo por decesos de coronavirus

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Aunque distan las cifras que ofrece el Ejecutivo nacionalista y los hospitales que atienden a los pacientes con coronavirus, Honduras es el tercer país más mortífero del mundo con relación al patógeno.

Datos construidos con base a estadísticas del Centro Europeo para el Control de Enfermedades, se detalla que el país está por detrás de Italia y España en cifras de fallecidos por el Covid19 al tener una tasa promedio que oscila entre el seis y 10 por ciento.

En tanto, España e Italia, las dos naciones fuertemente golpeadas por la pandemia, registran tasas superiores al 11 y 13 por ciento, de manera respectiva.

El resto del mundo está presentando un promedio de mortalidad del seis por ciento, mientras que EE.UU. presenta un rango de cinco puntos porcentuales.

Sin embargo, El Salvador, Chile y Costa Rica tienen una tasa inferior al tres por ciento; los dos países centroamericanos han podido manejar de manera eficiente la emergencia del SARS CoV2, tanto en el total de casos activos, pacientes recuperados y los decesos que son los más bajos de la región.

En una libre intepretación de los picos de fallecidos, se advierte que hay una clara manipulación de la Secretaría de Salud y el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos ya que documentan 82 decesos confirmados, mientras que los hospitales sampedranos Leonardo Martínez, Mario Catarino Rivas e IHSS la cifra supera los 140.

También se destaca la poca aplicación de pruebas rápidas para detectar el patógeno -ayer solamente se aplicaron 141- a pesar que se contrataron laboratorios privados y se instalaron otros en el Valle de Sula para acelerar la confirmación de los positivos a fin de ser sometidos a tratamiento farmacológico y una constante vigilancia sanitaria.

Especialistas insisten que deben realizarse un promedio diario de dos mil pruebas para detectar a los portadores, establecer cercos epidemiológicos y someterlos a procesos de curación; no obstante, una gran cantidad de exámenes rápidos, así como los denominados PCR, no llegaron con los reactivos, por lo que hay una enorme mora que no puede ser evacuada.

Top