Estás aquí
Inicio > Internacional > HRW alerta que El Salvador podría convertirse en «otra dictadura latinoamericana»

HRW alerta que El Salvador podría convertirse en «otra dictadura latinoamericana»

SAN SALVADOR, EL SALVADOR

(Sputnik) El actual Gobierno de El Salvador podría acabar en dictadura con el presidente Nayib Bukele como caudillo, alertó José Miguel Vivanco, director para las Américas de la organización Human Rights Watch (HRW).

«Si Nayib Bukele continúa por el mismo camino, se graduará muy pronto de caudillo. Tenemos la obligación de hacer todo lo posible por evitar que El Salvador se convierta en otra dictadura latinoamericana», publicó Vivanco en su cuenta de la red social Twitter.

Vivanco, un recurrente crítico de la administración de Bukele, lanzó su advertencia después de que el gobernante salvadoreño autorizó a la Policía y a las Fuerzas Armadas a ejercer la «fuerza letal» a raíz de una reciente ola de homicidios.

«Bukele pretende darle carta blanca a miembros de la fuerza pública para matar. Sus órdenes a la Policía y fuerzas armadas contradicen los estándares internacionales», alertó Vivanco, quien acusó al mandatario de querer decidir quién es culpable o inocente.

El titular de HRW, institución que vela por el cumplimiento de los derechos humanos a nivel mundial, calificó el estilo de Gobierno de Bukele de «autoritario y polarizante», porque «estigmatiza sistemáticamente a los órganos de control judicial en El Salvador».

Las nuevas disposiciones de seguridad ordenadas por Bukele responden al medio centenar de homicidios registrados desde el 24 de abril en El Salvador, luego de meses con una media inferior a los cuatro asesinatos diarios.

Los choques de Vivanco con Bukele comenzaron a agudizarse después de que el presidente ocupara con militares la Asamblea Legislativa (parlamento) el pasado 9 de febrero para conseguir que la oposición le aprobara la negociación de préstamo para seguridad.

Las críticas posteriores del mandatario a las organizaciones defensoras de los derechos humanos y el desafío a los garantes de la constitucionalidad también abonaron las críticas desde HRW a una gestión que, empero, goza de altos índices de popularidad.

Top