Wednesday, Jul 17, 2019
HomeInternacionalIglesia de El Paso se convierte en oasis para migrantes centroamericanos en EEUU

Iglesia de El Paso se convierte en oasis para migrantes centroamericanos en EEUU

MONTEVIDEO, URUGUAY

(Spútnik) Los responsables de la iglesia cristiana Caminos de Vida en la ciudad estadounidense de El Paso (sur) se vieron en pocas horas con el destino de 150 centroamericanos en sus manos, a quienes debieron alimentar, consolar y ayudar luego de que el Servicio de Inmigración los liberara, contó a Spútnik el pastor Paul Cabrera.

Una persona de una organización religiosa «nos contactó diciendo que había 50 personas para tenerlos uno o dos días, si no, los iban a dejar en las calles (…) no somos una iglesia que hace estas cosas, pero creemos con nuestro corazón que es nuestro deber amar y ayudar a cualquier persona, no nos interesa la política, tomamos una decisión y dijimos que sí», dijo Cabrera a esta agencia en una entrevista telefónica.

Pero el 26 de febrero, cuando cuatro voluntarios se encontraban en el estacionamiento de la iglesia para recibir a los migrantes una hora después del aviso, tres autobuses del ICE llegaron al lugar y de ellos bajaron 150 inmigrantes, la mayoría de Honduras.

Cabrera contó que el grupo, en el que había varios niños, llegó hambriento.

Muchos llevaban varios días sin higienizarse, con aparato electrónico de rastreo en el tobillo y un documento de inmigración que les indicaba la fecha y el lugar en que debían presentarse ante un juez o ante un patrocinador.

Las personas que llegaron a la iglesia, que no cuenta con infraestructura para albergar migrantes como otras instituciones religiosas de la ciudad, dijeron al pastor y a los otros voluntarios que habían atravesado México a pie para llegar a EEUU, un camino de miles de kilómetros que fue arduo y violento.

Cuando bajaron de los autobuses «no sabía lo que habían pasado en las últimas semanas, todo el sufrimiento de no comer, de los abusos; después me han dicho que a mucha gente le robaron en México, los golpearon y abusaron», contó Cabrera, cuyo padre lideró la pequeña iglesia por 45 años hasta su fallecimiento hace tres semanas.

«Ellos vienen con historias muy dramáticas, muy tristes, te quiebran el corazón y nuestra responsabilidad es reflejar el amor de Cristo como iglesia, además de ayudarlos, darles un abrazo, esa es nuestra responsabilidad y lo que estamos tratando de hacer», aseguró.

Ante el inesperado número de migrantes recibidos, la iglesia hizo un llamado en sus redes sociales por donaciones pues solo contaba con un poco de agua para los recién llegados.

«La ciudad ha respondido mucho, mucha gente dio comida, ropa, artículos de baño. En la iglesia no tenemos camas, pero dijimos «tenemos alfombras y podemos mover las sillas del santuario y pueden dormir ahí»; pero gracias a Dios empezó a correrse la voz y me contactó la Cruz Roja y nos donaron 150 camas chicas para que la gente no tenga que dormir en el piso», explicó Cabrera, cuyo trabajo principal es de capellán para enfermos terminales.

Desde octubre, cuando comenzaron a partir caravanas de migrantes mayormente desde Honduras con destino a EEUU para pedir asilo, más de 200.000 personas han sido detenidas por la Patrulla Fronteriza en la zona suroeste del país, limítrofe con México, donde miles aún esperan para ingresar al vecino del norte de manera legal.

De esa cifra, muchos han sido deportados a sus países, otros fueron regresados a México mientras avanza su solicitud de asilo, pero miles permanecen a la espera de un procesamiento.

La iglesia volvió a solicitar donaciones a la comunidad para continuar asistiendo a los migrantes que aún no han podido continuar su viaje y a otros 50 que el ICE liberaría en esa jornada.

El ICE dijo en una declaración a Spútnik que derivó a estas personas a la iglesia Caminos de Vida porque la organización no gubernamental con la que trabaja siempre tenía colmada su capacidad de asistencia.

«Como resultado del extenso número de familias que continúan llegando al área fronteriza de El Paso, ICE se coordinó esta semana con una organización no gubernamental adicional en la comunidad para ayudar a estas personas tras su liberación. Debido a este reciente flujo, el albergue local con el que ICE ha trabajado por varios años estaba superado en su capacidad y no podía recibir a nuevas familias migrantes el 26 de febrero», dijo la portavoz del ICE, Leticia Zamarripa, en el comunicado.

«Yo veo gente que está desesperada buscado un futuro para sus vidas y para sus hijos, yo sé que en las noticias han dicho que hay criminales y tal vez hay personas que han hecho cosas malas, pero lo que yo veo es a personas que están hambrientas de buscar un futuro para sus familias, han corrido de cosas peligrosas», dijo Cabrera.

Su iglesia también ha intentado contactar con médicos para tratar a algunos niños que parecen estar enfermos, comentó el pastor, y que necesitan medicinas.

En diciembre fallecieron una niña y un niño guatemaltecos, de 7 y 8 años, respectivamente, mientras se encontraban bajo custodia de la Patrulla Fronteriza tras cruzar de manera ilegal a EEUU en un período en que comienza a bajar la temperatura en la zona durante la noche.

Cabrera contó que él y su hermano, quien maneja una radio cristiana en El Paso, se han pasado desde el martes 27 en la iglesia junto a los migrantes para asegurarse de que todo funcione, ya que son solo 10 personas las que están ayudando con la asistencia y la logística.

Del grupo inicial de 150, la organización había ayudado a 80 a última hora del jueves 28 para poder contactar a sus familias en sus países de origen y continuar el viaje hacia el lugar donde deben presentarse ante un juez de inmigración.

«Los estamos conectando con su gente, luego los llevamos al aeropuerto o al autobús, porque ellos no saben ninguna cosa, no saben geográficamente dónde están ni a dónde tienen que ir», comentó Cabrera.

Entre octubre y fines de diciembre, el ICE liberó a 24.000 migrantes en El Paso, a quienes colocó en albergues o dejó en la calle sin dinero ni recursos, como las 1.600 personas varadas en estaciones de autobuses o a la intemperie en los días previos a Navidad, según dijo en ese momento el acalde de la ciudad Dee Margo.

La agencia dijo en el comunicado que entre el 21 de diciembre y el 26 de febrero liberó a más de 72.000 personas que formaban parte de familias en la frontera suroeste, y que de ellas 21.000 fueron puestas en libertad en El Paso.

El presidente estadounidense Donald Trump afirma que existe una crisis en la frontera sur y ha insistido en la construcción de un muro que refuerce la seguridad en la zona y por el que ha mantenido una fuerte polémica con legisladores demócratas que se oponen al gasto de miles de millones de dólares en esa obra.

FOLLOW US ON:
Expresidente del BCH
Arrestan a banda de
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT