Sunday, Jun 16, 2019
HomeExclusivasInteligencia hondureña investiga a Óscar Álvarez y David Chávez por delincuencia organizada

Inteligencia hondureña investiga a Óscar Álvarez y David Chávez por delincuencia organizada

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Unidades de inteligencia del Estado de Honduras han venido investigado al exsecretario de Seguridad y exdiputado Óscar Álvarez y al actual legislador David Chávez por presuntos vínculos con el narcotráfico y redes de lavado de dinero, según se constatan en documentos que ha obtenido en exclusiva ConfidencialHN. 

Las pesquisas, plasmados en el informe elaborado en febrero de 2014, conectan a Álvarez y Chávez con Ramón Matta Waldurraga y varios de sus socios en actividades atípicas, en especial, con la narcoactividad. Las agencias de inteligencia aseguraron que en un entramado aparecen ambos personajes y cuyas relaciones van más allá de una mera amistad y negocios, las que podrían colindar con la delincuencia organizada.

Los investigadores, en informes enviados a sus superiores, afirmaron que hay una «red de lavado de activos y tráfico de drogas», en la que existen muchos miembros, entre ellos, empresarios de seguridad, dueños de casinos, transportistas de lácteos, funcionarios y ex altos colaboradores gubernamentales, hasta presentadoras de televisión.

El documento afirma que algunos de los contactos u operadores de Matta Waldurraga crearon tales redes que alcanzaron incluso el poder político, ya que algunos de los investigados son dirigentes del Partido Nacional o fungieron en algún momento como altos miembros estatales, incluso reconocidos activistas que podrían ser perseguidos penalmente en el futuro.

Según el informe que se ha mantenido en extrema confidencialidad, porque toca directamente fuertes intereses de la administración nacionalista y podrían desatar hechos hasta impredecibles, se fueron creando afincadas sociedades entre Álvarez, Matta Waldurraga y un prominente empresario de la seguridad que habría tenido participación en el asesinato de un abogado de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), ocurrido hace más de una década y cuyo expediente en manos de estas agencias sigue abierto para recabar mayor información en torno sus posibles nexos con la criminalidad.

La red de presuntos lavadores, a su vez, cuenta con otra enorme cantidad de colaboradores que habrían movilizado automóviles dentro de EE.UU. con pagos semanales de hasta 17 mil dólares, incluyendo enlaces en Nicaragua donde se compraba a menudo 40 mil libras de queso en el que se podía ocultar fuertes cargamentos de cocaína; a una persona se le pagó alrededor de cinco lempiras por cada libra que transportara hacia Honduras.

A Chávez Madison se le relaciona con individuos con fuertes sospechas de blanqueo de capitales asociados a Matta y algunos operadores que harían los trabajos sucios (estafas) a nombre de reconocidos bufetes que tuvieron protagonismo en los gobiernos nacionalistas,  con contactos dentro de la desaparecida Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP). Una empresa de Matta Waldurraga, indentificada como Lares, suscribió un contrato para proteger las instalaciones del Ministerio Público, el cual fue autorizado por Rigoberto Cuéllar, aseguraron los investigadores y entregaron la documentación que confirma tal hecho.

Esta revelación viene a confirmar una investigación que efectuó ConfidencialHN en 2017, ya que la documentación afirma que el exfiscal Cuéllar firmó el 23 de septiembre de 2013 un contrato con el representante legal de la empresa de seguridad, Eduardo Rodríguez Bustamante, de vigilancia las 24 horas del día en los edificios de Medicina Forense, una oficina regional, estacionamiento de la sede de la fiscalía general y el predio de vehículos incautados por un total de 275 mil 400 lempiras mensuales.

En total, detallan los hallazgos realizados por este periódico, Cuéllar contrató los servicios de 24 guardias de Lares por tres millones 304 mil 800 lempiras exactos, cuya vigencia fue entre el 16 de abril de 2013 hasta el 15 de abril de 2014, para un total de 12 meses, según constata el documento que está debidamente firmado y sellado por el fiscal adjunto y el representante del proveedor de seguridad privada.

De esta forma, los guardias fueron asignados a la dirección regional del operador de justicia en San Pedro Sula; edificio de la morgue en la colonia Villas del Sol, sede de Medicina Forense y el plantel de vehículos incautados ubicado en la vecina localidad de San Manuel y el cobro por cada vigilante fue de 11 mil 475 lempiras mensuales.

El Ministerio Público no ha precisado si hay una investigación en curso para poder determinar si el otrora número dos del aparato acusador tiene responsabilidad en la firma del contrato de prestación de servicios con Lares, aun cuando varias fiscalías venían realizando un trabajo desde hace buen tiempo para vincular a Mata Waldurraga con supuesto lavado de activos.

Aunque en teoría, esta organización no podría tener cierta relación, pero los investigadores están casi seguros de que esta compleja red es parte del crimen y que tendrían muchos testaferros o prestanombres, quienes se destacarían como potentados empresarios de la construcción de lujosas torres ubicadas en zonas exclusivas de Tegucigalpa.

Esta información está en manos de los altos mandos de la Policía Nacional, cuya cúpula conoce a la perfección de cómo la delincuencia organizada se permeó en la clase política, entabló negocios con caciques para hacer aparentar que son legítimos, aunque algunas fuentes al interior de la fuerza aseguraron que algunas investigaciones son concluyentes y que en cuestión de tiempo los operadores de justicia podrían requerirlos.

FOLLOW US ON:
Miguel Pastor se ent
Emitirán requerimie
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT