Estás aquí
Inicio > Nacional > JOH reprime con brutalidad a la prensa de Honduras: Reporteros sin Fronteras

JOH reprime con brutalidad a la prensa de Honduras: Reporteros sin Fronteras

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Los ataques del gobierno nacionalista de Juan Orlando Hernández contra la prensa son abrumadores: Honduras se encuentra en la posición 146 de 180 en el Índice de Libertad de Prensa que publica de manera periódica la organización Reporteros sin Fronteras (Rsf).

Y es que el informe publicado este jueves por el organismo internacional revela el grado de persecución que padecen los periodistas y medios de manos del mismo gobernante; el arresto ilegal del director de Radio Globo y ConfidencialHN, David Romero, ocurrido hace tres semanas, es una de las aristas que coloca al país como represor de la libertad de expresión.

La calificación coloca a Noruega como una nación respetuosa de la prensa con una puntuación de 7.82, mientras que el asiático Turkmenistán cierra la lista con 85,44, ya que hay una total intolerencia hacia los informadores.

En el caso de Honduras, obtuvo una nota de 48.53 y la aleja de aquellos Estados donde se permite y se tolera la denuncia de la prensa respecto al papel de sus gobernantes.

Por su parte, Costa Rica es uno de los mejores evaluados en el informe de Rsf ya que fue ubicada en la décima posición y se convierte en el referente en América Latina respecto a la defensa de la libertad de expresión y se sitúa en 12.09 puntos. Al respecto, la organización señala que el país centroamericano «disfruta de un sólido marco jurídico en materia de libertad de información y con condiciones que permiten ejercer la profesión periodística de una manera relativamente libre».

Asimismo, Jamaica se colocó en la octava posición, al lograr 11.13 puntos; cabe resaltar que en la nación caribeña se despenalizó en fecha reciente los delitos contra el honor. En consecuencia, los dos países pasaron ser considerados del primer mundo, porque tienen la libertad de expresión y de prensa como uno de los pilares de la democracia.

Por tanto, el país sigue siendo visto como uno de los represores hacia la prensa, ya que acostumbra a cooptar o controlar y, en el peor de los casos a encarcelar y asesinar periodistas.

Honduras entró en una espiral de ataques contra los comunicadores tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009; con el cierre de medios, acoso selectivo contra periodistas y que ha desembocado en el asesinato de más de 70 personas ligadas a labores informativas.

El último caso de agresión fue el arresto de Romero, ocurrido el pasado 28 de marzo cuando un grupo élite de la fuerza pública tomó por asalto las instalaciones de Globo cuando el afectadoi se encontraba denunciando la corrupción y nexos con el narcotráfico de Hernández, su esposa y un círculo íntimo de contactos.

En la actualidad, el reconocido periodista se encuentra confinado en una unidad militar de la periferia norte capitalina, a pesar de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había ordenado al Estado de Honduras que suspendiera la orden de captura ya que su vida corre peligro por su trabajo.

El Legislativo se ha resistido a discutir la despenalización de los delitos contra el honor, a pesar de que el vicepresidente de la cámara Mario Noé Villafranca presentó en enero una iniciativa para que esta figura sea abordada en la vía cívil y no penal a fin de cesar la criminalización contra los periodistas que denuncian corrupción,

A la fecha, el Partido Nacional no ha querido abordar este tópico; lo mismo pasó en 2015 cuando se ventiló la propuesta a modo de proteger a los medios de comunicación.

Los ataques de Hernández contra la prensa han sido constantes desde que asumió la titularidad del Ejecutivo en 2014 tras unas cuestionadas elecciones; los ataques han ido desde el veto a medios como Globo ConfidencialHN acudir a sus disertaciones, hasta amenazas directas del mismo mandatario contra quienes realizan preguntas incómodas.

Deja una respuesta

Top