JOH usó a operadores para comprar terrenos en Olancho y encarcelar a quienes se resistieron

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

La red criminal que se enquistó en el Estado de Honduras movilizó durante los últimos años multimillonarias cantidades de dinero procedente del saqueo a las entidades públicas y vínculos con el narcotráfico y para evitar sospechas se emprendió una masiva compra de propiedades en zonas productivas para simular negocios lícitos  y pasar desapercibidos de las investigaciones que pudieran efectuar las autoridades.

En el nororiental departamento de Olancho se registraron compras irregulares de terrenos a nombre del titular del Ejecutivo Juan Orlando Hernández, mediante operadores con cierto grado de liderazgo dentro del Partido Nacional quienes usaron artimañas para que los clientes «vendieran o vendieran» sus bienes, en una operación de testaferrato.

Los equipos de investigación de Radio Globo ConfidencialHN también lograron ubicar una legendaria cafetería ubicada en Juticalpa que fue remodelada con el dinero drenado de las arcas públicas; en estas series de investigación, se logró determinar que algunas compras de grandes extensiones de terreno se realizaron mediante el chantaje y persecución judicial.

Fuentes de total confianza afirmaron a los investigadores sobre cómo padre e hijo fueron enviados a prisión ya que se les inventaron varios delitos que no cometieron. Los emisarios se fijaron en la senda extensión de tierra que pareció idónea para los intereses del goberanante, por lo que recurrieron a sus «buenos oficios» a fin de convencer a los perjudicados vendieran a precios irrisorios. Ante la negativa de los potenciales vendedores, los intermediarios se vieron obligados a recurrir a la amenaza que se terminó cumpliendo.

De hecho, ambos fueron detenidos por delitos relacionados con la delincuencia organizada y enviados a prisión. El único «pecado» de los afectados fue decir a las intenciones de Hernández de apropiarse del vasto terreno. Las acusaciones, lograron constatar los investigadores, fueron inventadas ya que no hubo un asidero o sustento legal que permitiera a los operadores de justicia decretar prisión preventiva.

Los operadores de bajo perfil se volvieron temerarios en las zonas donde fijaban sus ojos para comprar tierras para el ocupante de Casa Presidencial, ya que tomaron por costumbre incurrir en chantajes; operaron en completa inmunidad e impunidad porque contaron con jueces dóciles, policías prestos a ejercer la fuerza bruta y fiscales que supieron traspapelar cualquier expediente que los pudiera comprometer.

Uno de los brazos operativos que tuvo Hernández en el campo fue Gonzalo Rivas, quien se infiltró en la Asociación de Ganaderos de Olancho y fungió el cargo de vocal V y también ejerció como funcionario de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), así como una diputada suplente de un alto cargo del régimen nacionalista. Estos dos personajes se movieron por cuanta tierra posible para comprarlas.

Esta legendaria cafetería ubicada en Juticalpa fue compada de manera misteriosa por el matrimonio presidencial. Este periódico constató que el establecimiento comercial está siendo remodelado.

Esta parlamentaria, cuyos testigos pidieron no citarla para evitar cualquier represalia en su contra, se convirtió en una «testaferra de lujo» pues ha prestado su nombre para tales compras, al amparo de la protección que recibe de las autoridades; incluso, confirmaron, recurre a técnicas poco ortodoxas para apoderarse de activos que se resisten a ser vendidos por sus propietarios.

En algunas de las propiedades que fueron compradas en este departamento tienen un historial oscuro porque fueron usadas para fines ilícitos, entre ellos, la bajada de narcoavionetas, a la vista y paciencia de la fuerza pública y los operadores de justicia. Sobre el tema, los testaferros de Hernández compraron una propiedad que colinda con los predios de un acaudalado empresario agrícola donde hace unos años cayó una narcoavioneta con unos 500 kilogramos de cocaína.

A pesar de la intensa búsqueda que emprendieron las autoridades, jamás se dio con la tripulación que pilotaba la aeronave que procedía de América del Sur.

Las investigaciones, testimonios y relatos proporcionados a los investigadores indican que el jefe del Ejecutivo nacionalista se aprestaba a comprar un extenso terreno propiedad de un reconocido empresario nicaragüense, conocido por sus negocios en las finanzas, industria automotriz y telecomunicaciones. Al cierre de esta investigación, no se pudo determinar si se cerró la compra del bien inmueble ubicado a inmediaciones de juticalpa y, en caso de que se concretara, sería la cereza en el pastel de las masivas compras hechas por Hernández.

Tanto Radio Globo como ConfidencialHN dieron con una legendaria cafetería que operó por varios años en el corazón de la cabecera departamental de Olancho y que fue comprada por los Hernández García en una operación poco transparente.

Imágenes en poder de estos medios constatan que la cafetería está en proceso de remodelación a fin de ser abierta al público, bajo la administración de la familia presidencial.

 

Related

JOIN THE DISCUSSION