Tuesday, Jun 25, 2019
HomeExclusivasJOH usó la fundación del exsecretario de Educación para saquear millones de lempiras

JOH usó la fundación del exsecretario de Educación para saquear millones de lempiras

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

(Por equipo de investigación – décima parte) El drenaje de recursos públicos por hasta cuatro mil millones de lempiras y orquestado por el matrimonio compuesto por Juan Orlando Hernández y Ana Rosalinda García Carías se hizo mediante una grandísima red de oenegés, algunas que permanecieron inactivas durante años y otras fueron creadas con demasiada antelación para simular acciones en beneficio de los más vulnerables.

En este proceso de lavado de dinero, se seleccionaron con pinzas a algunos personajes con «cierta honorabilidad» y, en cierta medida, desconectados del poder para simular la falta de un nexo fehaciente con la familia presidencial. Para cumplir con la misión de sustraer dinero a raudales de la administración pública, fue utilizada la Fundación Juan Manuel Gálvez, dirigida por el exsecretario de Educación Marcial Solís, quien fue un cuadro clave para mover sutilmente varios millones de lempiras a fin de financiar programas destinados al combate a la pobreza y capacitación en zonas postergadas de Honduras.

La creación de esta oenegé data del 23 de junio de 2010, cuando la Secretaría de Gobernación emitió el oficio 523-2010 a favor de la referida fundación y en la que se incluyen algunas prominentes figuras de la administración nacionalista como directivos, según constan los documentos obtenidos por los equipos de investigación de Radio Globo ConfidencialHN. 

El certificado de autenticidad, con registro 0196758, autorizado el 11 de febrero de 2015, hace constar de que junto a Solís participaron en la entidad Ana Cristina Zepeda, Bessy Nazar Herrera, Carlos Humberto Rodríguez Andino, Danne Yakeline Chávez Membreño, Delia Francisca Rivas, Divina Guevara Rodríguez, Ernesto Gálvez Mejía, Gloria Ordóñez Yanes, Verónica Bueso y William Chong Wong, quienes han sido directivos de la oenegé, a excepción de Chong Wong, quien falleció a mediados de 2018 tras ser involucrado en presunta corrupción.

Asimismo, se da constancia de que la entidad fue registrada con la matrícula 20101000129, por lo que se demuestra que la red criminal fue construyendo una arquitectura que los favoreció con varios millones de lempiras, de acuerdo a las series de investigación que han conseguido los equipos de trabajo.

Al respecto, el registro de beneficiarios que fue autorizado el 9 de abril de 2013, señala de que Chong Wong fue incluido como el enlace entre la Secretaría de Finanzas, a través de la cuenta de Banco de Occidente 11-434-000117-4, por lo que se convirtió en el receptor de los recursos procedentes del Estado; la proforma 00110210-003 se indica que el dinero destinado la organización no gubernamental cuya actividad comercial es «la formación y preparación de jóvenes y capacitación de líderes», siendo su apoderado legal Sara María Mendoza Meraz.

Este registro se convirtió en la válvula que drenó grandes cantidades de dinero a favor de la fundación y, por extensión, al clan Hernández García.

En el caso de Solís, mandó a pedir 10 millones de lempiras para la capacitación de guías familiares “a través de la incorporación, réplica y para el manejo de recurso humano impulsado por la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (Sedis)”, dirigido en su momento por Ricardo Cardona, dentro de la iniciativa presidencial Vida Mejor, que lidera la actual primera dama.

Solís recibió la fuerte suma de dinero entre el 18 de marzo de 2016 y 11 de enero de 2017; aunque asegura en un informe posterior de que liquidó siete millones 726 mil 842 lempiras y logró extender el convenio. Todo fue hecho en una simulación de legitimidad y transparencia.

Hay enorme documentación, que vincula al exsecretario de Educación con pedidos de millones de lempiras, en las cuales se explica a través de gráficos e indicadores de cómo se «logró» incidir en la mejora de las condiciones de vida de la población, aunque en la práctica se convirtió en un semillero de activistas nacionalistas enquistados en los departamentos más empobrecidos como La Paz, Intibucá, Lempira, Olancho y otros donde Vida Mejor tiene una fuerte presencia.

En el entramado corrupto, vuelven a salir algunas caras conocidas -y cuadros de confianza de la primera dama- como Danne Yakeline Chávez Membreño, quien fungía como directora ejecutiva de la Fundación para el Desarrollo Integral de Honduras (Fundeih) y una de las principales operarias de la sustracción de dinero público.

Cabe recordar que esta dama, actual funcionaria de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) es madre de de Eva Yaqueline Collier Chávez, también representante de Fundeih, quien firmó un convenio con Cardona que les permitió tener acceso a mucho dinero. Ambas son conocidas en los círculos sociales de ser grandes amigas de García Carías.

Este periódico y Radio Globo lograron confirmar que Chávez ha laborado como gerente en el despacho de la primera dama y directora de Fundeih; luego le traspasó tales funciones a su hija y quedó como la responsable de firmar sendos contratos de cooperación con la Sedis y que están en poder del equipo de investigación que también pudo certificar la autenticidad de los documentos.

En el caso de Rivas, quien fungió en 2017 como secretaria de Salud, pagó fuertes sumas de dinero para hacerle imagen y relaciones públicas. Sobre el tema, ConfidencialHN reveló en aquella ocasión que cinco asesores contratados por la exfuncionaria, firmaron contratos cuyo monto global es de cinco millones 670 mil 447 lempiras con 20 centavos (242 mil dólares) por servicios de asesoría que no han incidido en una mejora sustancial en la salud de la población hondureña. Los pagos que reciben los exempleados confianza de Rivas fueron en dólares.

La fuente, que pidió el anonimato por temor a represalias de la secretaria de Salud, reveló a este periódico que José Óscar Pizarro Díaz, Oneyda Azucena Jiménez Martínez, Carmen Mireya Rodríguez Figueroa -de nacionalidad salvadoreña-, Fernando López Vargas y Fernando Alfonso Fernández Montovani, fueron los beneficiados con elevadísimos sueldos autorizados por la entonces secretaria Rivas.

FOLLOW US ON:
¿Temor? Chinchilla
Desde su cautiverio,
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT