Tuesday, Nov 12, 2019
HomeExclusivasJOH y Tony usaron testaferros y narcos para apoderarse de flota de aviones

JOH y Tony usaron testaferros y narcos para apoderarse de flota de aviones

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Juan Orlando y Juan Antonio Tony Hernández utilizaron una red de prestanombres o testaferros para legitimar capitales procedentes de la corrupción, delincuencia organizada y narcotráfico para evitar ser perseguidos penalmente en el futuro.

En la diversificación comercial e industrial que ambos hermanos, incluyendo a Ana Rosalinda García Carías, lograron desarrollar con el blanqueo de dinero y a fin de no levantar sospechas en las autoridades, en particular, las estadounidenses, aunque ya habían sospechas al respecto, llegaron a lavar hasta cuatro mil millones de lempiras.

EE.UU. pidió en abril anterior al Ministerio Público una asistencia judicial respecto a la causa contra Tony y de otros sospechosos como Félix Francisco Pacheco Reyes, quien habría adquirido de manera misteriosa la empresa mercantil Aviation Partners, y que tendría nexos con el narcotráfico.

Cabe recordar que la empresa fue constituida con un capital de cinco mil lempiras y en su momento se asoció con Caribbean Tours, la cual se encuentra asegurada ya que tiene relación con el exjefe narco Sergio Neftalí el Compa Mejía Duarte y en su momento se hicieron de aviones y helicópteros cuya propiedad es del jefe del régimen nacionalista.

Por tanto, Pacheco Reyes se convirtió en el cuadro útil a los intereses de Hernández, quien supo pagar sus servicios mediante generosos contratos para mantener a flote a empresas con un oscuro historial.

Al respecto, este periódico encontró las escrituras de constitución de la empresa mercantil y sus respectivas inscripciones, con registros 21819, 22614, 25558, 34566, 40145, 45767, 47639, 48166, 49953 y 51575 y tomo 999, en las que Pacheco Reyes operó como ejecutor de los acuerdos de la empresa Aviación Tecnológica SA (Aviatsa) -y su nombre comercial Honduras Air- y luego como administrador único, por lo que está ligado directamente con el hecho.

La empresa fue constituida el 26 de marzo de 2014 por Luis Fernando Lezama Ramírez y Leonel Enrique Fonseca Peña, con un monto inicial de 25 mil lempiras y Pacheco Reyes aparece en 2016 como un ejecutor de los acuerdos tomados por los dos directivos de Aviatsa y posteriormente toma control de la empresa por lo que contó con el visto bueno de todos los socios.

Sin embargo, los fines comerciales que tomó la empresa distaron, pues Aviatsa se convirtió en una suerte de «aerolínea de badera» del actual Ejecutivo nacionalista ya que gozó de la preferencia de Hernández para actividades por las que Pacheco Reyes accedió a fuertes sumas de dinero.

De hecho, el también involucrado en la trama Pandora, se benefició con la firma de convenios suscritos por el exdirector del Instituto Hondureño de Turismo, Emilio Silvestri, alegando el «desarrollo económico» y «fomento» de la denominada industría sin chimenea.

Cabe recordar que Radio Globo ConfidencialHN ubicaron un convenio suscrito entre Pacheco y el entonces director del organismo, firmado en agosto de 2017, el cual detalla que se debe comercializar el destino turístico del caribeño departamento de Islas de la Bahía por un monto total de 120 mil dólares (dos millones 876 mil 712 lempiras) que fueron pagados en varias etapas, siendo ganador el propietario de la empresa aérea, quien se limitó a colocar el logo de Marca País a un viejo avión Boeing 737-200 con matrícula HR-AVR.

A pesar de que Aviatsa recibió casi 2.9 millones de lempiras por la prestación de un deficiente servicio, nunca se evidenciaron los resultados que contribuyeran a una imagen positiva de Honduras, que inició hace varios años la fallecida secretaria de Comunicaciones Hilda Hernández.

Pacheco Reyes aprovechó esta coyuntura para incorporar a la flota dos aviones más, entre ellos, un King Air 350 con matrícula hondureña HR-CLQ, otro avión con registro HR-AVR y otra aeronave que está estacionada en un hangar privado y se encuentra -aparentemente- en proceso de mantenimiento.

Asimismo, se confirma que el señalado supo hacer el trabajo a cambio de grandes favores, aunque las autoridades locales no lo han requerido hasta el momento por sus posibles nexos con el narcotráfico, a pesar de estar en la mira de la justicia de EE.UU. por ser un cómplice en la trama en la que participó Juan Antonio Tony Hernández.

El documento de asistencia judicial enviado al Ministerio Público y que tienen en su poder Radio Globo ConfidencialHN afirma que «en 2012, un familiar de Hernández Alvarado (Juan Orlando) participó en la compra de un avion Beechcraft King Air utilizando un testaferro llamado Félix Francisco Pacheco Reyes y una compañía hondureña de nombre Aviation Partners S. de R.L., C.V. El avion fue registrado en EE.UU. al momento de su compra, y actualmente se encuentra registrado en Honduras bajo el registro HR-AXL».

«La titularidad del avion fue transferida de Aviation Partners S. de R.L., C.V. a Inversionistas Tecnológicos Unidos, S.A. y se cree que el avion está almacenado en un hangar en Tegucigalpa, junto con un helicoptero Bell 429 con registro hondureño HR-GCA y un avion King Air 200 con registro hondureño HR-CLW, que tambien pertenecen a familiares de Hernandez Alvarado a traves de unos intermediarios», se establece en el requerimiento del Departamento de Justicia norteamericano.

Cuando la empresa fue vendida en 2014 al español Manuel Rodríguez Campo y a Catherine Fransoise Henriquez Zschecher, de origen canadiense, por un total de 450 mil dólares, (o más de 11 millones de lempiras), describe la escritura pública, inscrita en el Registro Mercantil y que en la página siete de ese documento con número de presentación 37701 dice: «se excluye la venta del taller de mantenimiento OMA RAC 145-003, ubicado en el aeropuerto de Golosón, ciudad de La Ceiba, Atlántida, zona litoral de Honduras», de acuerdo a un cruce de información con el medio nicaragüense Expediente Público.

La escritura pública detalla que también «se excluyen de esa venta las aeronaves con matrículas haitianas HH-TOR y HH-LET y las aeronaves hondureños HR-GCA, HR-AXL y HR-AVR, las cuales el señor Manuel Rodrigo Campo, de nacionalidad española, se obliga a traspasar a favor de la persona natural o jurídica que le designe el señor Félix Francisco Pacheco Reyes».

En consecuencia, el sindicado en la trama procedió a transferir las aeronaves a Juan Orlando Hernández y la justicia de EE.UU. tiene la certeza de que fueron adquiridas de manera irregular en ese país.

Un año después de esa venta, los mismos personajes, Pacheco Reyes y Mejía Duarte vuelven a asociarse para constituir otra compañía con similar denominación: Aviation Partners Services, un hangar localizado en el aeropuerto Golosón de La Ceiba. En esa empresa también se incorporó Dorn Andy Ebanks Ebanks, el notario Roberto Carlos Echenique Salgado y Juan Francisco Chinchilla Peña, uno de los socios de la empresa Servicios de Seguridad Lempira, (Sersel), que está relacionada con Hernández.

En tanto, Juan Francisco Chinchilla Peña, constituyó junto con Pacheco Reyes otra empresa denominada Inversionistas Tecnológicos Unidos y las tres aeronaves HR-GCA, HR-AXL y HR-CLQ, fueron transferidas a Inversionistas Tecnológicos Unidos.

El hecho de que Hernández recurriera a Pacheco para instalar negocios turbios es porque fue su compañero en el Liceo Militar del Norte. De hecho, esta persona ha sido una mano derecha del actual jefe del Ejecutivo en temas empresariales, aunque a la fecha no ha podido justificar el origen de los fondos.

Otra de las personas que fueron utilizadas es Leonel Enrique Fonseca Peña, quien tiene un cargo de mediana categoría en la Secretaría de Desarrollo Económico.

REGALO DE NARCOAVIONETA. Radio GloboConfidencialHN lograron dar a mediados de 2019 con un narcoavión que fue regalado por los cárteles a Tony Hernández por sus generosas contribuciones a la causa y que tuvo como intermediario a un operador del cártel de los Valle Valle que fue extraditado a EE.UU.

La aeronave, con matrícula mexicana XA-LUN fue traída en 2014 a Honduras por dos pilotos aztecas, quienes fueron arrestados y posteriormente liberados por órdenes superiores, iba dirigido al hermano de JOH como un estímulo a su contribución para que cientos de toneladas de cocaína fueran enviadas a la nación del norte.

En la investigación se pudo confirmar que el aeroplano se encuentra bajo custodia en la base aérea Armando Escalón de San Pedro Sula y a cinco años de que se registrara el incidente sobre la captura de los dos tripulantes y Jeffry Darío Guzmán Tovar, extraditado en fecha reciente por su colaboración activa con los cárteles, permanece estancada.

Sobre el tema, los investigadores de ambos medios pudieron confirmar que jamás se abrió un expediente para dejar constancia de la confiscación del aparato, cuando las normas ya ordenan de que tiene que crearse un proceso legal para efectos de constancia y verificar si los involucrados son culpables o inocentes de los hechos que se imputan.

Tanto el fiscal general Óscar Chinchilla, como la actual jefa antinarcóticos Soraya Cálix tuvieron total y amplio conocimiento de la inmovilización del avión de matrícula mexicana, la captura y posterior libertad de los pilotos, quienes se fueron para su país y jamás se les dio seguimiento o, en su defecto, coordinar acciones con el Ministerio Público mexicano para perseguirlos penalmente.

Este bimotor tendría como destino la familia Hernández Alvarado-García Carías y su uso sería estrictamente personal, aunque un grupo de personas comprometidas con la ley impidieron que ese anhelo se hiciera realidad.

FOLLOW US ON:
Empresarios denuncia
Ejecutivo se queja a
Rate This Article:
1 COMMENT
  • TRINIDAD RIVERA / 17 octubre, 2019

    Este articulo no se puede compartir en facebook. Con todos los articulos resulta lo mismo.

LEAVE A COMMENT