Estás aquí
Inicio > Nacional > “JOHA” hace demagogia con el nuevo salario mínimo

“JOHA” hace demagogia con el nuevo salario mínimo

Por: Juan Alfaro Posadas

El señor Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA), en un acto más de demagogia, dijo el miércoles anterior que si las cúpulas de la empresa privada y los trabajadores no se ponen de acuerdo sobre la cuantía del nuevo salario mínimo, “él lo establecerá”.

Hernández Alvarado hizo el anuncio sobre un “significativo” salario mínimo para los trabajadores, en la ceremonia de celebración del día del Policía Hondureño, que tuvo lugar en Tegucigalpa.

JOHA aseguró que un grupo de economistas harán el análisis sobre el salario mínimo que deben pagar las empresas, tomando en cuenta el alto costo de la vida, las consecuencias provocadas por la pandemia del coronavirus y las tormentas tropicales “Eta” e “Iota”, que en noviembre de 2020 golpearon el país.

En la actualidad, el salario mínimo en Honduras, que se subdivide en diversas categorías, es de un promedio de 10 mil 22 lempiras mensuales.

Obviamente, que con esa declaración Hernández Alvarado no está pensando en el interés de la masa laboral hondureña, sino en una venganza con la cúpula empresarial que en los últimos días se pronunció en contra de las Zonas Económicas de Desarrollo (Zede), por ser inconstitucionales.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), basado en la Constitución de la República, dijo que los inversionistas “perderán su capital”, y por lo tanto, les advirtió y recomendó no formar parte de esas Zede.

En el fondo, los mafiosos que han tomado por asalto el poder, buscan vender por pedazos el territorio nacional y asesinar la soberanía, que emana del pueblo.

Es aquí donde las Fuerzas Armadas están obligadas a intervenir, en aras del imperio de la Constitución y del rol que ésta les señala. Sin embargo, demuestran ser sumisas ante la narco dictadura, porque su cúpula goza de un sinnúmero de privilegios, no así los mandos medios y soldados de la institución.

Uno de esos estímulos o halagos, es precisamente, los cuatro millones de lempiras que JOHA le entregó a la cúpula castrense a finales de 2019, disfrazado de presupuesto destinado a “desarrollar el agro” nacional.

Si Hernández Alvarado se preocupara por los empobrecidos de Honduras, y particularmente los asalariados, desde enero pasado hubiera decretado el nuevo salario mínimo, correspondiente a 2021, porque se trata de una norma jurídica en vigor.

Tomando en cuenta que JOHA es un “mitómano” y constantemente falta a la verdad, creemos que este ofrecimiento se convertirá en otra de las tantas falsas promesas.

Es posible que se ponga de acuerdo con los empresarios y termine imponiendo a los obreros un salario mínimo alejado del verdadero alto índice inflacionario.

Recordemos que Juan Orlando Hernández Alvarado es un hombre frío, mentiroso, inescrupuloso, irónico, cínico e hipócrita, y por lo tanto, no sería extraño que deje vestidos, alborotados y con los colochos hechos a los trabajadores de Honduras.

Él siempre busca salirse con las suyas, y el caso del salario mínimo no sería la excepción de la regla general, tal y como ha ocurrido con las vacunas anti Covid-19, al asegurar que ya tiene compradas más de 14 millones de dosis, pero en el papel y en su mente, no en la práctica.

La realidad nos indica que no hay vacunas, y que ni siquiera se ha inmunizado con la primera dosis al 1.5 por ciento de la población, en virtud que el respectivo presupuesto lo desvían para otros menesteres, como la política partidaria, y se sigue a la espera de donaciones internacionales.

Top