Estás aquí
Inicio > Internacional > Juicio contra expresidente boliviano en EEUU continúa

Juicio contra expresidente boliviano en EEUU continúa

LA PAZ, BOLIVIA

(Spútnik) El juicio en EEUU contra el expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003) está lejos de concluir porque un reciente fallo judicial favorable al acusado será apelado, dijo a la prensa el abogado de los demandantes, Thomas Becker, consignan medios locales.

«Nadie ha perdido ni ha ganado todavía, el proceso continúa y vamos a continuar la lucha para lograr una condena que determine responsabilidades y fije una indemnización justa», dijo el abogado de los demandantes, todos vecinos de la ciudad de El Alto, contigua a La Paz.

Becker habló con reporteros en la plaza principal de La Paz, a donde concurrió por segundo día consecutivo acompañado por Patricio Quispe, representante de las víctimas de una masacre ocurrida en octubre de 2003, cuando militares dieron muerte a 68 manifestantes alteños que protestaban contra el Gobierno neoliberal de Sánchez de Lozada.

Goni, como se conoce popularmente al exmandatario, renunció el 17 de octubre de 2003 y se refugió en EEUU, donde ha logrado evadir hasta ahora su extradición a Bolivia, pero no ha podido evitar un juicio civil presentado en ese país por los familiares de las víctimas del llamado «octubre negro».

Tras una década de juicio civil, un jurado dictaminó el 3 de abril pasado que Goni y su exministro de Gobierno, Carlos Sánchez Berzaín, eran culpables de la masacre y debían pagar una indemnización de 10 millones de dólares, pero el juez James Cohn de Florida anuló el miércoles ese fallo unánime por supuesta falta de evidencias.

La decisión del juez fue criticada duramente por los demandantes y por el Gobierno de Evo Morales, mientras el expresidente Carlos Mesa —quien era vicepresidente de Goni y lo sucedió en octubre de 2003- y el resto de la oposición conservadora guardaban silencio.

Mesa se negó a declarar en el juicio en EEUU, recordó el ministro de Justicia, Héctor Arce, sugiriendo, en su cuenta de la red social Twitter, que ese testimonio pudo haber sido «clave para establecer la verdad» y evitar el fallo del juez Cohen, al que calificó como «injusto e irracional».

Horas antes, el miércoles de noche, el presidente Morales condenó en un tuit el fallo favorable al expresidente y su exministro: «Exigimos a EEUU (que) deje de proteger a esos genocidas», dijo.

El abogado Decker consideró «un gran error» el argumento del juez Cohen de que los demandantes no pudieron demostrar que Sánchez de Lozada tenía un plan para cometer la masacre de 2003.

«Ninguna ley de EEUU o internacional exige ese requisito de demostrar un plan, porque una ejecución extrajudicial puede ser decidida en el momento, sin necesidad de planificación», afirmó.

Decker consideró a la anulación del fallo del jurado como «un obstáculo en un proceso que continúa» y pidió a los demandantes, casi todos de condición humilde, que mantengan la unidad y confíen en el resultado final del proceso, que podría llegar hasta la Corte Suprema estadounidense y durar hasta tres años más.

Tras la caída de Sánchez de Lozada, la presidencia boliviana fue asumida por su vicepresidente, Carlos Mesa, quien renunció en 2005 antes de completar su período dando paso a una transición que culminó con la asunción de Evo Morales en enero de 2006.

Deja una respuesta

Top