Tuesday, Jun 25, 2019
HomeNacionalJulián Pacheco es investigado desde hace cuatro años por presuntos vínculos al narco

Julián Pacheco es investigado desde hace cuatro años por presuntos vínculos al narco

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Las investigaciones del gobierno de EE.UU. contra el exjefe de inteligencia y actual secretario de Seguridad Julián Pacheco Tinoco ya datan de varios años, según la documentación en la cual es mencionado.

Los señalamientos contra el número uno de Seguridad surgieron desde 2015, ya que Washington tiene sospechas de que el alto funcionario podría estar vinculado a la narcoactividad; también fue sindicado en 2017 por el exjefe del cártel los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, ya que lo señaló de haber dado protección para facilitar el paso de drogas por Honduras.

Según un tribunal federal de Nueva York, Pacheco sería uno de los principales eslabones para el tránsito de estupefacientes hacia EE.UU. ya que desde su posición como jerarca militar, jefe de inteligencia y titular de la seguridad pública siempre supo cómo operaba el narcotráfico y, según la fiscalía del Distrito Sur neoyorquino, sería parte de la estructura criminal.

Una carta enviada en 2016 a un juez federal estadounidense acerca del general en condición de retiro evidencia de que han existido largas investigaciones havia el alto funcionario del gobierno de Juan Orlando Hernández; en un documento girado al juez Paul Crotty, el gobierno norteamericano dijo estar en contra de testimonios que apuntan al secretario, ya que los acusados «se enfocaban indebidamente en Julián Pacheco».

En una nueva declaración emitida en fecha reciente ante el tribunal estadounidense evidencia de que el militar tiene un fuerte vínculo con el narcotráfico; uno de los informantes de la DEA sostuvo que se reunió con él para coordinar la seguridad del paso de un cargamento de cocaína proveniente de Colombia.

Sobre el tema, el capitán en retiro Santos Rodríguez Orellana, consideró que Pacheco niegue de que tanto Juan Orlando Hernández como su círculo íntimo es hasta inconcebible y tampoco le resultaría extraño que esté siendo mencionado por la DEA por sus posibles nexos con la criminalidad organizada.

El informante de la agencia antidroga estadounidense Santos Peña también lo relacionó con el narcotráfico, según la documentación del tribunal federal neoyorquino.

El fiscal Geoffrey Berman interrogó a Peña, quien confesó ser informante de la DEA y que los encuentros que sostuvo con Pacheco fueron en el país centroamericano durante fechas no precisadas.

Dijo ser consciente del cargo del general en condición en retiro y que lo conoció a través de contactos que logró tener con Fabio Lobo, quien está pagando una larga condena de cárcel. “Él nos ayudaría con el cargamento desde Colombia para Honduras, ya que él es el encargado de la seguridad de Honduras…era cocaína”, dijo el informante al fiscal que conoce la causa.

En otras palabras, el general Pacheco sabía sobre la existencia de una red de narcotraficantes a gran escala que vincula, incluso a dos sobrinos de la primera dama venezolana Cilia Flores, quienes fueron condenados por intentar introducir estupefacientes a EE.UU.

Uno de los controladores aéreos, Carlos González, indicó de que el aeropuerto Juan Manuel Gálvez de Roatán se había convertido en una suerte de hub de los narcotraficantes. Dijo que él y otro empleado del aeródromo  organizaron un plan el 5 de noviembre de 2015, para recibir el envío de drogas que debía llegar allí diez días después.

El cargamento dijo González, se descargarían y llevarían a una embarcación rápida que esperaba para llevarlas a la costa norte de Honduras. Posteriormente se suponía que la carga se transportaría a México y, por último, a Estados Unidos.

Esta persona trabajó en conjunto con un equipo de cómplices, entre quienes se encontraban planificadores de vuelo, empleados de la oficina de aduanas, personal de seguridad y militares.

Estuvo involucrado en narcotráfico por más de una década y sostuvo dos reuniones con el Sentado, un narcotraficante hondureño que a la vez era testigo cooperante de la DEA. En su testimonio dijo que conoció a el Sentado en 2014 y que realizó varios negocios con él. Aseguró que trabajó con varios carteles.

Su rol en la conspiración era recibir en el aeropuerto los vuelos que traían droga y dejarlos salir. González estaba encargado de recibir el avión que saldría desde el hangar presidencial de Maiquetía el 15 de noviembre de 2015, y que se preveía iba a llegar entre las 4:30 pm y las 5:15 pm. Cobraba 200.000 dólares por cada «bajada». Fue a dos encuentros con el Sentado, uno el 15 de octubre y el otro el 5 de noviembre de 2015.

González se entregó a las autoridades norteamericanas en agosto de 2016, se declaró culpable de un delito: conspirar para traficar cinco o más kilos de cocaína a los Estados Unidos. Entró en un acuerdo de cooperación con el gobierno. Está preso en una cárcel federal de Nueva York. En las comunicaciones mostradas por la fiscalía en el juicio se refieren a este hombre como CW2.

Según González, el aeropuerto de Roatán se convirtió en la aduana principal para el tráfico de drogas hacia EE.UU. y que el único impedimiento que tenían para mover las cargas provenientes de América del Sur, era el clima y la DEA ya que los narcos han tenido el control de la Fuerza Aérea y la Fuerza Naval

En consecuencia, Pacheco, tanto como exjefe de inteligencia y secretario de Seguridad siempre supo sobre estos movimientos y optó por ver a un lado.

Asimismo, el escudo aéreo y marítimo fracasó ya que casi el 80 por ciento de las drogas que van en tránsito hacia la nación del norte pasan por Honduras, donde cuentan con una vasta logística, personal y un sutil apoyo del gobierno.

FOLLOW US ON:
Efecto Ebal: Así de
Energía Honduras ac
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT