Estás aquí
Inicio > Nacional > “La corrupción en Honduras se recicla, se reproduce y se repite”

“La corrupción en Honduras se recicla, se reproduce y se repite”

TEGUCIGALPA, HONDURAS

“La sociedad lejos de condenar al corrupto, lo premia; calificándolo de inteligente, listo, vivo atrevido y hombre de éxito, el corrupto se siente realizado en una sociedad que lo tolera y en un sistema judicial que no lo castiga”, son las palabras del analista político Víctor Meza.

Declaró que “la corrupción en Honduras más que un acto individual, es un sistema; además no es un problema solamente de ética, es un problema del desarrollo, inseguridad, violencia colectiva y de la degradación del Estado”.

El pensador hondureño explicó que para que el sistema de inseguridad predomine se necesitan cuatro condiciones, entre ellas el corruptor “que aquí abundan”, alguien corrupto “también sobran”, un sistema de impunidad judicial y sobre todo «un sistema de tolerancia social”

“La sociedad lejos de condenar al corrupto, lo premia; calificándolo de inteligente, listo, vivo atrevido y hombre de éxito, el corrupto se siente realizado en una sociedad que lo tolera y en un sistema judicial que no lo castiga”.

El escritor le recordó a la población que aunque “encarcelar al corrupto” es algo necesario, el mejor método para castigar la corrupción es “cambiando el sistema”, de lo contrario la corrupción se recicla, se reproduce y se repite.

“Generalmente el corruptor es una persona entre comillas respetable, un empresario exitoso, un hombre que triunfa aunque nadie sabe cómo lo ha hecho, y eso funciona  evadiendo impuestos, el fisco, comprando voluntad y tiene funcionarios a su servicio”.

En cuanto a las negociaciones entre las bancadas más fuertes dentro del Congreso Nacional, señaló que un partido político puede nacer en la calle pero al institucionalizarse, paga un precio de una cierta “racionalidad estatal”.

“Eso le paso a Podemos en España y eso le pasó a Libre, en la medida que se institucionalizan dentro del sistema, pierden cierta energía social, garra y empuje que solo lo da la calle, un partido que se institucionaliza debe reforzar su vínculo con las calles para no morir”.

Deja una respuesta

Top