HomeNacionalLa estafa maestra: Los Hernández blanquearon capitales con Villa Verde a través de Banhprovi

La estafa maestra: Los Hernández blanquearon capitales con Villa Verde a través de Banhprovi

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

La primera dama Ana Rosalinda García Carías, como gerente del holding Inversiones del Río, incurrió en lavado de dinero al sustraer fuertes sumas de dinero desde el tesoro público para realizar proyectos inmobiliarios en Gracias, de donde es originario su esposo, el actual jefe del Ejecutivo nacionalista Juan Orlando Hernández.

En la edificación de la residencial Villa Verde, García Carías vendió minúsculas casas a una considerable cantidad de personas por precios exhorbitantes e hizo uso de los fondos del Banco Hondureño para la Producción y Vivienda (Banhprovi) a fin de simular negocios lícitos, sin ser sujeta a mecanismos de control de la debilitada institucionalidad.

De hecho, un resumen ejecutivo revela que las casas de 70 metros cuadrados fueron vendidas por un millón de lempiras, mientras que otras de 147 metros se ofrecieron a un millón 600 mil lempiras, en una zona donde prima la extrema pobreza y no hay condiciones para la generación de empleos, por lo que resulta hasta titánico comercializar una casa o unidad básica (una sala, baño y su respectiva habitación) a las familias empobrecidas de la región occidental de Honduras.

En un desglose de gastos que la inmobiliaria justificó para la edificación de un lote de viviendas, se especifica que por costos de urbanización se gastaron seis millones 304 mil 984 lempiras con dos centavos, mientras que la construcción de unas 39 casas incurrieron en una erogación de 22 millones 668 mil 282 lempiras, incluyendo los imprevistos.

En el resumen, la empresa determinó la construcción de dos viviendas eco de 147 metros cuadrados, cuyo valor unitario es de 867 mil 300 lempiras y 37 unidades básicas de 75 metros cuadrados a un monto de 442 mil lempiras cada una.

Respecto a las primas y cuotas que deberían pagar los compradores, suelen ser muy elevadas, si se toma en cuenta el área geográfica y los ingresos exigidos por la urbanizadora propiedad de la familia Hernández García, en comparación a ciudades como Tegucigalpa y San Pedro Sula. Por una vivienda eco, la prima a pagar es de 77 mil 500 lempiras, con un abono mensual de 17 mil 670 lempiras, mientras que para las casas sencillas, cada familia se ve obligada a cancelar un enganche de 50 mil lempiras y cada mes tienen que aportar 11 mil 400 lempiras.

Radio Globo y ConfidencialHN ubicaron un documento acerca de las cuotas mínimas de ingreso para acceder a una casa en la empresa de los Hernández; cada unidad familiar debe tener un mínimo que oscila entre los 38 mil y 59 mil lempiras, cuota que es casi imposible obtener para una pareja que aspira a cumplir el sueño de tener una vivienda.

Sin embargo, el costo de una casa en Villa Verde se disparan hasta en un 100 por ciento, a favor del matrimonio presidencial. En otras palabras, junto al blanqueo de capitales, se incurrió en una estafa maestra contra los clientes de la urbanizadora y que deberán pagar de manera religiosa durante 20 años.

Los propietarios de la cuestionada empresa usaron el sistema financiero nacional para lavar el dinero, en especial, Banhprovi, para legitimar capitales, ya que hacían que se movieran recursos para «financiar» este proyecto.

La tasa de interés anual estimada para los clientes es del 8.70 por ciento y una prima del cinco por ciento.Aparece en el resumen que la cooperativa Nueva Vida como otra de las que otorgaban préstamos a sus afiliados a una tasa del 12 por ciento anual, a un plazo de 15 años.

A pesar de estas «facilidades,» dadas por la inmobiliaria de los esposos Hernández García, los precios son inalcanzables para una pareja de asalariados que, en el peor de los casos, pueden llegar a ganar 14 mil lempiras mensuales.

Cabe recordar que esta asociación natural del clan Hernández Alvarado-García Carías, incurrieron en blanqueo de capitales de hasta cuatro mil millones de lempiras procedentes de macabro movimiento de dinero de las entidades estatales y los llevó al establecimiento de un conglomerado de empresas y el uso de oenegés para aparentar que todo operaba de manera legal, aunque en el fondo no era así.

Para el movimiento atípico de dinero, este grupo colocó gente de su estricta confianza para evitar cualquier fuga de información que pudiera comprometerlos a futuro.

FOLLOW US ON:
Denuncian negligenci
Guatemala recibe a p
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT