jueves, noviembre 26, 2020
Inicio Política La fallida moción de la ultraderecha de España, munición para el Gobierno...

La fallida moción de la ultraderecha de España, munición para el Gobierno de Sánchez

MADRID/BARCELONA, ESPAÑA

(Sputnik) El Parlamento español tumbó la moción de censura impulsada por la ultraderecha de Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez, una iniciativa que llegó a la Cámara para fracasar y supone un nuevo impulso para el Gobierno progresista en plena gestión de la pandemia.

Iba a ser la moción más fallida de la historia de la democracia de España, algo que sabían todos los partidos del Congreso de los Diputados, incluyendo los impulsores de la propuesta liderados por Santiago Abascal.

Como era de esperar, la estrategia desplegada por Vox falló estrepitosamente al toparse con el «no» de todos los partidos de la Cámara, incluyendo el de los compañeros de oposición del Partido Popular (PP) y Ciudadanos.

Pedro Sánchez seguirá siendo el presidente de España después de dos días de un arduo debate que culminó con la derrota de Vox al quedarse con el único apoyo de sus 52 diputados.

El partido eligió un momento duro para España, que acaba de superar el millón de contagios de COVID-19, para presentar una iniciativa destinada a erigir a Abascal como líder de la oposición frente al Partido Popular (PP) más que a desestabilizar el Gobierno.

Sin embargo, el balance de daños de la sesión tuvo algunas sorpresas para Vox al dejarle no solamente solo en el Congreso, sino enfrentado directamente al PP de Pablo Casado, que dirigió fieros ataques contra la ultraderecha.

Los expertos coinciden que la derrota de la extrema derecha fue tajante y que el Gobierno de Sánchez salió del combate parlamentario ileso e incluso reforzado por el amplio consenso a su favor.

«Fue una jugada aventurada pero también muy arriesgada, porque lo que no calculó Abascal es que esta maniobra corto terminista para debilitar al PP podía tener un efecto carambola al cohesionar al resto de sus competidores», resume a Sputnik el asesor político y docente de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona Marc Sanjaume.

El Gobierno entró en el debate contra Vox desde una posición muy confortable, con la misión de defenderse de una iniciativa que llegaba a la Cámara perdida e impulsada por un partido a las antípodas del espectro ideológico.

No había riesgos para la coalición del Partido Socialista (PSOE) y Unidas Podemos liderada por Sánchez, que subió a la tribuna dispuesto a esquivar las «provocaciones» de Abascal y a desmontar el discurso ideológico de la ultraderecha.

«Es una victoria cómoda para el Gobierno: la derrota de Vox ha sido contundente, se ha evidenciado su soledad en el hemiciclo y además Pedro Sánchez ha podido ofrecer una imagen presidencial como defensor de las instituciones», dice a Sputnik el consultor en comunicación política Eduardo Bayón.

El presidente español y su Gobierno pasaron el examen sin apenas sudar porque se defendían de un contrincante que por el momento no supone una competición real en las encuestas.

Sanjaume apunta a que la jugada de Vox fue una «tormenta perfecta» para sus partidarios, pero corre el riesgo de «alejar al votante medio» en un momento en que las prioridades de la sociedad se centran en la crisis sanitaria y económica.

«Vox quiere terminar de embarrar la política española, bajar a su terreno preferido que es el de buscar la bronca. Esto tiene un efecto contra el PP, que no se la puede jugar ahora mismo, pero no premia con otra parte de la sociedad muy alejada de este discurso», explica el politólogo.

El fallo de Vox a la hora de conseguir apoyos no solo constató el rechazo de la Cámara española a la ultraderecha, sino que abrió la puerta a consecuencias políticas que podrían suponer un punto de inflexión para el Gobierno de España en este contexto de crisis.

Al aislar a la ultraderecha por completo, la moción fallida dejó una estampa de cohesión parlamentaria nunca vista, ni siquiera en la mayoría que invistió a Sánchez presidente el pasado enero.

Era una imagen que había quedado debilitada en los últimos meses por la gestión de la pandemia y que arrojaba dudas sobre la inminente negociación del Ejecutivo con los partidos para aprobar los Presupuestos del Estado para 2021.

«El bloque de la investidura está más compacto tras constatar que tienen un enemigo común en Vox. Además, con todo lo que estamos viviendo, a los actores de ese bloque no les queda otra que ponerse de acuerdo sí o sí para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado», apunta Bayón.

También el firme posicionamiento del PP contra la ultraderecha, un golpe que ni Abascal ni el propio Gobierno esperaban, podría contribuir a rebajar el clima de tensión en España en medio de la segunda ola del coronavirus.

El vicepresidente y líder de la progresista Unidas Podemos, Pablo Iglesias, llegó a solicitar una intervención en la tribuna para elogiar personalmente el discurso de Casado.

«Hoy se han juntado todos para vencer a Vox, no ha sido la primera vez y no será la última pero no lo celebren mucho porque dentro de poco estarán ustedes peleando por los despojos de la ruina», reconocía el mismo Abascal en su última intervención.

Pese a coincidir en los beneficios que Sánchez y la coalición extraen de este evento político, tanto Sanjaume como Bayón advierten de los posibles riesgos del aislamiento de Vox para el Gobierno.

Aunque el fracaso de la ultraderecha podría tener un efecto de «mantenimiento» del bloque de investidura formado por PSOE, Podemos y los partidos minoritarios regionales, Sanjaume apunta que la condición de víctima es una de las principales estrategias utilizadas por partidos populistas para ganar soporte.

«Estos partidos se presentan a sí mismos como «outsiders» —ajenos—, que es precisamente lo que está haciendo Vox. Es un pulso que está por ver qué recorrido tendrá en España y que ha triunfado en países como Hungría, Polonia o EEUU», dice el politólogo.

En la misma línea, Bayón subraya que la imagen de Vox como «el único partido que se muestra frente al sistema» podría servir a la ultraderecha para «capitalizar» apoyos.

Por el momento, no obstante, las encuestas siguen otorgando a Sánchez una sólida ventaja frente a sus adversarios y este episodio constata a pocas semanas del aniversario del triunfo electoral de 2019 que el PSOE sigue robusto en el Gobierno.

- Advertisment -

Notas Populares

Firman acuerdo para construcción de represas en el Valle de Sula

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Representantes de varios sectores firmaron este jueves un acuerdo que dará paso a las actividades de construcción de las represas El Tablón, Jicatuyo...

Ciclones arrasaron más de 1,000 hectáreas de cacao en Honduras

TEGUCIGALPA, HONDURAS.  El Comité Nacional de la Cadena de Cacao (CNCC), informó este jueves que luego del paso de los ciclones tropicales ETA y IOTA...

Comentarios Recientes