HomeEditorialOpinionLa llama ira creciendo cada vez más y nadie podrá apagarla

La llama ira creciendo cada vez más y nadie podrá apagarla

(Por Óscar Marroquín) Mientras los pobres se multiplican de forma abrupta, los políticos inventan nuevas mentiras con el animo de apagar el fuego, creyendo tener suficientes mentiras seguros se sienten en sus cómodas butacas, esperando vender su voto al mejor postor, en síntesis, nada los diferencia con una mafia.

Entre tanto, rincón de Honduras no hay donde la pobreza no se deje ver con lujo de detalle, las putas adornan las calles noche a noche para llevar a la meza algo de comida a sus hijos, hombres por montones deambulan por calles y veredas en búsqueda de algún mísero empleo, en los barrios marginales la muerte campea sobre los jóvenes, estafadores que se hacen llamar predicadores de la palabra de Dios consiguen algún dinero para sobrevivir, otros deciden entrar al mercado de la droga, y miles de catrachos mas huyen despavoridos hacia la PESADILLA AMERICANA.
Mejor radiografía social no creo que pueda hacerse.

En resumidas cuentas, crecen cada vez mas las horrendas mentiras políticas, al igual que se agiganta el número de pobres, esperando nada mas cruzar la frontera entre la pobreza y la miseria.

Por otra parte, esa basura ya conocida por todos nosotros, llamada organismos de crédito internacional, esperan pacientemente para el nuevo zarpazo que habrán de dar sin misericordia alguna, es decir, vendrán nuevos préstamos económicos con el viejo argumento de “BANCO MUNDIAL REALIZA NUEVO PRESTAMO A HONDURAS PARA SUPERAR LA POBREZA”.

Y acontece que todos esos millones van a parar a los bolsillos de la mal llamada empresa privada y también a esos asquerosos personajes que se autodenominan servidores de los pobres. En menos de lo que canta un gallo, estos “servidores” obtienen voluminosas riquezas, el actual mandatario, seguro estoy es un ejemplo magistral de lo que aquí sostengo, sin haber trabajado alguna vez en su vida ahora es un potentado, medios de comunicación internacionales dan cuenta de al menos 3 mil millones de dólares en las manos de este abogado.

Aquí cabe aquello de que: “UN BUEN ABOGADO ES EL QUE SIEMPRE ENCUENTRA LA ECEPCION DE TODA NORMA” don Juan Orlando parece entonces ser un buen abogado, por eso ahora es millonario. Pero allá lejos del Congreso Nacional, de la Corte Suprema de Justicia y de Casa Presidencial, siempre habrá mas de alguno que piensa en el desquite, que no olvida, que se niega a olvidar, que se aferra a ese recuerdo de dolor y pobreza al que ha sido sometido durante toda su vida, por esta podredumbre llamada sistema político.

Solo entonces podemos comprender que la llama, aunque escondida esta, sigue ahí esperando en manos de los pobres el momento idóneo para crecer y quemarlo todo, absolutamente todo sin piedad ni razón, solo con odio acumulado por décadas.

Esa llama no podrá apagarse jamás, entre tanto no desaparezcan las causas que la encendieron.

FOLLOW US ON:
Fuerza pública recu
Un plebiscito destra
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT