miércoles, enero 20, 2021
Inicio Editorial Opinion La ola civilizatoria avanza sobre Latinoamérica en tiempos del ocaso del imperialismo...

La ola civilizatoria avanza sobre Latinoamérica en tiempos del ocaso del imperialismo unipolar…y de la dictadura de JOH

(Por Ruy Díaz) En Octubre de 2019 la ola civilizatoria alcanzó España donde se rebelan nuevamente los catalanes en búsqueda de su independencia; los haitianos, ecuatorianos y chilenos se manifiestan contra las medidas neoliberales que emanan del FMI y en Nueva York condenan al hermano incómodo: Tony Hernández. En Honduras se convoca a movilización ¡Fuera JOH! Convoca Libre: Mel, Wilfredo, Nelson y Rassel.

Convocan los liberales: Luis. Convoca Salvador de Honduras: Nasralla. Convoca El PINU: Guillermo Valle. Convoca la Plataforma y la Convergencia. Falta coordinación y se necesita estrategia y de ello todavía estamos huérfanos.

Mientras tanto, el Dow Jones en los últimos seis meses a pesar de los altibajos producto de la guerra comercial, el brexit y el riesgo de una recesión mundial se ha mantenido alrededor de los 27 mil puntos y este viernes terminó en 26,770 puntos. (Expansión, Octubre 20, 2019).

Recordemos que el capitalismo (González Briceño, Agosto 28, 2019) tiene crisis regulares y concurrentes y crisis financieras. Las primeras son por la dinámica propia del capital, las segundas por una economía monetaria con fines de lucro.

Bajo el capitalismo (Roberts, Julio 8, 2019) el aumento de la productividad del trabajo (y el consecuente aumento del capital) es resultado de la mecanización y la reducción de fuerza de trabajo (mano de obra), es decir, mediante la reducción de los costes laborales; siendo esta es una de las características clave de la acumulación capitalista.

Si el beneficio (capital) no aumenta mediante más horas de trabajo (más trabajadores y jornadas más largas) o mediante la intensificación del esfuerzo (velocidad y energía – tiempo y movimiento), la productividad del trabajo sólo puede aumentar gracias a una mejor tecnología. Por lo tanto, en términos marxistas, la composición orgánica del capital (el valor de la maquinaria e instalaciones en relación con el número de trabajadores) debe aumentar continuamente. (Roberts, Julio 8, 2019).

Por su parte, González Briceño (Agosto 28, 2019) afirma que el valor de los medios de producción (maquinaria, equipo, oficinas), con el tiempo aumenta en relación con el valor de la fuerza de trabajo. En tanto que el valor solo se crea por la fuerza de trabajo, con el tiempo disminuye respecto de la inversión en medios de producción y la tasa de ganancia cae.

En la práctica, continúa González Briceño (Agosto 28, 2019), este aumento en medios de producción implica que hay un incremento de la productividad del trabajo, como consecuencia de la mecanización. Al mismo tiempo que la máquina desplaza trabajadores, la modernización exige mano de obra especializada. En ambos casos deviene el desempleo, la sobreproducción y las crisis. El capitalista invierte en máquinas porque asume que eso es lo que le da ganancias, dejando de lado que es la mano de obra explotada la fuente de riqueza.

Además, recordemos que la inversión en el capitalismo se lleva a cabo con fines de lucro y no tiene por objeto el aumento de la producción o la productividad como tal, por ello la especulación en las bolsas de valores es parte intrínseca al capitalismo y es ahí donde se manifiestan más claramente sus crisis.

En este último sentido, las bolsas de todo el mundo están al borde de un colapso como consecuencia, entre otros factores, de la sobrecapitalización de las más grandes empresas del mundo (que vienen utilizando sus beneficios para realizar compras multimillonarias de sus propias acciones); de la especulación a gran escala y a toda velocidad que domina los mercados y de la inestabilidad que lleva consigo la incertidumbre en la geopolítica mundial. (Torres López, Septiembre 16, 2019).

Ahora bien, Torres López (Septiembre 16, 2019) afirma que la nueva crisis no tiene su origen en el sistema financiero sino en el mercado de bienes y servicios, tampoco vendrá producida sólo por la escasez de demanda que viene dándose desde hace años como consecuencia de la caída de los salarios en todo el mundo (y que en condiciones normales se puede resolver inyectando gasto desde el Estado o medios de pago desde el Banco Central). En esta ocasión, la crisis es principalmente de oferta real y tiene que ver con la guerra comercial y sus casi seguras consecuencias sobre los mercados de divisas; con la lucha para lograr mejores posiciones en la próxima revolución tecnológica ligada a la robótica, la inteligencia artificial o los nuevos tipos de comunicaciones y con los problemas referentes a las fuentes de energía y que ahora se verán agravados al encontrarnos en medio de un cambio climático de excepcional envergadura.

De este modo, la crisis que se anuncia esta adobada por la guerra comercial chino-norteamericana que se agudiza (Trump, incluso, llegó a considerar sacar de los mercados bursátiles de Nueva York a las empresas chinas) aunque en el último momento, nuevamente alimentó una tregua que le permita sobrevivir el impeachment y ganar las elecciones 2020 ; por el Brexit en peligro e incertidumbre en la continuidad de Boris Johnson como Primer Ministro británico y por el intento demócrata de impeachment a Trump, que tendrá por los próximos meses cuasi paralizado al gobierno norteamericano, situaciones que tienen en vilo la economía norteamericano, a tal grado que, según Política ya (Septiembre 19, 2019), por primera vez desde 2008 no fue suficiente reducir la tasa de interés de referencia de la FED sino que ésta inyectó por cuatro días consecutivos US$75.000 millones de liquidez en el mercado monetario.

La desaceleración global (Cortés Torres, Septiembre 14, 2019) se presenta en un contexto de guerra comercial y tecnológica entre EEUU y China, que ha impactado en la contracción del comercio mundial y en la dinámica de los flujos de la Inversión Extranjera Directa (IED), en las diversas regiones del mundo. En este mismo sentido, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ha señalado que el crecimiento en el volumen del comercio mundial se ha desacelerado abruptamente en los últimos años, al pasar de alrededor del 5.05% en 2017 a alrededor del 0.75% en el primer trimestre de 2019.

En la guerra comercial, según Ugarteche y Negrete (Septiembre 18, 2019) ambas economías conocen bien sus puntos débiles. EEUU tiene el monopolio de ciertos semiconductores, con la ventaja de Intel, Qualcom y Broadcom en procesadores y ciertos microchips, y al dólar como moneda mundial. China tiene la red móvil 5G, la vanguardia en los automóviles eléctricos, la nueva energía limpia y celulares de alta tecnología a una fracción del precio americano; controla el mercado de tierras raras e insumos materiales para producciones estratégicas.

Para Rodríguez Navarrete (Septiembre 18, 2019) el objeto de la guerra es sacar a China de la posición de liderazgo en cuatro ramas:

• En la fabricación de celulares,
• En telecomunicaciones de quinta generación,
• En autos eléctricos y
• En la generación de energías alternativas.

Ahora bien, según Dierckxsens y Formento (Octubre, 2019) a la fecha, los estadounidenses solo mantienen un amplio liderazgo, en los sectores compuestos por la industria automotriz y la aeronáutica. Desde 2010, China asumió el liderazgo de las exportaciones, superando a las transnacionales norteamericanas en renglones como información y comunicación. Asimismo, acaba de igualar las ventas de instrumentación científica y está cerca de emparejar las ventas de plantas de generación de energía. Hoy China es uno de los fabricantes más grandes del mundo de productos de alta tecnología como robots industriales, chips y máquinas herramienta.

Asimismo, China es líder en generación de energías alternativas por cuanto (Rodríguez Navarrete, Septiembre 18, 2019) EEUU exporta gasolina y automóviles a gasolina, en un momento en que el cambio tecnológico ha llevado al uso de energías limpias y automóviles eléctricos. China fabrica y consume dos tercios de los autos eléctricos fabricados en el mundo, con marca y tecnología propias. Con esto desplazó a la industria automotriz estadunidense que (con excepción de Tesla) no está fabricando autos eléctricos. Los chinos están ensamblando millones de autos eléctricos y sigue su ejemplo Europa con sus autos eléctricos (Volvo, Volkswagen); en Japón (Honda, Toyota) están en el mismo camino.

Recordemos que según Ugarteche y Negrete (Septiembre 18, 2019) EEUU comenzó a perder participación en el mercado mundial de alta tecnología a partir de siglo XXI y se concentró en completar sus cadenas globales de valor para aumentar su rentabilidad. Mientras tanto China, desde 2005, se convirtió en la mayor economía exportadora de alta tecnología. Desde entonces, la brecha se ha incrementado y en el 2018 exportó el doble del valor de alta tecnología que EEUU ( $2.4 billones contra $1.6 de EEUU en 2018) y más de diez veces que los países europeos.

De esta manera (Ugarteche y Negrete, Septiembre 18, 2019) la división internacional del trabajo de las últimas siete décadas, ha dejado a EEUU centrado en el petróleo y como procesador de materias primas. Su principal exportación es gasolina, autos a gasolina, aviones a gasolina y productos agrícolas. Por su parte, China lidera con la red móvil 5G en telecomunicaciones frente a las corporaciones estadounidenses, exporta celulares hightech baratos. Lidera el cambio de matriz energética y exporta transformadores de energía renovables (células foto voltaicas, lámparas con esto, etc) y los productos relacionados a este cambio.

Es decir, para Ugarteche y Negrete (Septiembre 18, 2019) el peso de la industria petrolera americana es tal que no ha comenzado a sustituir la matriz energética (de hecho, con ayuda del fraking EEUU es el primer productor de combustibles fósiles del mundo por encima de Arabia Saudita y Rusia). Ello explica que la primera ronda de aranceles impuestos por EEUU, en Agosto, 2017, fue contra paneles solares, producidos en China. Esto expresa el síntoma de la incapacidad tecnológica de liderar la transición energética. China está en la vanguardia del cambio de matriz energética y entonces parte de la guerra comercial es contra la energía limpia china (autos, aviones, trenes, paneles solares, generación eléctrica).

Ugarteche y Negrete (Septiembre 18, 2019) agregan que existe en EEUU la voluntad de perpetuar la matriz energética petrolera lo que le impide liderar la transición tecnológica hacia los motores y los automóviles eléctricos. Actualmente, China posee un parque vehicular eléctrico de 2.3 millones de automóviles, más del doble que el estadounidense, y vende el 54% de los autos eléctricos del mundo. Le siguen a China, Suecia, Alemania y Japón con autos eléctricos o híbridos que sustituirán a los de gasolina entre el 2019 y 2023.

La rebaja en la tasa de interés, política seguida por los bancos centrales para evitar las crisis capitalistas, no estimula la economía real. No obstante, desde la crisis de 2007/08 (Dierckxsens y Formento, Septiembre, 2019) se introdujo una política de bajar las tasas de interés, hasta la fecha que Trump fue electo presidente de EEUU. La medida ha servido a las grandes corporaciones que con ese crédito barato han podido recomprar sus propias acciones. El resultado ha sido un ascenso del precio de sus acciones en la bolsa de valores.

Tratase, entonces, (Dierckxsens y Formento, Septiembre, 2019) de la acumulación de dinero sin respaldo, que en manos del capital privado parece ´real´, ya que puede comprar a cambio riqueza real mientras en el mercado de valores no se pierda la confianza de poder cambiarlas a dicho precio. A nivel del capital a nivel social global, sin embargo, es capital ficticio ya que no tiene respaldo alguno en el capital real (terrenos, edificios, equipos maquinaria, etc.) de las corporaciones. El precio de mercado de los consorcios expresado a través de las acciones en la bolsa de valores, en otras palabras, está muy por encima del capital realmente invertido en dichas empresas. Ese plusvalor sin respaldo es capital ficticio que en momentos de crisis se esfuma al caer el valor nominal en la bolsa de valores que se reajustará al precio de mercado del capital invertido en términos de edificios maquinaria.

Debido a ello, la recuperación económica a partir de la crisis de 2007/08 ha sido ficticia, una ilusión basada en la expansión monetaria masiva sustentada en la impresión de dinero sin respaldo actual ni futuro. El dinero creado de la nada no se invierte en la economía real sino en la recompra de acciones. Las acciones suelen dispararse para arriba, aunque la economía real no avanza.

Esta desconexión entre la economía real y el mercado bursátil nunca ha sido tan grande como en la actualidad (Dierckxsens y Formento, Septiembre, 2019) y mientras el Standard & Poor en la bolsa de Nueva York finales de Julio, 2019 ha alcanzado records históricos, la economía real muestra una situación de contracción o crisis. La economía de EEUU aparenta crecer visto por la cotización en la bolsa de valores. Sin embargo, en el segundo trimestre de 2019 hubo un crecimiento negativo del 2.2% en la producción industrial de EEUU respecto al mismo período en 2018 y esto a falta de inversión en la economía real. A mitad de 2019 el producto industrial bruto de EEUU fue el peor registrado en 118 meses.

La crisis que se avecina será profunda porque según González Briceño (Agosto 28, 2019):

• Pondrá en duda la existencia misma del capitalismo como sistema de producción, ahora que se topó ya con que la explotación de los recursos naturales es finita;
• Está en juego el esquema imperialista de control mundial, con la economía estadounidense a la cabeza;
• El sistema financiero mundial está bajo seria amenaza;
• La subsistencia de los grandes corporativos con ganancias tienden inevitablemente a la baja;
• La hegemonía mundial de los EEUU está en tela de juicio, nunca como ahora, desde el fin de la 2ª Guerra Mundial.

La burbuja económica de hoy en EEUU es más peligrosa que la del desplome del 2008, producto que está el riesgo de estanflación: estancamiento crecimiento con inflación, una situación que Japón ha vivido durante décadas. La señal la está dando la FED, al recortar las tasas de interés, para evitar que “el aire salga de la burbuja” (González Briceño, Agosto 28, 2019).

La situación es tal (González Briceño, Agosto 28, 2019) que el capital financiero representa $ 160 mil billones, lo equivalente a tres o cuatro veces el PIB mundial, un capital ficticio que descansa en el sobreendeudamiento; es decir, las anticipaciones a futuro. La capitalización de estas anticipaciones alimenta la liquidez de la economía a través del reciclaje bancario de plusvalías ficticias, lo que permite a los EEUU un crecimiento económico basado en el endeudamiento interno y externo, como motor principal del crecimiento mundial.

Finalmente, dentro de las condiciones internas que anuncian la crisis en los EEUU González Briceño (Agosto 28, 2019) señala las siguientes:

• Déficit presupuestal elevado;
• Endeudamiento interno y externo del sector privado desbordado;
• La rentabilidad y las ganancias a la baja;
• Dólar en declive por la relación adversa con el resto de monedas del mundo y su paulatino abandono como moneda de intercambio mundial;
• Tasas cero de interés, con impresión de billetes sin control desde la Fed;
• La guerra comercial declarada contra China que amenaza al mundo.

Referencias

Cortés Torres,Iván (Septiembre 14, 2019). La economía mundial al rojo vivo, hacia una nueva crisis global. Disponible en https://www.rebelion.org/noticia.php?id=260442. Visita (Octubre 28, 2009).

Dierckxsens,Wim y Formento, Walter (Septiembre, 2019). Nuevo Imperio Global u Otra Civilización Pluriversal para el 2020. Radio Grafica. Disponible en https://radiografica.org.ar/2019/09/08/nuevo-imperio-global-u-otra-civilizacion-pluriversal-para-el-2020/. Visita (Octubre 28, 2009).

Dierckxsens,Wim y Formento, Walter (Octubre, 2019). Perestroika: De la caída soviética a la de Washington 1989-2020. Disponible en http://mariwim.info/?p=110. Visita (Octubre 28, 2009).

Expansión (Octubre 20, 2019). Mercados. Disponible en http://www.expansion.com/mercados/cotizaciones/indices/dowjones_I.NY.html. Visita (Octubre 30, 2019).

González Briceño, Salvador (Agosto 28, 2019). En EEUU y el mundo, la crisis de 2020 será peor que 1929 o 2008. Disponible en https://www.alainet.org/es/articulo/201832. Visita (Octubre 28, 2009).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Notas Populares

Determinan prisión preventiva para Nelson Ariel Paz López por el delito de extorsión

CORTÉS, HONDURAS. El Juzgado de Letras Penal en materia de Extorsión de la región norte del país, determinó auto de formal procesamiento con la medida...

CNA señala que no sería extraño ver al “Porky” en una candidatura para los próximos comicios

TEGUCIGALPA, HONDURAS. A 53 días de la realización de los comicios primarios en el país, el director de investigación del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Odir...

Comentarios Recientes