Thursday, Jul 18, 2019
HomeExclusivasLafise estafó a hondureño por 600 mil dólares para invertir en fallido hotel

Lafise estafó a hondureño por 600 mil dólares para invertir en fallido hotel

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La Corporación Latinoamericana de Servicios Financieros (Lafise) “es una entidad financiera creada en 1985 para ofrecer servicios financieros en la región Centroamericana y del Caribe”.

Según la página web de Lafise, explica que “ha jugado un papel importante en el desarrollo de los mercados bursátiles centroamericanos, siendo socio fundador en la mayoría de los países de la región. A partir de 1990, LAFISE en su proceso de desarrollo de servicios para satisfacer las necesidades crecientes de las empresas del área”.

Lo que no cuenta esta organización es que se encuentra involucrada en varias estafas a centroamericanos, en particular, a hondureños que confiaron los ahorros de su vida para obtener altas tasas de interés en proyectos que quebraron y temen que jamás se les pague lo quitado.

ENGAÑADO. Jorge Miselem Ayala perdió 600 mil dólares a manos del grupo financiero con sede en Managua y hoy espera que los ejecutivos le devuelvan el dinero que había invertido en un hotel panameño cinco estrellas que quebró hace más de seis años.

Cuenta que una de las ejecutivas, a quien identificó como Karen Castillo Rossner, actual gerente de negocios, lo persiguió para que invirtiera los 600 mil dólares que tenía depositado en el banco, en una empresa hotelera de Panamá, identificada como RG Hoteles, que se había declarado en quiebra desde 2010.

El denunciante revela que la institución le ha pedido que debe ir a Panamá a resolver la entrega de sus ahorros y quizá el afectado sepa que el dinero que invirtió en el complejo hotelero pasó por varias manos hasta que desapareció por completo.

Documentos en poder de ConfidencialHN constatan la quiebra de esta empresa hotelera, según la resolución judicial 1139 del 21 de octubre de 2015, emanada por el Juzgado Primero del Circuito de la provincia de Coclé, especializado en el ramo civil el documento y fue registrado por la Superintendencia del Mercado de Valores (Supervalores), “proferida en la solicitud de Quiebra Voluntaria presentada por la empresa RG Hotels, Inc. y Casa de Campo Farallón, S.A. ese Tribunal declara en estado de quiebra a las sociedades RG Hotels, Inc. inscrita en el Registro Público en (mercantil) folio No.494356, y Casa de Campo Farallón, S.A. inscrita en el Registro Püblico (Mercantil) folio No. 324708”.

portada resolucion

La resolución emanada por un juez civil de Panamá certifica la quiebra de RG Hotels en 2012 y otra empresa que financió el complejo. (Foto: captura archivo).

¡QUIEBRA TEMPORAL? Cabe mencionar que la quiebra de las dos empresas es “temporal”, de acuerdo a la sentencia, por lo que en cualquier instante puede volver a operar según las leyes panameñas.

Una copia de la sentencia fue remitida al Ministerio Público de ese país para determinar si hubo o no actos delincuenciales que hayan provocado la quiebra de las dos sociedades anónimas.

El representante legal de la empresa es Manuel Cristóbal Valencia Jiménez, según el documento de 10 páginas firmado por el juez de circuito Manuel de Jesús Corrales, quien certificó -previa auditoría forense del bufete Lau y Dudley, apoderados de RG- la quiebra voluntaria de la empresa que administraba el hotel y la casa de campo Farallón, S.A. Meses antes de la emisión de la sentencia, una carta firmada por el apoderado general para pleitos de RG, Jorge Hernán Rubio, hacía constar que Valencia había renunciado a una dirección dentro de la cadena hotelera, pero que seguía siendo asesor del grupo.

Resulta que la legislación panameña exige, en caso de quiebra, la clausura de operaciones de las empresas o sociedades que tienen acciones en una compañía que cerró, ya que se convierten en responsables solidarios.

El afectado, quien dio la denuncia escrita a este periódico digital, explica que Castillo Rossner lo convenció de invertir su dinero en los denominados “Valores Comerciales Negociables” (VCN) de una empresa de Panamá llamada «RG Hotels, Inc». que desde 2010 había entrado en quiebra legal y pública y “para entonces cuando me inducen a involucrar mi dinero, otra vez se encontraba en estado de quiebra, como recientemente lo ha declarado un juez”.

PAGAR OBLIGACIONES. Una de las partes de la declaración de quiebra a la que accedió ConfidencialHN establece que ambas empresas emitieron bonos (adquisición de deuda) de clase SMV265-12, emitidos el 8 de agosto de 2012 y de clase VCN, emitidos el 31 de julio de ese año por 30 millones de dólares que servirían para el pago de determinadas obligaciones bancarias y para la construcción de obras de los proyectos inmobiliarios que planeaban desarrollar las empresas ya quebradas.

Señala la octava parte de la resolución que tras la llegada de un nuevo grupo de inversores, se logró determinar que los fondos que resultaron de la colocación y venta de valores negociables no llegaron a formar parte de los activos de las sociedades demandantes y no fueron usados para la construcción de obras de los proyectos inmobiliarios que planeaban desarrollar estas empresas.

Asimismo, añade, los estados financieros elaborados entre 2009 y 2013 y parte de 2014, nunca reflejaron la verdadera situación financiera de ambas empresas. Además, el inciso D del noveno apartado, señala que los bonos y valores comerciales negociables no han podido pagarse ni en sus intereses ni en su capital, por la crisis que padecen RG y Farallón.

El apartado 10 confirma la denuncia de Miselem, al señalar que los bonos y los títulos VCN fueron colocados en su totalidad a inversionistas y personas naturales nacionales y extranjeras.

De hecho, el perjudicado sostiene que Lafise no tenía la autorización que exige la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) para colocar títulos valores en Honduras, ya que ni su origen, ni el emisor -en este caso, RG y Farallón- fueron inscritos en el Registro Público del Mercado de Valores, por lo que incurrieron en delitos financieros, señala en la carta dirigida a este periódico.

Una búsqueda en el registro de agentes de bolsa autorizados por la CNBS, sólo aparece Lafise como agente autorizado. En ningún momento aparece la agencia extranjera que colocó los valores en Honduras.

El artículo ocho de la Ley del Mercado de Valores respalda la queja del cuentahabiente y reza de manera taxativa: “Podrá hacerse oferta pública de valores de emisores extranjeros siempre que éstos y su emisor se encuentren inscritos en Honduras, en el Registro Público del Mercado de Valores y en una bolsa de valores y cumplan con las disposiciones de esta Ley y con las de la Comisión y que, además, estén inscritos en las bolsas de valores de sus respectivos países, con los cuales se tengan suscritos convenios de reciprocidad a nivel de gobierno y/o de los entes supervisores”.

El artículo 66, inciso 11, que regula el mercado de valores en Honduras prohíbe a las bolsas de valores intervenir en operaciones no autorizadas.

20160720_115232

El hondureño Jorge Miselem reclama a Lafise Valores que le devuelva 600 mil dólares que fueron a parar a Panamá y la institución le ha dicho que debe viajar a ese país a resolver el problema. (Foto: ConfidencialHN).

CLIENTES SORPRENDIDOS. El inversionista que fue engañado por el banco explica que muchos otros fueron sorprendidos en países donde opera Lafise y utilizaron los mismos métodos para captar recursos e invertirlos en el quebrado complejo hotelero ubicado en el Pacífico panameño; el denunciante asegura que por ese mecanismo el banco se apropió de unos 200 millones de dólares.

El informativo nicaragüense 100 por ciento noticias, denunció el pasado 21 de enero que tres inversionistas acusaron a Lafise de no rendir cuentas por una inversión millonaria que a través de este puesto de bolsa realizaron en Panamá para un moderno complejo de hoteles de playa.

María Lorena Blandón, Fernando Rodríguez y Lucia Ojeda dicen haber sido perjudicados al invertir en un prometedor proyecto turístico-hotelero en Panamá, pero según los denunciantes, el proyecto quebró en 2015, según el artículo elaborado por la redacción web de ese medio.

Tanto Blandón, Rodríguez y Ojeda aseguraron que su inversión inicio en el 2012 y desde junio del año pasado no reciben información alguna, ni el pago de sus intereses El proyecto hotelero RG habría emitido títulos valores hasta por 30 millones de dólares y los quejosos alegan haber invertido 15 millones de dólares.

El gerente de valores Lafise, Enrique Zamora, dijo que de los 45 inversionistas perjudicados, sólo tres se niegan a llegar a arreglos de pago. Zamora sostiene que como banca regional están autorizados a captar fondos de nicaragüenses para invertir en otros países, explica el informativo digital.

NO DICEN NADA. En el caso de Honduras, ninguno de sus ejecutivos, Roberto José Zamora Llanes, como uno de los socios del conglomerado; Alejando Ramírez Callejas, otro representante legal de Banco Lafise Honduras, S.A., ni José Jorge Mondragón, representante legal de Lafise Valores Honduras, S.A. (cerrada en fecha reciente), han respondido a los reclamos de los connacionales que salieron afectados al confiar su dinero a un fallido proyecto hotelero, entre ellos, Jorge Miselem.

En cambio, Enrique Zamora, representante de Lafise Nicaragua, dijo que se habían comprometido con los afectados y aseguró que “nadie perderá su dinero”, aunque advirtió que se resolverá en Panamá, extremo que mantiene molesto al hondureño que espera se le devuelva los 600 mil dólares (13 millones 722 mil 600 lempiras al cambio del 1 de agosto de 2016).

Un documento autorizado por la Unidad de Protección al Usuario Financiero de la CNBS el 28 de junio anterior, emplazó a Ramírez y Mondragón para que comparecieran y presentaran las justificaciones o descargos respecto a la denuncia presentada por la parte acusadora y, de no cumplirse, se procedería contra ambos, según la ley.  Al finalizar este reportaje, no hay información si los ejecutivos de Lafise realizaron las explicaciones que la unidad adscrita a la Comisión de Bancos exigió.

A todos los que invirtieron en el complejo RG, que quedó inconcluso de acuerdo a los hallazgos efectuados por ConfidencialHN y comprobados por medios de Panamá, les hicieron creer que los fondos estaban garantizados por un fideicomiso administrado por una entidad identificada como “ABS Trust Inc.”, con sede en Ciudad de Panamá y dirigido por Ellis Vidal Cano Plata como presidente; Carlos Ricardo Henríquez, tesorero y Gilberto Sucre II como secretario de la directiva.

Un grupo de afectados por la estafa protestaron frente al edificio de la casa matriz de Lafise el 21 de enero de 2016, en reclamo por el dinero que les quitaron. (Foto: Jader Flores, diario La Prensa de Managua).

VENDER LOS ACTIVOS. El diario canalero La Prensa publicó el pasado 5 de marzo que los inversores estaban de acuerdo con la venta directa del hotel en vez de ir a una larga y tediosa subasta porque les generaría mejores ganancias y una recuperación rápida de los recursos que aportaron. De los 30 millones de dólares que fueron invertidos, apenas se pagaron intereses, escribió la redactora de economía del rotativo Yolanda Sandoval.

A ninguno de los engañados clientes se les dijo que Lafise era el acreedor (que puede exigir el pago de una deuda) de créditos sindicados (préstamo hecho por varias instituciones según el tamaño del monto) del emisor de los títulos valores colocados en Honduras por RG.

Además, hubo cambio de categoría en el nivel de riesgo en los valores que pudo colocar el hotel y hubo un cambio de inversores, denominado “inversor americano anónimo”, quienes asumieron la responsabilidad de cumplir las obligaciones que habían contraído.

Los compromisos de RG Hotels ascienden a 70 millones de dólares, mientras que los bienes no llegan a 40 millones de dólares, declaró en su momento al diario La Estrella de Ciudad de Panamá, el abogado penalista Alvin Weeden, referente al escándalo en el mercado de valores propiciado por la quiebra de la empresa.

“Consideramos que ya estaban en quiebra de activos y de liquidez antes de la emisión de bonos de 2012, es más dicha actividad fue para pagar obligaciones y para poder funcionar”, destacó el jurista.

Según Weeden, la teoría era que con la ganancia de las ventas por la construcción de las villas en el área de playa y el edificio Aqua Tower, se lograría sanear las finanzas de las empresas, pero ni se levantaron los proyectos, e incluso, las losas evaluadas por ingenieros de la edificación de 12 pisos apuntaban a que las bases no eran suficientes para sostener la estructura. «Evidentemente ese dinero no se inyectó», dijo.

El abogado detalló que el propósito de los inversionistas norteamericanos no es perjudicar en absoluto los fideicomisos, sino que con los pocos bienes que tienen les devuelvan algo de dinero a los que invirtieron en el proyecto, incluyendo a Miselem y otros hondureños que fueron engañados en la trama.

A los estafados les ofrecieron una atractiva tasa de interés a cambio de invertir fuertes sumas de dinero en RG. “A mayor tasa de interés, es mayor el riesgo, se supone que cuando (alguien) tiene más de 10 mil dólares, tiene una mejor cultura financiera y uno se embrocó creyendo que era Lafise como banco y económicamente eran otra cosa, el banco es una cosa y la bolsa de valores es otra”, explica el economista y exmiembro del Banco Central de Honduras, Claudio Salgado.

SANCIONES A LAFISE VALORES. Un informe de los estados financieros del grupo Lafise y en poder de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros, señala que el 24 de febrero de 2014, se notificó a la administración del Banco la Resolución SV No. 208 del 7 de febrero de 2014 en la cual declara con lugar los descargos y acciones correctivas realizadas, sobre varias irregularidades, por Puesto de Bolsa al informe de evaluación realizado por la Superintendencia de Valores con cifras al 31 de mayo de 2013.

Señala el informe que se declaró sin lugar los descargos y acciones correctivas presentados en uno de los puntos del informe y, como consecuencia, la Comisión estableció una sanción de un millón 850 mil 422 lempiras por incumplimiento del Artículo 242 numeral 15 de la Ley de Mercado de Valores, conexo con el Artículo 40 del Reglamento de Casas de Bolsa e Intermediación de Valores de Oferta Pública.

Señala tal artículo y tal apartado -respecto a las sanciones graves- que: “Las personas naturales o jurídicas que no lleven los libros y registros que prescribe la Ley, y los que determine la Comisión, de acuerdo a principios de contabilidad generalmente aceptados o los lleven con vicios o irregulares esenciales que dificulten conocer la situación patrimonial o financiera de la entidad o las operaciones en que participen”.

Y habla de fuertes sanciones, según el artículo 244, que van desde multas hasta por tres veces el monto de la ganancia obtenida o la pérdida o por montos de hasta un cinco por ciento del patrimonio de la sociedad, la suspensión de las actividades que pueda realizar el infractor en el mercado de valores hasta por un año y revocación de la autorización para operar en el mercado de valores.

Por su parte, Lafise se opuso a la sanción que le impuso la CNBS por irregularidades halladas en la bolsa de valores y acudió a los mecanismos que la legislación vigente le concede.

cierre lafise

La Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) autorizó el cierre de operaciones de Lafise Valores Honduras, argumentando varios motivos. (Foto: captura estados financieros Grupo Lafise).

“LIQUIDACIÓN VOLUNTARIA”. La auditoría efectuada por la CNBS destaca que “mediante acta21 de Asamblea General Extraordinaria de Accionistas de Lafise Valores de Honduras Casa de Bolsa, S.A., celebrada el 11 de diciembre de 2015, se aprobó por unanimidad de votos de los accionistas la disolución y liquidación voluntaria de Lafise Valores de Honduras Casa de Bolsa, S.A., conforme a lo establecido en el artículo 322 fracción V y siguientes del Código de Comercio vigente, así como lo prescrito en la cláusula décimo quinta, literal ‘A) Del pacto Social’ y el Artículo No. 41 de los Estatutos Sociales. Esta decisión se basa en la estrategia regional del Grupo la cual está más focalizada en negocio bancario y asegurador. De igual manera en dicha asamblea se nombró al liquidador respectivo».

Miselem denunció que Lafise Valores tramitó ante el organismo supervisor del sistema financiero nacional la disolución y liquidación para evitar cualquier investigación sobre la masiva estafa y no ser sujeto de persecución judicial, “sin obviar las influencias oficiales para retrasar los procesos de denuncias ante la CNBS y la Fiscalía de la nación presentadas por el suscrito como afectado directo.

NO SÓLO EN HONDURAS. La Bolsa de Valores de República Dominicana notificó el 30 de julio de 2014 que Lafise Valores Santo Domingo, S.A., Puesto de Bolsa, notificaba la suspensión voluntaria de operaciones.

Una carta enviada a Felipe Amador, director general de la Bolsa de Valores dominicana y remitida por Diego Zamora, gerente general de Lafise Valores, la suspensión de operaciones de la institución, de acuerdo a la resolución segunda de la Supreintendencia de Valores y se basa en la Ley del Mercado de Valores y del reglamento de esta ley.

Al cierre de este trabajo, a Miselem no se la ha entregado los 600 mil dólares que confió a Lafise y que en estos momentos afronta graves problemas económicos ya que con ese monto esperaba vivir el resto de su vida sin sobresaltos.

De igual manera, hay otros hondureños que, en silencio, protestan para que los Zamora, accionistas de Lafise les entregue el dinero, tal como lo ha comenzado a hacer con nicaragüenses y panameños.     

(NOTA DEL REDACTOR) ConfidencialHN ha hecho una exhaustiva búsqueda en Honduras, Nicaragua y Panamá acerca del engaño que fueron sujeto cientos de cuentahabientes del banco Lafise, a quienes convencieron para que invirtieran en un proyecto hotelero que fracasó. Se han tomado datos, entrevistas y reacciones de ambas partes para constatar el alcance que tuvo esta red de engaños y se pudo acceder a documentación que constata la veracidad de los hechos y se reproducen de manera integral para efectos de constancia.

FOLLOW US ON:
Perfil: Las raíces
Cardenal hondureño
Rate This Article:
1 COMMENT
  • Jackeline Paz / 2 agosto, 2016

    Lo menos que esperamos como ahorrantes de buena fe es que el Gobierno Atravez de sus entes reguladores procedan a realizar las acciones necesarias para devolver la confianza en el sistema financiero tanto para los ahorrantes como inversionistas …exigimos se haga justicia en esta clara estafa ..

LEAVE A COMMENT