HomeNacionalLíder indignado presagió su muerte: «nos están matando en las calles»

Líder indignado presagió su muerte: «nos están matando en las calles»

TEGUCIGALPA, HONDURAS

“no hay oportunidades, no hay empleo, nos están matando en las calles”. El fallecido dirigente liberal Kevin Ferrera, sin querer, ya había presagiado su muerte.

Fue ultimado el pasado 10 de agosto por desconocidos que le deban seguimiento en una motocicleta; iban por él y cumplieron su misión: asesinarlo a mansalva.

Si bien hasta el momento no se han determinado las causas de muerte del joven abogado, pero no se puede descartar que haya sido por sus posturas políticas, pues se había convertido en un férreo opositor a la reelección presidencial.

Su última declaración fue al programa Interpretando la noticia de Radio Tv Globo, junto al dirigente indignado Miguel Briceño; ambos convocaron a marchas para rechazar los planes continuistas del actual presidente Juan Orlando Hernández,

“Fuimos designados por el Central Ejecutivo del Partido Liberal como voceros para organizar la marcha y quiero aclarar que no son los golpistas del partido Liberal que están convocando, esta es más bien una iniciativa de la Juventud de todos los partidos, una iniciativa de la base del Partido Liberal, de la base del partido Pac, de la base del partido Libre”, señaló Ferrera, quien compareció el jueves anterior al programa de radio y televisión que dirige David Romero.

Jamás pensó que sería ejecutado con saña por dos pistoleros y sus escoltas que le daban seguimiento. “La juventud está clara: no hay oportunidades, no hay empleo, nos están matando en las calles”, declaró al programa. Pasaron cinco días cuando acabaron con su vida, ahora es otro número en las estadísticas.

En tanto, los medios tradicionales apenas contaron sobre el incidente y se abstuvieron de informar que era uno de los convocantes a las marchas que exigen la no reelección del presidente Hernández y dijeron que fue asesinado.

El crimen del dirigente liberas es de los otros “de alto impacto” que ha sacudido a honduras en los últimos años. Desde el golpe de Estado del 28 de junio de 2009, los asesinatos políticos se convirtieron costumbre en Honduras y han sido minimizados por los organismos de seguridad y prensa corporativa.

Algunos de los asesinatos de reconocidos dirigentes de la oposición, entre ellos, Emo Sadloo, Margarita Murillo, Berta Cáceres y otros que han sido tildados de políticos.

Hasta noviembre de 2013, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y organizaciones defensoras de la vida en Honduras informaron a la Corte Penal Internacional (CPI) sobre el asesinato de 39 oponentes políticos.

Este informe fue remitido a la Fiscalía de la CPI tras su publicación. De igual manera, se constató en la observación del proceso electoral y las elecciones del 24 de noviembre la persistencia de la violencia política, que podría configurarse en un crimen de persecución política de competencia de la Corte Penal, según indica la FIDH.

El presidente de la FIDH, Karim Lahidji, comentó que “es inexacto decir que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional cerró su examen preliminar sobre Honduras. Al contrario, éste sigue abierto respecto de los asesinatos y otros crímenes cometidos tras las elecciones de 2010 y la nueva información recabada podría también cambiar la calificación legal reflejada en este informe sobre los hechos cometidos durante y tras el golpe de Estado.”

Entre 2009, 2010 y 2011 se cometieron 120 asesinatos políticos, certificados por defensores de derechos humanos, que fueron cometidos tras el golpe que derrocó a Zelaya.

Esos crímenes tienen a Honduras en la mira de los organismos internacionales como una de las naciones donde ser opositor tiene un alto precio. Ni el régimen criminal de Roberto Micheletti, ni los gobiernos de Porfirio Lobo y el cuestionado Juan Orlando Hernández han podido hacer algo para frenar la persecución contra líderes opositores.

FOLLOW US ON:
Martes sangriento pa
Oposición argentina
Rate This Article:
1 COMMENT
  • DESOBEDIENCIA CIVIL / 10 agosto, 2016

    Se queda muy corto. Merece mas comentarios y mayor análisis.

LEAVE A COMMENT