Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Lluvias en la capital, labor municipal y población

Lluvias en la capital, labor municipal y población

Por: Juan Alfaro Posadas 

Según la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) el invierno ya comenzó en todo el país, por lo que los hondureños debemos prepararnos para evitar daños por inundaciones, deslaves, derrumbes o perecer ahogados.
Sin embargo, al menos en la capital de la Republica nunca estamos preparados para recibir el invierno o el verano. Esas dos estaciones del año siempre nos toman por sorpresa.

Copeco dijo que las lluvias se interrumpirán durante los próximos seis días, pero advirtió que a finales de abril se reanudarán e intensificarán a partir de mayo, por lo que se advierte que este será un invierno muy copioso.
La comuna capitalina, a cargo del presidencialista Nasry Juan Asfura Zablah, presenta un sinnúmero de problemas con respecto al mal estado de calles, avenidas y bulevares.

Es necesario que cuadrillas de trabajadores municipales limpien las cunetas, mercados, inspeccionen las alcantarillas y retiren de las aceras a los vendedores de mercancías que conforman la denominada economía informal.
Asimismo, se debe poner orden a las unidades del transporte colectivo de pasajeros como taxis, microbuses y autobuses, en el sentido que éstos tengan puntos fijos de parada, para subir y bajar sus pasajeros.
Deben crearse dos terminales de transporte de personas, una municipal y otra nacional. La primera para las unidades que circulan en la capital y la segunda para las que cubren los distintos corredores municipales y departamentos del país.
Está bien que la alcaldía construya obras de infraestructura en la capital, pero no al mismo tiempo en diversas vías, porque ello provoca congestionamiento, tomando en cuenta el exceso de vehículos y la poca cantidad de arterias de comunicación.
Además, es imprescindible que se busque financiamiento internacional para la construcción de, por lo menos, dos represas que abastezcan de agua potable a los capitalinos, tomando en cuenta el acelerado crecimiento de la población.
Debido a lo vulnerable que es la principal ciudad en importancia del país, la noche del martes anterior se inundó la calle del comercio de la colonia Kennedy y se vino abajo el muro perimetral del Instituto Técnico Honduras, además de otros problemas similares que se suscitaron en la periferia, según reportes del benemérito Cuerpo de Bomberos.
Creemos que el alcalde Asfura Zablah debe hacerse sentir, es decir, estar pendiente y tener más presencia en la solución de los problemas que aquejan a los capitalinos. Debe dedicar, al menos, ocho horas diarias a la entidad edilicia, y el resto de su tiempo al quehacer político.

De momento, son muchas las quejas que se escuchan de parte de los ciudadanos. Expresan por doquier y con insistencia que no hay alcalde en el pueblo..!

Top