Estás aquí
Inicio > Nacional > Los dólares de la corrupción: OEA pagaría fiscales para ‘combatir la impunidad’ en Honduras

Los dólares de la corrupción: OEA pagaría fiscales para ‘combatir la impunidad’ en Honduras

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Funcionarios asignados a la Unidad Fiscal Especial Contra la Corrupción e Impunidad (UFECIC) habrían recibido dinero de la OEA para colaborar con la MACCIH en concepto de «bono», por lo que ha causado revuelo entre los agentes del Ministerio Público.

El supuesto bono recibido por los miembros de la unidad especializada que maneja Luis Santos es pagado en dólares y proviene de los fondos asignados a la MACCIH, cuyo manejo se volvió secreto por disposición del secretario general Luis Almagro y coincide con la denuncia hecha la semana anterior por los exfuncionarios Julio Arbizu y Daniel Urrutia sobre el uso del dinero que es manejado desde Washington.

Cada dólar aportado por la cooperación internacional es administrado de forma personal por el uruguayo y ningún miembro de la misión sabe cuál es su destino, en qué se invierte ni existe una efectiva rendición de cuentas que indique el uso del dinero. Al respecto, Arbizu reveló que «nosotros como misión nunca tuvimos acceso, ni a la ejecución de los fondos, ni siquiera a su recaudación, es decir, no teníamos idea de cómo se invertían».

En consecuencia, la misión adscrita a la OEA se sale del mandato de ser un órgano de acompañamiento y asesoría y hace una clara intromisión en la justicia nacional ya que estaría pagando supuestos estipendios a miembros de la UFECIC para combatir la corrupción. Asimismo, crea una casta de fiscales que se colocan, al menos, económicamente, arriba del sueldo promedio de sus demás compañeros que laboran en el organismo acusador del Estado.

De hecho, el supuesto pago del estipendio ha venido a desmoralizar a fiscales que laboran en unidades de bajo perfil como la Fiscalía de protección al consumidor y otras que combaten de forma frontal la criminalidad organizada. Los afectados esperan que el fiscal general Óscar Chinchilla les dé un trato igualitario, a fin de evitar atisbos de inconformidad o inestabilidad en el Ministerio Público.

Sobre el tema, algunas fuentes familiarizadas con el asunto pormenorizaron que el supuesto bono en dólares ha comenzado a crear inconformidad y amenaza con echar al cesto de la basura los esfuerzos por profesionalizar el ente operador de justicia; el pago extra sería disfrutado por los colaboradores de la MACCIH, incluso jueces como Vera Barahona, quien estuvo en su momento bajo las órdenes de Luis Santos, quien sería otro de los becados.

Esta revelación viene agravar el oscuro momento que padece el organismo surgido por exigencia de la sociedad para combatir la corrupción e impunidad, pues la discriminación, racismo, líos de faldas, manejo oscuro y discrecional de los recursos aportados por la comunidad internacional y abuso de confianza de algunos actores con funcionarios de la MACCIH están a punto de desaparecerla y pasar a la historia como un rotundo fracaso internacional en la lucha contra las mafias enquistadas en la administración pública.

Las críticas contra la unidad anticorrupción arrecian: algunos exfuncionarios como el mexicano Jacobo Domínguez y la uruguaya Marta Pacchiotti, incurrieron en discriminación contra indígenas y afrodescendientes. Incluso Arbizu fue blanco de la mofa despectiva de sus excompañeros de misión. Además, otros funcionarios pasaron por alto el convenio al irrespetar la cláusula de confidencialidad acerca del papel de acompañamiento a los operadores de justicia (Ministerio Público y Poder Judicial) para acabar con el flagelo y usurparon acciones de la Corte Suprema de Justicia respecto al caso Red de diputados ya que fueron contra la independencia de los jueces y magistrados.

Es más, la corrupción campeó dentro de la MACCIH, según la revelación del exjuez antimafias chileno Daniel Urrutia, pues expuso en una comparecencia que en mayo de 2017 entabló una denuncia por irregularidades; ni Almagro u otro alto funcionario de la OEA se pronunció al respecto u ordenó una investigación de oficio para esclarecer el incidente y sancionar a los responsables.

Por su parte, Arbizu aseguró que hay abudante evidencia sobre el destino de los fondos utilizados para pagar personas que no cumplieron sus funciones dentro de la misión dirigida en su momento por Juan Jiménez Mayor y su sucesora Ana María Calderón. Cabe recordar que Jiménez denuncío tras su renuncia -suscitada en febrero anterior- de que Domínguez fue recontratado por la OEA y laboró a control remoto desde Washington sin resultados convincentes.

Ni el Ministerio Público, ni la UFECIC, ni el secretario general de la OEA han reaccionado en torno al nuevo escándalo de corrupción que sacude, irónicamente, a la instancia internacional instalada en Honduras para «combatir la impunidad».

Deja una respuesta

Top