Estás aquí
Inicio > Nacional > Los latidos del Rio Douro

Los latidos del Rio Douro

OPORTO, PORTUGAL 

(Por Martha Ynestroza*) El gran puente San Luis, del Rio Douro divide las dos ciudades, Porto y Gaia. El mágico puente, donde las crecientes latitudes, emergen de diferentes partes del mundo.

Donde cada equipaje, tiene una brecha de encuentro, es el hilo conductor de lo que somos y lo que los caminos hacen que nuestra vida sea interesante.

República Prime, la casa grande de la señora Isabel Moreira, la madre de muchas repúblicas, aquí se acogen y se interactúan muchas historias, unas son relativamente simples y otras son construidas del día a día, de las y los chicos que habitan la casa, dejando un peldaño de historia de sus secuencias en las estaciones de la vida.

El Puente San Luis del Rio Douro, donde convulsionan las energías emergentes, y aquellas que por caso en algún tiempo ya fueron.

El puente Douro, uno de los puentes, más enigmáticos y nostálgicos que he recorrido a lo largo de mi vida, que cuando se cruza, el gran mar del Atlántico, que resuena en sus olas, y su frías aguas despiertan cualquier alma frágil a la vida, frágil al olvido para volverse a encontrar.

Honduras, un escenario totalmente ajeno a esta ciudad, donde convergen muchas culturas y formas de vida; pero donde las personas siempre somos las mismas y la sociedad está compuesta de una mistura de personas que construyen el día a día.

En la gran residencia República Prime, convergen personas de muchos lugares del mundo: China, Polonia, España, República Checa, Argelia, Marruecos, Túnez, India, Argentina, Grecia, Alemania, Ecuador, Venezuela, Bélgica, Brasil, Mozambique, Portugal, Madagascar, Francia y Honduras.

Aquí, puedes tener una óptica diferente y muy sustancial para aprender de las diferencias y al final los continentes, convergentes bajo un mismo techo, y entrando por la misma puerta, sin fronteras ni restricciones.

Hans, estudiante de Ingeniería, su país natal Madagascar y ciudadano francés, es uno de los chicos con vocación de cocinero, y con buen gusto del comer, un leal amigo y sobre todo afable y protector con las personas.

-¿Cuantos países visitaste y cuál es el mejor?
-Inglaterra, Italia, Bélgica, Holanda, Alemania, España, Portugal y Madagascar (El mejor).

-¿Cuáles son los recuerdos de tu niñez?
-Tengo, muy lindos recuerdos de mi niñez, muy agradecido porque en mi camino he encontrado muy buenos amigos para disfrutar la vida en este camino simple.

-¿Cuál es tu trabajo, el área que estudias y que te gusta?
-Me gusta todo que esté relacionado con el arte, la repostería francesa me encanta; en dos meses seré ingeniero y me gusta mucho también esto, porque de cierta forma puedo expresar mi trabajo e imaginación.

-Los kilómetros y la distancia cambian, ¿cómo sientes tu camino ahora?
-Yo pienso siempre que iré archivando los buenos momentos. Ahora me encuentro orgulloso de quien soy, y lo buena persona que puedo ser, estoy aprendiendo mucho y hago esto por mi familia y para mí mismo.

Hans Andrianambinina (Madagascar, África) t y Abel Atlabachew (Etiopía) tuvieron que dejar su país para formarse profesionalmente en Francia y en la actualidad realizan su prática profesional en Oporto, mientras que el pasante de ingeniería, el galo Gregoire Thomas comprende el papel de la migración.

Una de las tantas historias que muchos chicos y chicas tienen que contar, todas son diferentes, lo único que cambia son las fornteras, los continentes y su realidad social y económica, por tanto como experiencia, entre una mas de las personas que abordamos los viajes en la vida, en estas latitudes , cerca del Rio Douro, la vida y el sol puede alcanzar el ocaso, solo para los que se atreven a cruzar las latitudes, como dice Hans, el mejor país, es su país natal -Madagascar-, al final yodos somos ciudadanos del mundo, pero donde vimos nacer el sol, es este el lugar que se concentra en nuestra memoria.

Y en el paseo de la vida nos queda más que comprobar, realizar y afrontar, que somos nosotros y nuestras circunstancias.

Desde el más lindo recuerdo de mi apreciada Honduras en el corazón de Portugal, un viaje más para recordar , las entradas y las salidas del sol en cualquier latitud del mundo.

*Artista y migrante hondureña residente en Oporto, Portugal. 

Deja una respuesta

Top