Wednesday, Jul 24, 2019
HomeEditorialOpinionLos sueños de la oposición

Los sueños de la oposición

(Por Edmundo Orellana) Sueñan que los gringos se lleven al gobernante o, al menos, le quiten el apoyo para que caiga.

Inicialmente, confiaban que marchando de un lado a otro caería. Marcharon, marcharon y marcharon hasta el agotamiento, y quien se debilitó fue la oposición, porque, luego de intentar hasta formar comandos insurreccionales -no para tomar el poder sino para desarmar a la Policía y a los militares-, nadie atendió sus convocatorias a plantones o a marchas.

El fenómeno de los indignados y de las antorchas fue muy peculiar. Demandaban que terminara la insoportable corrupción, atacando la impunidad. Por ello, exigían que algo parecido a la CCIG, con el apoyo de la ONU, se instalase en nuestro país. Era un planteamiento novísimo que gozaba de la simpatía ciudadana y el gobierno desesperado ripostó con marchas de empleados públicos hasta que, convencido de que a nada llegaría desafiando al pueblo, accedió a lo solicitado, pero a su modo. Ni fue la ONU ni fue la CICIH; fue la OEA y la MACCIH. Acertó el gobierno con la OEA, pero no con la MACCIH; pruebas abundan.

El fraude electoral probó el temple del pueblo. Convocaron a las marchas y el pueblo se declaró en insurrección. Hubo tomas para aislar las ciudades, el aeropuerto y también se tomaron las carreteras, especialmente la que conduce a Puerto Cortés, que produjo el más severo daño a la economía, porque las mercancías importadas no pasaban de Choloma, ni las destinadas a la exportación pasaban de ese punto. Si esa toma hubiera continuado por algunos días más, el gobierno habría caído, inevitablemente. Pero los mismos líderes de la oposición desactivaron esa toma de Choloma especialmente, luego de una reunión con la empresa privada que ya resentía sus efectos. ¡Y lo hicieron invitándolos a marchar en Tegucigalpa!

Ahora es que el apoyo gringo sostiene al gobernante. Es cierto que a estos les conviene por razones geopolíticas, porque es el único gobernante confiable en la región para acompañarlos (aquí está la única base gringa de la región) en el rescate de las riquezas de Venezuela, porque si de rescatar la democracia se tratase, el mismo interés demostrarían en el caso de Honduras. Es más, ni siquiera Cuba ha sido tan atacada por esta administración gringa como Venezuela. Es, pues, evidente lo que pretenden. Y en lo mismo andan los rusos y los chinos, solo que del lado de Venezuela.

Cada vez que el orate de Trump twittea o expresa alguna barbaridad contra los gobiernos del Triángulo Norte o, específicamente, contra el gobierno de Honduras, los ingenuos opositores saltan de alegría porque creen que los gringos le quitarán el apoyo y eso provocará su caída. Ignoran que USA no es un país latinoamericano en donde el presidente manda y se obedece ciegamente, como el nuestro; allá las instituciones mandan. Por eso las locuras trumpianas no pasan de ser exabruptos, como el de la invasión a Venezuela o sus acciones antinmigrantes, producto de su odio a los latinos, que expresa con frases insultantes y vulgares, propias de su ralea.

La última decepción fue la famosa lista de corruptos, que, inicialmente, a todos entusiasmó. Sin embargo, cuando reformaron la ley que ordenaba presentarla al Pentágono para responsabilizar de la misma al Departamento de Estado, se hizo evidente que se impondría la diplomacia. La lista salió, como convino a muchos por acá, por eso la congresista Torres acusó a su gobierno de complicidad con la corrupción.

La oposición culpa a los gringos, pero es su responsabilidad que el gobernante continúe y se consolide cada día más, por su debilidad, negligencia, desorganización y peleas internas, y también porque algunos de sus líderes se comportan como si les conviniese la permanencia del gobernante. Esto lo entiende el pueblo que nuevamente está en las calles marchando, exigiendo, esta vez, la salida del gobernante. Con marchas no lo lograrán, porque está apoyado por los cuerpos armados, cuyos agentes de inteligencia seguramente ya infiltraron el movimiento para boicotearlos nuevamente, con actos vandálicos de los que culparán a los manifestantes, y porque los políticos, como hicieron en las marchas anteriores, podrían apropiarse de las mismas.

Repare el distinguido lector, que mientras la población se moviliza, los partidos están afanados en sacar adelante candidaturas prematuras. Este detallito nos revela cuán distantes están los intereses de esos matreros políticos de los intereses del pueblo.

¿Siguen soñando? La respuesta es suya distinguido lector.

FOLLOW US ON:
Familión tomó por
López Obrador: Méx
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT