Wednesday, Oct 23, 2019
HomeExclusivasMagistrado y políticos dieron dinero por soltar narcos; el Rojo regaló armas para ganar lealtades

Magistrado y políticos dieron dinero por soltar narcos; el Rojo regaló armas para ganar lealtades

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

(Segunda parte) Los cárteles de la droga más violentos de Honduras decidieron colocar a sus piezas dentro del sistema de impartición de justicia ya que sabían que no podrían ser perseguidos o se les fabricaban procesos de poca monta para mantenerlos «bajo control» de las autoridades y así seguir con sus negocios amparados a la sombra del poder estatal.

En el Poder Judicial de Honduras se colaron personajes como el actual presidente Rolando Argueta, el magistrado de la Sala Penal Rafael Bustillo y Mario Sales Alvarenga, más conocido en el hampa como el Contador, quienes han sido piezas fundamentales para que la delincuencia organizada y narcotráfico operen en la impunidad, por lo que el crimen -junto a grupos poderosos- se repartieron la justicia cuan botín de guerra y quitaron la oportunidad para adecentar uno de los sistemas más nefastos de América Latina.

En esta nueva entrega, se revelan cómo estos altos funcionarios participaron con mucha diligencia a favor de sujetos como Víctor Hugo Díaz Morales el Rojo y Juan Antonio Tony Hernández en negocios turbios, en alianza y contubernio con algunos líderes del Partido Nacional.

Asimismo, se pretende explicar sobre los alcances de la penetración del narco dentro del aparato judicial que han puesto en jaque toda una institucionalidad corroída por la corrupción.

El arresto y la posterior liberación de los narcos colombianos Rubén Pinilla y Fredy Roldán, no fue un producto del azar o de un tecnicismo (laguna legal), fue preparado y ejecutado por mentes calculadoras, por lo que tuvo como peones al magistrado Bustillo, originario de Comayagua, el mismo Tony que fue el apoderado legal de los que manejaban el narcolaboratorio.

El magistrado Rafael Bustillo (izq.) y el parlamentario nacionalista Gerardo Martínez (der.) se movilizaron para convencer a una funcionaria judicial a fin de dejar libre al narcotraficante Rubén Pinilla (centro). Este era el administrador del narcolaboratorio de Tony Hernández.

CUADROS ÚTILES. Los equipos de investigación de Radio Globo ConfidencialHN lograron confirmar que Bustillo fue utilizado por Tony para mover el dinero que fue entregado a los jueces que dejaron en libertad a Pinilla y Roldán. Para que esta operación pudiera concretarse, tanto Hernández como el diputado nacionalista Gerardo Martínez contactaron a Bustillo, quien a su vez se entrevistó con la magistrada que conoció la causa y le ofreció dinero para que Pinilla y Roldán pudieran ‘defenderse en libertad’. La embajada de EE.UU., por su parte, estuvo al tanto de esta truculenta maniobra empleada por estos personajes.

Y es que el narcolaboratorio, ubicado en La Iguala, en el occidental departamento de Lempira, era propiedad de Tony y los dos suramericanos eran sus socios, por lo que la liberación y la posterior fuga contó en todo momento -ya sea por omisión o complicidad-  con el respaldo de las autoridades.

De hecho, Pinilla reveló en un testimonio que pagó unos tres millones de lempiras para ser excarcelado y prorcionó detalles de cómo fue distribuido el dinero para salir de prisión.

En esa ocasión, el juez Gilman Nolasco determinó decretar el sobreseimiento provisional contra los imputados, aunque la legislación penal vigente establecía la prisión preventiva mientras proseguían las investigaciones. Sin embargo, fue separado y tiempo después apareció como magistrado de apelaciones tras ser ayudado por Sales Alvarenga en las evaluaciones que se efectuaron para ascender de cargo a operadores de justicia.

Las maniobras que realizaron los capos lograron que la justicia estuviera a sus pies a modo de volverse invencibles e intocables y Sales o el Contador, lo sabe a la perfección, pues fue el operador financiero de el Rojo que lo colocó en una posición de privilegio dentro de la estructura que dirigió el exjefe narco hasta que fue arrestado en Ciudad de Guatemala en abril de 2017 y extraditado un año después a EE.UU.

Las investigaciones de este periódico lo ubican como íntimo colaborador de Díaz Morales ya que combinaba su trabajo como recolector de fondos de los permisos de operación en la extinta Dirección General de Transporte y fiel colaborador del exdirector Yovany Dubón y luego como funcionario judicial, en asuntos de contabilidad para la organización criminal de Díaz.

Aunque posteriormente fueron emitidas las constancias de propiedad de las armas, estas fueron entregadas por Samuel Reyes y un gerente de La Armería a alcaldes nacionalistas, diputados y aquellos afines a Juan Orlando Hernández. El hecho ocurrió en el canal de televisión GRT de Gracias en 2014, según las investigaciones.

EL CONTADOR DEL ROJO. Ya siendo funcionario del Poder Judicial, viajaba los fines de semana a San Pedro Sula para actualizar los estados financieros del cártel y solía pernoctar en una vivienda ubicada en la colonia Orquídea, mientras que la oficina -conocida como la muni- estaba a inmediaciones de una empresa concesionaria de vehículos japoneses y a pocos metros de la misma residía el exalcalde Rodolfo Padilla Sunseri.

Entre las funciones que tuvo el Contador de el Rojo fue ser el tutor de uno de sus hijos, identificado como Héctor Augusto Díaz Ramírez, estudiante de la Escuela Agrícola Panamericana de El Zamorano; era él quien respondía ante cualquier requerimiento que efectuara la reconocida universidad, incluso, contrató servicios de helicópteros para que el joven viajara de manera expedita a San Pedro Sula a fiestas privadas que se realizaron en su momento en el Hotel Intercontinental, incluso, iba a traer y a dejar al joven al centro de estudios superiores, de acuerdo a los datos concluyentes obtenidos por los equipos de investigación.

Las empresas que ofrecieron el servicio de transporte al hijo del reconocido narcotraficante están siendo investigados por la justicia de EE.UU. ya que hay indicios de que estarían inmiscuidos en acciones ilícitas.

Las fiestas particulares eran organizadas por Sales Alvarenga, a las cuales solía acudir el Rojo para constatar de que todo estuviera dentro de la normalidad; a estos jolgorios, también acudían algunos parientes del presidente del Poder Judicial Rolando Argueta, entre ellos, Antonio Tony Aegueta y Jhonny, de acuerdo a las imágenes que logró obtener los equipos de investigación.

Producto de su lealtad con Díaz Morales, obtuvo una hacienda en la aldea de Azacualpa, situada a unos pocos kilómetros al este de Tegucigalpa y para fines de seguridad, suele portar una pistola automática Glock, modelo 17 y de calibre 9 milímetros, que le fue traspasada a través de una de las empresas de seguridad que logró fundar el Rojo. Tal arma fue traída de Guatemala en una fecha no precisada.

Los tentáculos del narcotraficante alcanzaron niveles inimaginables incluso para las mismas autoridades, por el hecho de que llegó a tocar las puertas de la familia del hombre fuerte del orlandismo, así como algunos dirigentes del Partido Nacional. Para poder congraciarse con esta cúpula, el Rojo dio generosos regalos, que van desde carros blindados hasta lujosas motocicletas que suelen movilizarse por las principales calles y avenidas de Gracias.

Héctor Velásquez Torres o Toño Frontera (camisa azul) fue el intermediario entre Tony Hernández y el cártel de los Valle Valle; según investigaciones, entregó fuertes sumas de dinero al excongresista. La DEA tiene testimonios sobre los movimientos de los narcos con altos funcionarios.

REGALOS Y BALAS. El hecho de tener alianzas mafiosas con Tony y un selecto club de personas logró ampliar su red de negocios durante sus años de bonanza en Honduras; pudo cooptar -y neutralizar- a cuanto sujeto peligroso atentara contra sus intereses y, por tanto, abundaban los regalos, dinero y cuanto estuviera a su alcance.

Entre los regalos que dio el Rojo están costosos relojes Rolex, toros de raza brahman, armas de fuego, carros de lujo y motocicletas, para lo cual utilizó testaferros o terceras personas que llegaron a formar parte de la estructura. Para el caso, una cuatrimoto, modelo grizzly, la recibió Wilson Pineda Díaz, el actual gobernador de Lempira y hermano del actual administrador de Casa Presidencial Pedro Pineda; a su vez, este personaje es cuñado de Mario Cárdenas Ruiz, un excompañero de Tony en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y primo hermano de la mujer de el Rojo.

Durante esta época, el narcotraficante extraditado a EE.UU. supo congraciar a sus aliados, destruir a sus enemigos y protegerse bajo el amparo estatal, por lo que tuvo a Tony como la línea directa al propio titular del Ejecutivo para sus propios intereses. De hecho, Díaz Morales supo cortejar a su aliado con un reloj, un caballo y un vehículo, entre otros obsequios, de acuerdo a las investigaciones efectuadas en esta entrega.

La danza de regalos dejó al gobernador de Lempira un carro picop blindado, versión 3.0, de color ocre; uno de los cuadros de el Rojo, identificado como Adonay Vásquez, compró alrededor de 15 vehículos a su nombre que estuvieron al servicio tanto del cártel como de Tony, incluyendo una cuatrimoto es usada por Roger Díaz o el Chaparrón.

Tanto Radio Globo como ConfidencialHN lograron determinar que en uno de los automotores adquiridos fue asesinado Marlon Recinos el 6 de mayo de 2011 en una de las calles de San Pedro Sula; resulta que el ahora occiso era la mano derecha del capo guatemalteco Mario Ponce, extraditado a EE.UU. Recinos perdió la vida durante la guerra que se declararon tanto Don H como el Rojo.

¿Por qué Víctor Hugo Díaz Morales fue creando círculos de confianza, anillos de protección, conexiones seguras con altos funcionarios nacionalistas? La nula institucionalidad que se profundizó con el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 permitió a todos los cárteles crecer con sus negocios turbios, a sabiendas de que las autoridades no los tocarían por las circunstancias del momento.

Esta vivienda ubicada en una zona céntrica de San Pedro Sula fue utilizada por Mario Sales Alvarenga para realizar los trabajos de contabilidad de su exjefe Vícto Hugo Díaz Morales, el Rojo; cada fin de semana viabaja a esa ciudad, según las investigaciones.

ÉPOCAS DE NARCOS. En esta época dorada, Tony Hernández, el exsecretario de Defensa Samuel Reyes, el nacionalista Wilson Pineda, el funcionario judicial Mario Sales Alvarenga, el actual presidente de la Corte Suprema de Justicia Rolando Argueta, obtuvieron muchísimos beneficios por ser los operadores políticos del narcotráfico, en especial, por servir con lealtad a el Rojo. Sales Alvarenga recibió un vehículo Mitsubishi Sportero quien lo ha preservado como un recuerdo de esos buenos años que trabajó la contabilidad del cártel, de acuerdo a los datos recabados.

En el caso de Reyes, posee una amplísima casa de campo, ubicada a inmediaciones del aeródromo de Gracias; en ese lugar, se llevó a cabo una reunión entre el exfuncionario, Tony y Héctor Velásquez Torres, más conocido como Toño Frontera, en la cual este miembro del cártel de los Valle Valle, dio a Hernández una fuerte suma de dinero.

Esta práctica se volvió común entre Toño Tony pues se reunieron en varios locales comerciales de Gracias como el Jardín Café y una gasolinera que opera en las cercanías del hospital Juan Manuel Gálvez. En uno de las reuniones, el excongresista recibió a través del emisario del exjefe narco Luis Valle Valle José Antonio Madrid o Chepe Galeas unos 50 mil dólares y tiempo después le entregó un paquete en el cual iban más de 250 mil dólares.

Misteriosamente, Toño Frontera no volvió a participar más en las entregas de dinero, según los testimonios que proporcionaron algunos partícipes de estos encuentros a la embajada de EE.UU. en Honduras.

La occidental ciudad de Gracias, una de las localidades más deprimidas de Honduras, se convirtió de la noche a la mañana en una zona próspera, muy promocionada en los medios a fin de convencer a los escépticos sobre las maravillas del lugar, pero también se volvió uno de los centros de operaciones de el Rojo, quien fracasó con una empresa de televisión por cable, pero aprendió las lecciones para no repetirlo con el trasiego de drogas.

En esta comunidad, la alta cúpula política y judicial usaron los hoteles y fincas de la familia Hernández Alvarado para celebraciones que terminaban en desenfreno, con esbeltas jóvenes colombianas y «tomas por asalto» uno de estos establecimientos que administraba Tony en las que participaba como anfitrión y operador clave en el negocio de los estupefacientes.

Los equipos de investigación de Radio Globo y ConfidencialHN se entrevistaron con personas de bajo perfil, quienes concidieron que en cierta ocasión se reunieron para celebrar el cumpleaños de Mario José Cubeta Cálix Hernández y al hotel Posada de Don Juan llegaron alrededor de 19 prostitutas de origen colombiano que fueron atendidas por el mismo Tony y su esposa, conocida como Vanessa y el local permaneció cerrado durante tres días.

Al respecto, un informante de la embajada norteamericana confesó que Hernández celebró un cumpleaños en una de las propiedades de Gracias y colocó en la cuenta de su esposa unos 250 mil lempiras.

LOS HELICÓPTEROS DE SAMUEL. En esa misteriosa bonanza que comenzó a vivir Gracias también cuenta con una pieza que está profundamente relacionada con Juan Antonio Hernández: Samuel Reyes Rendón. ¿Qué papel jugó este diputado azul? Pues resulta que Reyes colaboró profundamente con su socio y aliado político dentro del cártel según las confesiones que documentaron agentes de la DEA por varios años.

De hecho, las revelaciones apuntan a que Reyes -hijo del cafetalero Asterio Reyes- es conocido por su don de gentes, pues en diciembre de 2016, reunido junto al administrador de La Armería, mandó a llamar a los alcaldes nacionalistas de Lempira para darles un arma israelita Jericho. 

En ese encuentro, celebrado en el canal 31 GRT de Gracias, propiedad de Juan Orlando Hernández, se repartieron 40 armas automáticas, siendo también beneficiados Tony, Juan Carlos Valenzuela, Agapito Rodríguez, Salvador Valeriano, Gustavo Pérez, el gobernador Wilson Pineda y Mario José Cálix. A ninguno de los favorecidos se les dio una constancia de que las pistolas eran de legal procedencia.

A Reyes también se le relaciona con algunos negocios turbios que pudo entablar mientras fue responsable civil de las FFAA. Uno de los socios de este personaje, de nacionalidad israelí y proveedor de armas al Ejército, viajaron a Brasil para adquirir tecnología militar aérea, así como la repotenciación de los aviones de combate F5.

En una operación que jamás pudo ser esclarecida por los entes de inteligencia e investigación, el actual legislador se hizo de un helicóptero que suele estar aparcado en el aeródromo graciano. Ese privilegio le permitió incluso darse lujos que ni los potentados de Honduras podrían darse, como dar aventones a mujeres activistas del Partido Nacional por la cabecera de lempira y tomar licor en uno de los salones VIP que suelen permanecer desocupados.

Los negocios que terminaron beneficiando a este líder político le dieron oportunidad de quedarse con vehículos todoterreno blindados y una casa cuyo valor supera el millón y medio de dólares.

El exsecretario de Defensa Samuel Reyes (foto inserta) obtuvo mediante negocios turbios un helicóptero que suele permanecer estacionado en el aeródromo de Celaque, en Gracias. En la vivienda del actual congresista (der.) se habría reunido con Tony Hernández y Toño Frontera, un emisario de los Valle Valle para la entrega de dinero.

EL CLAN DE ARGUETA. Este amplio trabajo de investigación de Radio GloboConfidencialHN deja al descubierto que la colocación de cuestionados personajes en la administración de la justicia no fue por meras componendas políticas del actual partido en el gobierno, sino por el narcotráfico que aún sigue reinando un país colapsado por la violencia y la falta de institucionalidad que ha obligado a ceder parte de la soberanía judicial a otros países para que juzguen a quienes han traficado estupefacientes a gran escala.

El surgimiento, y ascenso meteórico de Rolando Edgardo Argueta Pérez, forma parte de las alianzas entabladas por altos mandos del Partido Nacional con los cárteles; aprovechó ese ascenso que tuvo como magistrado de apelaciones de Santa Rosa de Copán hasta la presidencia del Poder Judicial para beneficiar a varios de sus parientes inmersos en el narcotráfico.

A uno de sus familiares, Mario Cruz Pérez, le aseguraron el supermercado El 20 menos que opera en Santa Rosa de Copán por presuntos nexos con los Valle Valle, pero en tiempo récord le devolvieron el negocio y un hotel gracias a los buenos oficios de Argueta y su primo conocido como Jhonny; de acuerdo a los datos recabados, el establecimiento fue devuelto en dos días y volvió a operar con normalidad.

A pesar de que las autoridades tenían indicios racionales sobre su posible participación en la narcoactividad, Cruz Pérez dijo en agosto de 2014 que «jamás hemos tenido con personas que cometan ilícitos».

El actual presidente de la Corte Suprema de Justicia sabe de que tiene fuertes compromisos con la delincuencia organizada. Su suegro, Vicente Chente Lara, está vinculado al Cártel de occidente ya que prestó unos predios de su hacienda Campo la sierra tejeras para aterrizar narcoavionetas. Esta pista, observaron los investigadores de Radio Globo ConfidencialHN está situada en Lepaera, unos pocos kilómetros al norte de la cabecera departamental de Gracias.

Antes de volverse un potentado, Chente Lara tuvo modestos oficios, entre ellos, destazador de reses, pero resultó beneficiado por sus aportes al trasiego de drogas que ocurre con frecuencia y una espantosa naturalidad en Lempira, de acuerdo a los relatos de vecinos de Lepaera que pidieron permanecer en el anonimato.

Uno de sus hijos, Henry, también cuñado de Argueta, ha ido alcanzando posiciones dentro del sistema de administración de justicia y el hecho de que su hermana esté casado con el alto juez le ha permitido gozar de privilegios como viajar por helicóptero hasta la próspera Lepaera.

Se pudo confirmar que este funcionario suele ser escoltado por agentes de la Policía Nacional, aunque no tiene un puesto que le generara riesgo de ataques armados, salvo ser asesor de su cuñado y atribuirse funciones como la de nombrar personal que sea afín a los intereses del orlandismo y el Legislativo.

Espere la tercera parte…

Uno de los primos del titular del Poder Judicial Rolando Argueta, Jhonny (camisa negra), recurrió a los buenos oficios de su pariente -cuando fungió como jefe de fiscales- para que en tiempo récord le ayudara a devolver a una persona el supermercado el 20 menos por sus presuntos nexos con los Valle Valle, según las investigaciones de Radio Globo y ConfidencialHN.

FOLLOW US ON:
El Negro Lobo revela
Tomadas instalacione
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT