Monday, Jul 15, 2019
HomeNacionalMaradiaga se lamenta con sus curas: “De todos lados me pega el demonio”

Maradiaga se lamenta con sus curas: “De todos lados me pega el demonio”

MADRID, ESPAÑA

(Por María Guadalupe Cisneros Vaquedano para Infovaticana) En la reunión mensual del clero arquidiosesano de Tegucigalpa, El cardenal Rodríguez Maradiaga, este martes recién pasado seguía su obsesión con las redes sociales, “bautizadas”, por él, como “redes fecales”, lanzándoles todo tipo de condenaciones, así como a todo aquel que denuncia sus actos de corrupción y abuso.

¿Será que el cardenal Maradiaga por sus múltiples ocupaciones con el C9 y ahora como “abogado” del Espíritu Santo, no ha caído en cuenta que vivimos en el siglo XXI y que él no es parte de aquella “Santa Inquisición Romana” del siglo XVII con el “Caso Galileo”? El “Caso Galileo”, como todos sabemos, trata sobre los aportes científicos de “El Padre de la Ciencia Moderna” Galileo Galilei.

Maradiaga se queja por estar en el ojo del telescopio de las redes sociales, que en busca de la verdad revelan, entre otras cosas su actos inmorales.

Galileo se esforzaba por buscar la verdad sobre el cosmos, frente a las creencias de su tiempo. Instituciones como la Iglesia Católica se atribuían la propiedad de la verdad, y todo aquel que se oponía a esas creencias era víctima de castigos severos.

Hoy las redes sociales, que son parte de esos avances científicos y que por suerte no están bajo el control de personas como Maradiaga con pensamiento retrógrado inquisitivo, igual que Galileo Galilei buscaba revelar las verdades sobre el universo, Maradiaga se molesta porque las redes sociales le revelan su universo de corrupción.

Pero las redes sociales no son los únicos blancos de los dardos venenosos que lanza Maradiaga, también están aquellos “Galileos” que denuncian sus verdades y ponen al descubierto su vida de mentira, abuso de poder y corrupción.

Tal es el caso de las palabras pronunciadas, por él, en la reunión del clero arquidiosesano de Tegucigalpa el día martes 4 de septiembre.

En una forma cínica, Maradiaga busca lavar su cara ante su clero, para “explicar y advertir” a sus subalternos, sobre las noticias que salen a luz pública por medio de dichas redes sociales que para su desgracia no tiene modo de controlar. Se refiere temerariamente al Padre Bernardo Font Ribot, de la siguiente manera:

…Hace dos años me llega una citación de un tribunal , en el cual yo estoy demandado por veintidós millones de lempiras, por salarios caídos del sacerdote Bernardo Font… se tuvo que hacer el proceso, yo tuve que ir al tribunal también y a declarar y lo digo allí demostrar en primer lugar que está incardinado en la Diócesis y tampoco tiene derecho a ningún salario ni salario caído… entonces el tipo fue y se le rechazó la demanda. Todavía no está solucionado porque ha ido a casación y está en manos de la Corte Suprema…pero este señor se afilió con una viuda que me ha demandado también porque dice que yo le robé sus ahorros… O sea que…de todos lados me pega el demonio… pero ahora tiene la desfachatez de escribir una carta abierta al papa Francisco…una carta abierta sino se manda cerrada al destinatario es también completamente en vano carta abierta.

Bueno… Si el destinatario la recibe y la lee se puede decir que es una carta abierta.

De lo contrario es un desahogo de una persona desequilibrada por el Delirium Tremens y por el alcoholismo, que simplemente se dedica a ofender a insultar y a denigrar su Diócesis.

¡Eso…! Es un miembro de la iglesia…es un sacerdote…eso es una persona que está enferma mental, pero yo se los digo para que sepan, porque como por esas redes circulan todo tipo de basura…Para que ustedes sepan de qué se trata…Esta persona dice que injustamente lo privé del ministerio, yo no hice más que cumplir la ley de la iglesia, acusaciones delicadas de conducta homosexual…de una vez…está privado del ministerio y no tiene ni derecho al ministerio, porque una persona que ha practicado lo que está contra el derecho canónico…Un sacerdote no se puede dedicar a negocios.

Y este es un negociante tiene hasta acciones en la compañía Lacsa de Costa Rica pero le llaman así pero es parte de Avianca y es un Comerciante, un negociante…de por sí está privado del ministerio por esa razón, pero es bueno que sepan porque ahora los patos le tiran a las escopetas. No es la escopeta la que le tira al pato.

Y todo puede pasar que hasta un delincuente se atreve a denigrar a su madre iglesia… Bien para que sepan de qué se trata, verdad, porque de todo eso que divulgan esas llamadas redes sociales…. 

El Padre Font Ribot es un sacerdote español con 50 años al servicio del reino de Dios, y sus últimas dos décadas las ha ofrecido a la arquidiócesis de Tegucigalpa. Font Ribot en manifestaciones de desesperación y angustia, ha tocado las puertas del papa Francisco para que lo deje pasar sus últimos días al servicio de Dios, como lo hizo durante 50 años.

El clamor de Font Ribot se deriva de su profunda depresión emocional que ha sufrido desde el año 2005, cuando injustamente e inexplicablemente fue expulsado de la arquidiócesis de Tegucigalpa por el exobispo auxiliar Juan Pineda Fasquelle y el presbítero Carlomagno Núñez, quienes seguían las instrucciones de su obispo jefe.

La dramática carta enviada por Font Ribot relata la forma de cómo, él llama, fue “usado y tirado” por su eminencia Rodríguez Maradiaga.

Maradiaga, cuenta en su misiva el Padre Font, le dio visto bueno para que ejerciera su ministerio en la arquidiócesis de Tegucigalpa sin descuidar sus bienes heredados por sus padres. Font alega que Maradiaga aprovechó su caudal económico y que cuando este se agotó lo corrió, valiéndose de una triste y mal entendida transacción de activo.

Lamentable escuchar esperpento discurso de alguien que está llamado a orientar y apacentar las ovejas. Un verdadero pastor de la Iglesia Católica no puede referirse así a un hermano de ministerio. Nos preguntamos: ¿qué habrán pensado todos los sacerdotes presentes en esa incómoda reunión? ¿Habrán dicho para sus adentros, seremos nosotros tratados del mismo modo? ¿Estará su eminencia reafirmado para sí mismo su famoso dicho “si quieres tener un enemigo, hazle un favor a alguien»?

Creemos también que Rodríguez Maradiaga debe tener un poco más de caridad con las personas como el padre Font Ribot, quien se entregó al trabajo de su arquidiócesis, como también un poco más de caridad con la viuda del embajador de Honduras ante el Vaticano Alejandro Valladares, doña Martha Alegria Reichmann, a la que en el mismo discurso se refiere como simple y llanamente “una viuda”, sin merecer si quiera mencionar su nombre.

“Una viuda”, que según sabemos, lo albergó, lo alimentó, lo vistió, que lo ayudó incluso a obtener muchos reconocimientos por intercesión de su esposo, el embajador Valladares.

Cardenal Oscar Andres Rodríguez Maradiaga, recuerde que todos daremos cuentas al rey de reyes, ojalá y no le pase lo de Lázaro con el rico, pidiéndole al padre Abrahám que le envíe al padre Bernardo Font o a doña Martha Alegria Reichmann para que moje en agua la punta de su dedo y refresque su lengua, porque está atormentado en llamas.

FOLLOW US ON:
Conflictos de ASJ: s
Reelección
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT