HomeNacionalMeza reveló que investigador privado de EE.UU. lo presionó para «que ayudara» a Tony Hernández

Meza reveló que investigador privado de EE.UU. lo presionó para «que ayudara» a Tony Hernández

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Días antes de la muerte de Magdaleno Meza o Nery Orlando López Sanabria, habría sostenido contactos con funcionarios antidroga de EE.UU., con quienes estaba dispuesto a colaborar a fin de esclarecer cuáles fueron sus nexos con Tony y Juan Orlando Hernández en el trasiego de drogas rumbo a la nación del norte.

En una serie de audios, el fallecido socio de Tony narró cómo fue el encuentro que sostuvo con el investigador privado Chase Lalani, quien lo visitó mientras estuvo recluido en el penal de ultra alta seguridad santabarbarense de el Pozo, en donde fue asesinado por miembros de una pandilla en octubre anterior, ya que poseía suficiente información que comprometía al inquilino del palacio José Cecilio del Valle.

En las grabaciones que realizó el ahora occiso, compromete a un reconocido abogado, quien -según él- «por error» lo tenía en ese presidio.

En las notas de voz que tuvo acceso este periódico, señalan que Lalani pretendió sustraer información sin garantías de seguridad o de trasladarlo a otro penal donde pudiera estar a salvo de las amenazas que recibía de manera constante. «Vino un investigador privado de la USA (EE.UU.) que quería todo lo que sabía de TH, si no me está beneficiando en nada, a mí me traés un acuerdo en qué me vas a ayudar y te diré lo que sé y se molestó…», dijo Meza.

«Si te transfiero de centro penal, me dijo, voy a volver a hablar contigo… y con mis abogados americanos presentes y con un agente de la DEA -le dije yo-, y eso no le gustó porque quiere que le dé toda la información sin nada a cambio», externó.

Añadió que fue poco lo que le dijo al investigador privado y que estaba en prisión «por un error de un abogado» a quien identificó como Marlon Duarte «un abogado famoso» y que fue a parar a el Pozo porque, supuestamente, le habría dado dinero a funcionarios del sistema penitenciario.

Escuche las confesiones de Magdaleno Meza meses antes de ser ultimado: 

«Me preguntó por qué me habían enviado para acá y le dije que por dinero y cuanto le diste, tanto, y ¿por qué te mandaron para acá?, porque (Duarte) le dio tanto a la gente del instituto Penitenciario y me mandaron para acá y porque se le hace más fácil a ellos mandarme a este lugar que pagarme mi dinero», reza la conversación que Meza sostuvo con Lalani unas semanas antes de ser eliminado.

Lo que pretendía el investigador -añadió- era obtener información sin garantías de seguridad, ya que solamente buscaba obtener datos que ayudaran a salvar a Hernández de una larga condena en prisión y que las pocas promesas estaban orientadas a cambiarlo de prisión y quitarle el confinamiento, «no tengo por qué darte explicaciones a vos, si no sos un agente de la DEA o me traés un acuerdo firmado por la fiscalía de allá (Nueva York) y por mis abogados presentes».

No obstante, su interlocutor lo amenazó al decirle que no podría ayudarlo a «quitarle el régimen de castigo» que estaba padeciendo.

«Si querés que hablemos, transferime de este centro penal a otro», le exigió el difunto a Lalani, quien estaba colaborando con la defensa de Tony en el juicio que se realizó en octubre anterior.

«El hijo de puta me amenazó y me dijo que iba ir ‘donde los otros muchachos’, ¿sabés quién te puso el dedo (acusó) a vos? Sí sé. ¿Sabés cuánto tiempo tenían de investigación? Sí sé, meses atrás. ¿Sabés quién te puso el dedo a vos?, y me mencionó a los que estaban presos y yo sé por qué venís, no me hago el pendejo, ¿querés ayudar a Tony o hundirlo y me dijo que quería ayudarlo, porque venía de parte del defensor y si lo querés ayudar, transferime de centro penal y hablamos. Me dijo que iba a hablar con los otros muchachos que están presos y si ellos me dicen otra cosa, no respondo, así como amenazándome», señala otro audio al que tuvo acceso Radio Globo ConfidencialHN. 

Ambos medios revelaron en mayo anterior que la cabeza del presunto narcotraficante estaba tasada en 10 millones de lempiras; en su momento, el apoderado Carlos Chajtur consideró como «grave» la muerte de su cliente, ya que era sujeto de investigación por la justicia de EE.UU. por sus nexos con el narcotráfico.

De hecho, reafirmó que desde hace varios meses venía pidiendo el traslado de su cliente a una prisión militar donde pudiera estar seguro ya que su vida corría alto riesgo.

Asimismo, advirtió que la esposa de Meza, Julissa Bandy García «está en extremo peligro» ya que esta recluida en la cárcel de mujeres de Támara, en la periferia norte capitalina.

Chajtur dijo “el único responsable es el gobierno de Honduras ya que habíamos solicitado el traslado en más de una ocasión; el juez que conoce la causa no tuvo el valor de autorizar el traslado”.

De acuerdo a investigaciones, el narcotraficante hace unos cuatro años atrás fingió su muerte y preparó su entierro al que pocas personas asistieron, además se mostró una fotografía de un cadáver en el ataúd que supuestamente había sido sepultado.

Respecto a la muerte violenta del socio del capo cachureco, también se evidencia que las cabezas visibles del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Rosa Gudiel y German McNeil, tienen una cuota de responsabilidad, ya que tenían total y completo conocimiento de que la vida del ahora occiso estaba en vulnerabilidad y jamás hicieron caso a los reclamos de Chajtur, por lo que se convierten en cómplices de la trama.

El principal beneficiario de la muerte de Meza es Juan Orlando Hernández, ya que se extingue la causa penal formulada en Honduras contra el cuadro de los hermanos Luis y Arnulfo Valle Valle; no obstante, este hecho marca un giro hasta peligroso porque podría desatarse una persecución sin límites contra los cabos sueltos que aún están en el país y sería de proporciones impredecibles.

FOLLOW US ON:
Asesinan a defensor
Siniestrado un avió
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT