Estás aquí
Inicio > Exclusivas > Misteriosos contratos del Hospital Escuela cuestan a los hondureños 125 millones (PARTE I)

Misteriosos contratos del Hospital Escuela cuestan a los hondureños 125 millones (PARTE I)

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Mientras las autoridades del Hospital Escuela Universitario (HEU) reclaman a cada instante al secretario de Finanzas, Wilfredo Cerrato, que eleve el presupuesto para la compra de insumos y equipos para el centro asistencial a fin de atender a la población.

Esconden entre papeles y estados financieros una fuerte suman de dinero que asciende a 490 millones 344 mil 617 lempiras. Tal cifra ayudaría a brindar un radical cambio al centro asistencial administrado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Según el balance general del HEU actualizado al 28 de febrero de 2017, sus activos son de 928 millones 359 mil 283 lempiras con 76 centavos; sólo en la caja interna cuentan con 459 mil 874 lempiras con 70 centavos, lo que hace que el hospital tenga una considerable suma de dinero en disponibilidad para responder a cualquier eventualidad.

Al analizar este balance, revela la fuerte sanidad financiera que tiene el Hospital Escuela; pero no justifica el fuerte incremento que realizó en fecha reciente que fue en más del ciento por ciento y complica el bolsillo de los pacientes porque no pueden costear la atención.

BALANCE

Al respecto, El oficio 433-JDGHE-15 del 29 de mayo de 2016 al que accedió este periódico, establece que hubo un “ahorro” de unos 247 millones de lempiras, desglosado en varios renglones que consisten en campañas de limpieza para combatir el chikunguña y dengue, sistemas de información automatizado, pago de deudas y proyectos de infraestructura y planta de oxígeno.

Según la Ley del presupuesto, todas las instituciones están obligadas a entregar cada 31 de diciembre el sobrante que no fue utilizado; sin embargo, en el HEU esto no vale, a juzgar por la fuerte suma de dinero que tienen en su poder producto del “ahorro” en que han incurrido en los últimos años, cuando no hay medicinas e insumos para atender a la población.

En la gestión de la UNAH en el Hospital Escuela, se ha impuesto el autoritarismo y el secretismo sobre la adquisición de equipos para el trabajo que realiza el personal. Por ejemplo, la resolución 03-2017-JDHE-L resolvió comprar por 956 mil 432 lempiras con 68 centavos a la empresa Promoción Médica (Promed) un equipo de refrigeración cuando hubo dos empresas que lo vendían a precios muy cómodos, entre ellos, Distribuidora Comercial (Dicosa) y Productos de diagnóstico y laboratorio (Prodylab), cuyos montos oscilaban entre los 776 mil 032 lempiras y 374 mil 325 lempiras, de manera respectiva. La adjudicación fue firmada por la jefa médica Elsa Palou en beneficio de Promed, sin dar explicaciones sobre el oneroso contrato.

Lo mismo ocurrió con la adquisición de dos plantas generadoras y la instalación de una red de distribución y aseguramiento de oxígeno para el centro asistencial; la empresa Simedic se agenció la licitación al presentar una oferta de 53 millones 316 mil 556 lempiras con 45 centavos, según el documento LPN-11-2016-HEU-SOMHEU.

Las empresas Tecma –cuyo monto fue de 49 millones 025 mil 053 lempiras– e Infra de Honduras cobraba siete millones 223 mil 780 lempiras, no fueron calificadas para ser proveedores de servicios al HEU, según demanda la Ley de Contratación del Estado. Al cierre de este trabajo de investigación, las autoridades hospitalarias no se han pronunciado sobre la onerosa contratación, tampoco una justificación que avale la altísima adquisición del equipo.

Las empresas que ofrecieron mejores precios y fianzas razonables, no protestaron por la elevada contratación que hizo el HEU que supera los 53 millones de lempiras.

Estos incidentes reflejan la falta de una cultura de transparencia por los ejecutivos por una efectiva rendición de cuentas en beneficio de los intereses de la sociedad que paga con sus impuestos. Los contratos multimillonarios revelan la falta priorización en el gasto de los recursos, ya que se podrían adquirir más equipos, medicinas y tecnología para los pacientes más pobres. No obstante, la indiferencia prima en sus directivos.

licitacion

Aunque la administración del HEU se ha jactado de sustanciales ahorros, se olvidaron del juramento hipocrático ya que aumentaron los servicios que utilizan exclusivamente los pobres, quienes se ven obligados incluso a entrevistas vergonzosas para recibir el perdón del pago de las consultas y tratamientos que reciben en el principal centro hospitalario del Estado.

Desde luego, las irregularidades que ocurren en ese hospital se pagan con castigos. El urólogo Denis Chirinos fue víctima de la persecución emprendida por las autoridades al suspenderlo de sus funciones durante ocho días.

Por los altos costos que debe sufragar el HEU respecto a la contratación de servicios con contratistas particulares, según el balance, tendrá que pagar 125 millones 242 mil 292 lempiras.

De hecho, al analizar las facturas que paga la institución, hay contratos suscritos con algunos proveedores, entre ellos, una agencia de seguridad que cobra ocho millones 126 mil 794 lempiras por agredir a los familiares de los pacientes que llegan desesperados a ayudar a sus parientes que padecen determinadas enfermedades.

Existen contratos de víveres de cinco millones de lempiras; insumos de limpieza por 789 mil lempiras; víveres cuyos montos oscilan entre los 468 mil y 1.2 millones de lempiras que se pagan de manera religiosa a los proveedores. Por ejemplo, a la pescadería Miramar se le han transferido fuertes sumas de dinero; en agosto de 2016 recibió 468 mil 262 lempiras, según el documento firmado por el jefe de la unidad de licitaciones Marco Flores.

CODELEX2

Además, la empresa Dimesa recibió un millón 371 mil 631 lempiras e Imlab ganó nueve millones 141 mil 032 lempiras en concepto de equipos médicos. Aunque los pacientes suelen recibir la frase “no hay” cuando piden medicinas o tratamientos, en las contrataciones aparecen de manera desglosada los montos que deben ser pagados a las farmacéuticas nacionales y extranjeras.

Una fuente anónima -que conoce a profundidad el funcionamiento del centro asistencial- comentó a este periódico que le resulta hasta extraño que desde que la rectora de la UNAH, Julieta Castellanos, tomó control del Hospital Escuela, no se den casos como el vencimiento de fármacos, la nefasta calidad de los insumos y tecnología médica que ha sido denunciada de forma constante por los médicos y personal auxiliar, aunque eso les cueste una sanción.

«Si la administración ha sido tan eficiente que el ahorro del que han venido hablando hace varios meses, se contradicen, pues al incrementar el servicio en las atenciones y consultas médicas, queda al descubierto que no tienen una economía eficiente, todo está plasmado en papeles…aun y cuando reciben ayuda de varias instituciones privadas y de beneficencia y a pesar de los gastos de remodelación, no se terminan de ver los resultados ni la atención que merecen los pacientes», dijo la fuente.

Con relación a los negocios de comidas y bebidas que operan dentro del HEU, nadie sabe cómo funcionan, cuánto pagan a la entidad y los beneficios que reciben al vender a precios elevados con relación a los establecimientos que funcionan en la parte exterior.

Una búsqueda hecha por ConfidencialHN en el sitio unico del Instituto de Acceso de la Información Pública (IAIP), asignado al Hospital Escuela Universitario no hay datos sobre el acuerdo de servicios suscritos por una empresa vendedora de repostería y un establecimiento vendedor de bebidas preparadas con café, los beneficios que recibe el HEU, en qué condiciones se firmaron y el tiempo de duración del contrato.

A fin de cuentas, los perdedores son los pacientes y sus familiares quienes deben comprar alimentos y bebidas a precios altos; los vigilantes les prohíben salir del establecimiento para adquirir comida, refrescos y café a bajos costos.

Sobre el servicio de limpieza, el HEU elevó en 15 millones 701 mil 633 lempiras el valor del contrato a la empresa Codelex, cuando en agosto de 2016 le pagaba, según el contratación LPR-05-2016-HEU-SH y contrato 76/2016, unos 21 millones 637 mil 717 lempiras y ahora debe cancelar 37 millones 339 mil 350 lempiras, de acuerdo a la licitación 07-2017-HEU-SH.

Es decir, que hubo una sobrevaloración de un 57 por ciento en el valor del contrato por la prestación de servicios de limpieza que brinda Codelex al centro hospitalario.

Mientras los excesos cometidos por la administración del HEU prosiguen, los pacientes tienen que seguir pagando fuertes sumas de dinero en un peligroso camino a la privatización del centro que atiende a los más pobres de Honduras.

HEU1

Este periódico alertó el pasado 1 de marzo que según el oficio 004 DCYPHE-2017 del 21 de febrero de 2017, elaborado por Vanessa Castillo, jefa de caja de pagaduría del HEU ordena que a partir de la fecha haya un considerable aumento al costo de los servicios que ofrece.

Para las mujeres que han dado a luz y se les dio alta, deberán pagar unos 400 lempiras, reza el comunicado; asimismo, el hemograma –solicitado por los médicos para diversos exámenes– costará diez lempiras.

Con relación a las recetas, cada una tendrá un valor de cinco lempiras, aunque “se respetarán los precios de los medicamentos especiales” como la insulina, calcio y otros fármacos que distribuye el HEU.

En caso que una persona sea ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos, tendrá que aportar obligatoriamente 500 lempiras y los exámenes de emergencia tendrán un valor de 200 lempiras.

Deja una respuesta

Top