HomeNacionalMorgue capitalina espera tres meses para entregar cadáveres olvidados a familiares

Morgue capitalina espera tres meses para entregar cadáveres olvidados a familiares

TEGUCIGALPA, HONDURAS

En teoría, el entierro de los cadáveres desconocidos es de ocho días, pero Medicina Forense se toma tres meses para que los familiares puedan reconocerlo. Si no es así, serán un código, un número más en la fría estadística de los anónimos.

Reconocen sin ambages que se ven obligados a pasar por alto normas sanitarias respecto a la conservación de cadáveres para que algún familiar, amigo o conocido pueda dar con el desconocido que yace en cuartos fríos de la Morgue del Ministerio Público.

No suele resultar extraño que los fallecidos ocupen espacio en los modernos cuartos fríos por una larga temporada, hasta que son enviados a los ya modestos nichos y no a fosas comunes como ocurría en el pasado.

En tanto, la violencia que suele padecer Honduras hace que las salas de autopsias pasen abarrotadas de cuerpos sin vida y esto motiva la ampliación del periodo de espera de los cadáveres.

Algunos médicos han afirmado a ConfidencialHN que la ampliación es porque hay dos cuartos fríos con la capacidad para almacenar hasta cien cuerpos a la vez; además guardan la esperanza que algún familiar llegue a buscar al ser querido y se lo lleve al pueblo a darle sepultura.

fosa comun

Sólo en 2016, se han registrado más de tres mil autopsias en las morgues de Tegucigalpa y San Pedro Sula; unos 300 registros han documentado las morgues móviles que ha puesto a disposición el Ministerio Público.

A LA CIENCIA. Según artículo cuatro, apartado 202 del Código de Salud, los directores de instituciones del sistema hospitalario nacional, o en su defecto, los jefes del servicio de anatomía patológica, deberán ordenar se realice la autopsia en aquellos cadáveres de pacientes fallecidos durante su internamiento y, si no fueran reclamados, se enviarán a la escuela de medicina para su uso docente.

Y es que en este año, unas 70 personas que fallecieron por varias causas, fueron olvidados por sus familiares por falta de dinero o, porque se olvidaron de ellos, por lo que pasarán el resto de los días pasando de un estudiante a otro para dar aportes a la ciencia sobre cómo funciona el cuerpo y sus órganos.

Desde 2009 a la fecha, unos mil cadáveres fueron apilados en fosas comunes con un código, sin rituales religiosos o el llanto de los familiares. Apenas llega un cura y varios hombres que se acostumbraron a devolver a la tierra a aquellos que se convirtieron en un número.

Para darle algo de dignidad a los restos de un ciudadano que fue olvidado por la familia, la Dirección de Medicina Forense con la ayuda de la alcaldía capitalina y el Comité Internacional de la Cruz Roja logró la construcción de 300 nichos, donde su estadía será de dos años antes de ser arrojados a una fosa común.

master

FOLLOW US ON:
Dos policías devuel
20 por ciento de los
Rate This Article:
1 COMMENT
  • Nancy Montoya / 9 agosto, 2016

    Ni para eso hay respeto. Para los hondureños. Realmente no vale os nada. Para estos. Cachurecos

LEAVE A COMMENT