Estás aquí
Inicio > Nacional > Muere emblemático cantautor popular “Macario Mejía”

Muere emblemático cantautor popular “Macario Mejía”

Por: Juan Alfaro Posadas

En las últimas horas de la tarde del sábado anterior falleció en una de las salas del histórico Hospital San Felipe de Tegucigalpa, el popular cantautor nacional, “Macario Mejía”, a consecuencia de la Covid-19, y tras catorce días de sufrimiento.

Macario, quien era uno de los integrantes del “Dúo de los Hermanos Mejía”, le cantó a los partidos Liberal, Libertad y Refundación (Libre), y a los equipos de la Liga Nacional de Fútbol Olimpia, Marathón y Motagua, pero ninguno de ellos le tributó un homenaje en vida, como suele ocurrir en Honduras, con las personas que se destacan en alguna ciencia, arte u oficio.

Macario, de 77 años, era hermano de Delio –el otro integrante del dúo -, que murió en junio del año pasado.

El cantante y compositor Macario estaba casado con doña Consuelo Martínez, quien ahora queda bajo el amparo de sus hijos, nietos y demás familiares, en su hogar de la populosa colonia Kennedy de Tegucigalpa.

Macario, como lo llamaban sus amigos, compuso canciones como “Historia de los liberales” y “Es Pa fuera que vas”, que sonó en la campaña política de 2013 y otra en 2017, cuando el Pinu y Libre sellaron la alianza para postular a Salvador Nasralla a la Presidencia de la República.

Tras su deceso, el Presidente José Manuel Zelaya Rosales y coordinador general de Libertad y Refundación ordenó a sus seguidores “honrar” la memoria de Macario en todas las plazas públicas.

También dijo Zelaya Rosales que le “duele en el alma” la muerte de Macario, y que su espíritu rebelde y su fuerte voz de protesta contra la injusticia y la tiranía “nunca se apagará”.

Esas son palabras huecas, que se las lleva el viento, y que de repente no salen de lo más profundo del corazón del caudillo del partido de la bandera rojinegra, y anteriormente, de las filas liberales.

El eximio cantautor nacional murió resentido con la cúpula de Libre, porque estaba consciente que nunca le dieron el valor que él tenía como artista y como un leal seguidor de ese instituto político y de la familia Zelaya Castro.

También lo dijo Macario, en más de una ocasión, que los presidentes José Simón Azcona del Hoyo, Carlos Roberto Reina y Carlos Flores Facussé lo ignoraron durante sus mandatos.

Del único que afirmó tenía gratos recuerdos era del ex presidente Roberto Suazo Córdova, que le dio su casita, que siempre conservó en la colonia Kennedy de la capital.

Particularmente Libre, creemos que perfectamente le pudo haber asignado una pensión vitalicia, un vehículo con su respectivo chofer, y atenderlo durante su enfermedad de la Covid-19, llevándolo a un hospital privado, donde quizá le hubiesen dado una mejor atención, y posiblemente rescatarlo de las garras de la muerte.

Sin embargo, la cúpula de Libre y quienes se consideran dueños de ese instituto político, creen que sus militantes están obligados a servirles en todo momento de manera incondicional, sin proyectar un ápice de solidaridad en casos especiales, como una enfermedad.

La directiva y coordinación de Libre manejan a su antojo la deuda política del partido, así como las cotizaciones de sus diputados, alcaldes, regidores y burocracia que tienen en los organismos electorales y demás instituciones del Estado, sin darle cuentas a nadie.

Son muchísimos millones de lempiras los que manipulan, pero no se les cae ni un tan sólo centavo, en beneficio de quienes les sirven o les han servido como escalera, y que en determinado momento han necesitado de un apoyo económico.

Obviamente, que esa actitud es condenable, y máxime cuando proviene de los labios de personas que dicen amar al pueblo, a Honduras y que quieren llegar al poder para hacer transformaciones profundas en la obsoleta sociedad.

Con esas personas no se llega largo, porque en una pequeñez o simple cosa, se dan a conocer lo que son, y de lo que serían capaces de hacer, al llegar a regir los destinos de Honduras. Los conductores de ese partido, surgido de la cantera liberal, una vez en el poder, serían más de lo mismo que hemos vivido y seguimos viviendo.

Que en paz descanse el patriota, rebelde, modesto y honesto, son Macario Mejía, que siempre le cantó a Honduras, a su pueblo, y a muchos, que lo elogiaron de labios, pero nunca lo quisieron de corazón, ni estuvieron prestos a servirlo, en los momentos en que más necesitó.

¡Salud, Macario Mejía, tú eres de los muertos que nunca mueren, y de los imprescindibles en la lucha, por eso seguirás codeando a nuestro lado, y tu legado permanecerá para siempre..!.

Abrigamos esperanzas porque las futuras generaciones te hagan justicia, ya que las actuales, y con algún poder, te ignoraron. ¡Hasta siempre comandante..!

Top