HomeNacionalNarco hondureño Don H habría pagado 500 mil dólares a Micheletti tras golpe de 2009

Narco hondureño Don H habría pagado 500 mil dólares a Micheletti tras golpe de 2009

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El exjefe narco Héctor Emilio Fernández Rosa Don H pagó fuertes sumas de dinero para controlar a miembros de las fuerzas de seguridad y defensa a fin de ser protegido y acceder a información clave sobre los operativos antidroga organizados por EE.UU. y recurrió a la extrema violencia para vengarse de aquellos que conspiraban en su contra y le solían robar fuertes cargamentos de cocaína.

Asimismo, entregó sobornos a líderes políticos del bipartidismo ya que supo que ellos podrían maniobrar a su manera y conveniencia para perpetuar la impunidad que prima en Honduras. Uno de los beneficiarios -según documentos de un tribunal federal de Nueva York que enjuiciará a Don H- fue el expresidente del Legislativo y dictador Roberto Micheletti, a quien se le pagó alrededor de 500 mil dólares para financiar su campaña.

Si bien el escrito preparado por la fiscalía del distrito sur neoyorquino no menciona explícitamente a Micheletti, quien llegó al Ejecutivo mediante un golpe de Estado, pero indica de que en 2009, luego del derrocamiento de Manuel Zelaya, se le habría entregado la fuerte suma de dinero al controvertido funcionario.

«En 2009, al momento del golpe de Estado que obligó al Oficial-1 (Manuel Zelaya) a dejar el cargo, los líderes de la organización criminal conocida como Los Cachiros, quienes se alinearon con el acusado para participar en envíos de drogas y (cometer) asesinatos, pagaron aproximadamente 500 mil dólares (procedentes de las) ganancias de drogas para apoyar la campaña del entonces congresista que se convirtió en presidente en 2009″, expresa una parte de la acusación formulada contra Fernández Rosa.

«Adicional al uso de ganancias de la droga para sobornar presidentes y a otros altos funcionarios, los traficantes hondureños como el acusado, obtuvieron protección adicional de la interferencia oficial y facilitaron el paso seguro a través de Honduras de sus enormes cargamentos de cocaína, mediante el soborno de funcionarios públicos, policía y personal militar para acceder a información sobre investigaciones en curso, retenes militares y policiales y vedas planificadas de narcóticos», señala la fiscalía.

El escrito elaborado por la fiscalía del distrito sur neoyorquino indica de que «Fernández Rosa fue el líder de una organización violenta y prolífica del narcotráfico… devastó su propio país y contribuyó al deterioro de las condiciones en la región al enviar enormes cantidades de droga a EE.UU. Ayudó a importar aproximadamente 153 toneladas de cocaína a este país entre 1998 y 2014».

Entre 2008 y 2010, prosigue la acusación de los fiscales, «ayudó a movilizar aproximadamente 20 toneladas de efedrina a Honduras para ser procesadas en una empresa de producción de anfetaminas con lugartenientes de alto rango de Joaquín el Chapo Guzmán. El acusado ganó aproximadamente 50 millones de dólares mediante esta conducta atroz».

Don H, según la fiscalía, sobornó a miembros de las fuerzas de seguridad y defensa «para que accedieran a información sobre investigaciones en curso, puntos de control militares y policiales e interdicciones (incautaciones) planificadas de narcóticos».

Acerca de la carrera criminal del fallecido diputado liberal Mario Fernando Hernández Bonilla, considerado como conspirador, se reveló que «participó en actividades (relacionadas con el) tráfico de drogas durante varios años, incluyendo el almacenamiento de cocaína en San Pedro Sula…y a su vez, ayudó al acusado (Don H) a pagar sobornos a funcionarios de aduanas de Puerto Cortés para ‘limpiar’ los contenedores (que iban) llenos de precursores ilícitos».

Fernández Rosa habría ordenado la muerte su socio en noviembre de 2008, «sin embargo, el asesinato no frenó la firmeza del acusado en la movilización de drogas hacia Puerto Cortés».

Es más, el capo extraditado Víctor Hugo Díaz Morales el Rojo «ayudó a organizar el asesinato de Hernández Bonilla», según se consigna en la causa, por lo que se convirtió en un verdugo para aquellos que solían robarse los cargamentos de estupefacientes que pertenecían a Don H. 

El exjefe narco comenzó a sospechar que el ahora occiso estaba importando efedrina sin haber sido invitado o, al menos, obtener ganancias por la movilización de precursores químicos para la producción de anfetaminas y «en base a esa preocupación, el acusado instruyó a Díaz Morales para que  investigara si sus sospechas sobre Hernández Bonilla eran correctas; le dijo que si estaba haciendo ‘algo malo’, tendría que hacer algo al respecto, por lo que Hernández Bonilla tuvo que ser asesinado».

Cabe recordar que Micheletti fue precandidato presidencial y aprovechó su puesto como titular del Congreso para buscar la nominación, a pesar de existir una prohibición legal que le impedía postularse a las elecciones primarias de 2008, pues era presidente de un poder público y la Constitución le impedía utilizar el cargo para tal fin.

No obstante, el también empresario del transporte mandó a pedir una opinión al Poder Judicial, dirigido por Vilma Morales,  y obtuvo un fallo que iba en contra de la misma ley fundamental y le permitió seguir con sus aspiraciones de ser candidato presidencial pero fue derrotado por su contendiente.

Dirigientes del partido Libertad y Refundación acusaron en su momento al régimen que dirigió Micheletti por el incremento de aterrizajes de narcoavionetas en zonas despobladas de Honduras, según registros de vuelos que obtuvieron en su momento. De hecho, señalaron que tras el golpe subieron la cantidad de vuelos procedentes de Colombia y Venezuela, cuando en el pasado tenían como destino República Dominicana.

FOLLOW US ON:
MACCIH y UFECIC conf
Titular de Seguridad
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT