HomeExclusivasNarcopolíticos desplazaron a viejas estructuras criminales para volverse poderosos capos

Narcopolíticos desplazaron a viejas estructuras criminales para volverse poderosos capos

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Las redes del narcotráfico en Honduras no serían fuertes y no podrían trasegar estupefacientes a EE.UU. si no tuvieran fuertes alianzas con los partidos políticos que han tomado el gobierno, pues no podrían controlar las fuerzas de seguridad y defensa del Estado, a quienes se les coopta para que los cargamentos puedan transitar sin inconvenientes.

Sendos informes de inteligencia en poder de ConfidencialHN confirman que, en efecto, se han establecido nexos entre altos dirigentes de los partidos Nacional y Liberal con el crimen organizado, en contubernio con exjefes de batallones que habrían provisto logística para facilitar el trasiego de narcóticos.

Un informe de la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (unidad de inteligencia) de la Policía Nacional, ha podido establecer una serie de relaciones entre cárteles de la droga, altos funcionarios estatales y miembros del Parlamento que estarían conectados a la red criminal.

¿Cómo se conformó esa trenzada red entre políticos y capos de la droga? Este periódico indagó en fuentes extremadamente confiables acerca de esa inusual enlace y aseguraron que comenzaron con una mera relación comercial: defensa legal a cambio de dinero y, con el tiempo, fueron atraídos hacia la esfera del narcotráfico.

Las reuniones en lujosas viviendas en zonas recónditas de Honduras se volvieron costumbre, pues había “ambiente” en el que el enlace político fue atraído hasta generar una confianza que les permitiera acceder a tomadores de decisiones, funcionarios de los organismos de defensa y seguridad quienes optaron por ver a un lado o sumarse a la red a cambio de fuertes sumas de dinero.

Por ejemplo, de acuerdo a uno de los informes en manos de este periódico pueden constatar que Víctor Manuel Villela “el Rojo”, es el número dos de la organización denominada “Mexicanos” por la inteligencia policial; asimismo, en la red de contactos se encuentra Antonio “Tony” Hernández, hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Asimismo, aparece en la nómina el secretario de Defensa, comandantes de unidades militares y políticos como Seth Paisano Wood, diputado liberal por Gracias a Dios y su hermano Roberto Paisano. Además, establece relaciones entre el Rojo y bandas armadas que operan en el aislado departamento de Honduras.

Tienen en su poder una compleja red de operadores de justicia, agentes de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas, entre ellos,  sujetos sanguinarios de acuerdo a los perfiles recolectados por las unidades de inteligencia que han creado perfiles para determinar su conducta, con quiénes se relacionan cuáles son los nexos con cárteles colombianos que operan en Honduras.

Incluso, cuentan con una red de cómplices que laboran como empleados para las instituciones llamadas “de seguridad nacional”, como el Registro Nacional de las Personas. Basta saber cómo el narcotraficante colombiano Fermín García Isaza “el Capi” utiliza varios nombres para desplazarse por varios países sin ser sujeto de seguimiento por las autoridades.

composicion

En Honduras, para el caso, utiliza el nombre de Renán Pich Graham, con número de identidad 0901-1974-00008 y en Nicaragua es conocido como Juan Edgar Bendless Naar, con identificación 607-031276-000414 extendida el 12 de abril de 2011 y vence el 12 de abril de 2021.

Ha cumplido penas por narcotráfico en EE.UU.; fue apresado el 14 de abril de 2010 en Colombia con 192 kilogramos de cocaína y fue dejado en libertad el 15 de abril de ese año, de acuerdo a la información que tiene en su poder ConfidencialHN.

El área de operación del capo es Centroamérica y trabaja de la mano con Mario y Dennis Zelaya, con domicilio en la localidad de Sonaguera, Colón, en un lugar denominado “margen izquierda” y el otro operador es el hondureño Marcos Elvir, cuya base de operaciones se ubica en Nicaragua. Elvir el el coordinador del trasiego de droga que, al llegar a ese país, lo traslada a Guatemala, México y EE.UU.

Asimismo, estos operadores cuentan con la colaboración de varios connacionales que han sido solicitados en extradición por la embajada de EE.UU. entre ellos, Arnulfo Fagot Máximo, quien ha tenido como “teatro de operaciones” la zona atlántica de Honduras y uno de los operadores del cártel, identificado por inteligencia como Nahúm Ortiz y su esposa Paola Mejía Fagot, sobrina de Fagot, quienes se aprestan a solicitar documentación para viajar a EE.UU. y, de esa manera, convertirse en “courier” del traslado de estupefacientes.

Los organigramas creados a partir de información de fuentes de inteligencia señalan que en una denominada organización operan hasta diez miembros, quienes cuentan con funcionarios municipales, fiscales del Ministerio Público y una red de testaferros que suelen mover multimillonarias cantidades de dinero y “carga consolidada” de estupefacientes que tienen como destino final Estados Unidos, el gran mercado mundial del narcotráfico.

Gracias a Dios, por ser una región históricamente aislada del territorio hondureño ha sido, por antonomasia, el terreno ideal para las operaciones de narcotráfico, pues cuenta con pistas clandestinas, pasadizos secretos, casas de seguridad y una escuadra de miembros que suelen tener hasta 15 miembros.

“Más de 60 elementos de operaciones de los cuales 15 elementos en (una) casa de Puerto Lempira (Gracias a Dios) y 45 en la aldea Talpawah (Ahuasvila). Más otro grupo de personas en la finca de Pakui en Tusidasca que es propiedad de un individuo conocido como ‘Negro Talbor’”,  explica el organigrama de la red que es identificada como “organización criminal”.

Algunos narcotraficantes ultilizan carros blindados de lujo para desplazarse por zonas inhóspitas de Gracias a Dios y han construido caletas en varias viviendas para guardar armas y dinero en cantidades multimillonarias y cuentan con torreones, cuyos guardias vigilan cada movimiento las 24 horas del día y suelen tener hasta 15 individuos que hacen el papel de guardias de seguridad.

En cuanto a las armas, suelen poseer desde pistolas de uso comercial, hasta armas de uso exclusivo de las FFAA y Policía Nacional como fusiles M16 y Galil; tienen en su poder lanzagranadas, fusiles de asalto rusos como los AK47 e israelíes como los Uzi.

Tienen en su planilla a oficiales de la Policía Nacional, entre ellos, jefes policiales, conductores, agentes, secretarias y otros que facilitan el tránsito de drogas en una región donde las FFAA y la agencia estadounidense antidroga DEA realiza su trabajo para  confiscar toneladas de cocaína y sustancias controladas.

NARCOPOLICÍAS Y NARCOPOLÍTICOS. Cada página con información recolectada por agentes de inteligencia infiltrados en la narcoactividad establecen cómo el chantaje, asesinato y compra de propiedades a punta de pistola se han convertido en el denominador común para varias bandas que operan en el “corredor de la droga” que inicia en Gracias a Dios y culmina en la frontera con Guatemala. Casualmente, es la misma ruta que operaron en su momento el cártel de los hermanos Valle Valle y otros transportistas de la droga que fueron extraditados a EE.UU. por el exjefe policial Ramón Sabillón, quien reveló la existencia del “cártel liberal” y “cártel nacionalista”.

Una narración de hechos detalla cómo uno de los operadores de la droga y ayudantes lograron hacerse de una propiedad bajo coacción, luego que mataran a uno de los hijos de una persona que tenía en su poder alrededor de 900 hectáreas de tierra y la convirtieron en una ruta para movilizar drogas para evitar los retenes dirigidos por militares y policías.

Es así como han logrado evitar fuertes decomisos de cargamentos de droga y, en consecuencia, la pérdida de multimillonarias cantidades de dinero.

Gracias al maridaje que el narcotráfico pudo hacer con políticos codiciosos, pudo lograr que la zona atlántica y noroccidental sean las más violentas de Honduras, por la altísima cantidad de personas que fallecen por peleas entre bandas criminales.

Sólo una organización criminal –compuesta por altos dirigentes políticos, ganaderos experimentados transportistas de drogas de nacionalidad colombiana– maneja el 90 por ciento de la droga que pasa por Honduras. “Para poder obtener esta capacidad eliminaron a toda su competencia con estrategias de distinta naturaleza”.

Un cruce de información hecho por este periódico puede demostrar que los operadores del cártel fueron sacados de circulación. Algunos fueron asesinados como Rubén Mejía “Yuquita” –asesinado en 2014– y Marlon Recinos, ejecutado el 6 de marzo de 2011 eran prominentes figuras del narco y socios del extraditado Héctor Emilio Fernández Rosa “Don H”, enviado a EE.UU. en 2015 y se enfrenta a una fuerte condena de prisión que puede ser suavizada si coopera con la justicia norteamericana.

La nueva estructura cuenta con unos 13 altos dirigentes, como reconocidos políticos, parlamentarios y jefes de batallones que en su momento colaboraron para la consolidación de la megaestructura criminal.

En su “planilla” cuenta con personajes de muy bajo perfil y otros allegados a la administración gubernamental que han contribuido con el blanqueo y fuga de capitales que suelen generar jugosos intereses en el sistema financiero nacional, cuyo monto de comisión puede llegar hasta el 15 por ciento, jugosa cantidad que puede dejar un fuerte rendimiento de ganancias.

Reza en una de las observaciones que en este cártel “algunos (cuentan) con bajo nivel de estudio, son grandes potentados millonarios que han salido en este gobierno. Estas personas andan con seguridad, carros de lujo del año, helicópteros, avionetas, compañías aéreas…”.

Aunque el gobierno de Honduras ha ido elevando el presupuesto para el fortalecimiento de las fuerzas de seguridad y defensa para combatir el narcotráfico y criminalidad organizada, han resultado insuficientes y la guerra contra este flagelo ordena por el presidente Juan Orlando Hernández es hasta una farsa, porque en las estructuras mafiosas –según información de inteligencia y datos de la embajada de EE.UU. – hay personalidades y, en caso que Washington los llegara denominar como narcotraficantes, el actual gobierno podría caer, causando una peligrosa crisis que podría terminar de matar la poca institucionalidad que hay en Honduras.

POST TAGS:
FOLLOW US ON:
Enviado de EE.UU. se
Santos de día y dia
Rate This Article:
2 COMMENTS
  • Juan Carlos / 1 noviembre, 2016

    Excelente articulo, felicitaciones

  • Carlos A. Cuéllar / 1 noviembre, 2016

    Estimados señores:
    He leído su articulo y mi pregunta es, ¿en que sentido le afecta al país y principalmente, al pueblo, el negocio de la exportación de la droga? cuando en su articulo ustedes mencionan, «el blanqueo y fuga de capitales que suelen generar jugosos intereses en el sistema financiero nacional, cuyo monto de comisión puede llegar hasta el 15 por ciento, » Los señores involucrados en ese negocio, tienen suficiente dinero, para comprar lo que necesiten, se trate de personas o bienes y continuar con su negocio, sin necesidad de los bienes del estado.- Gracias por su fina respuesta.

LEAVE A COMMENT