HomeEditorialOpinionNi corrupto ni ladrón

Ni corrupto ni ladrón

(Por Lenin Túpac Alfaro) Así se presentaba en campaña política el actual presidente de Guatemala el comediante de radio y televisión Jimmy Morales Cabrera allá por el año 2015, aprovechando la coyuntura de los escándalos por actos de corrupción de la vicepresidenta de entonces en ese hermano país Roxana Baldetti y que después esos hechos deshonestos tumbaron al mismísimo presidente Otto Pérez Molina.

No pasó mucho tiempo para que Morales Cabrera al igual que sucedió con su antecesor, fuera investigado por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) por hechos presuntamente reñidos con la Ley de financiamiento de las campañas y de los partidos políticos, llegando al punto de iniciar el ministerio público a través de su fiscal general estrella, la abogada Thelma Aldana, los trámites para enjuiciar al ahora cuestionado mandatario.

Non grato (no bienvenido, no grato) así declaró este fin de semana el presidente Jimmy Morales al comisionado jefe de la misión de la ONU en Guatemala el colombiano Iván Velásquez Gómez y ordenó su inmediata expulsión del territorio chapín, alegando intromisión de Velásquez Gómez en asuntos de Estado porque, supuestamente, éste ejercía presión sobre algunos diputados del Congreso Nacional para hacer reformas constitucionales; resolución ejecutiva que fue detenida temporalmente por un amparo de la Corte Constitucional de ese país.

Al parecer, el presidente Morales Cabrera había intentado “echar tierra“ al comisionado Iván Velásquez en la ONU para que éste fuera removido del cargo, pero su petición fue desestimada en el organismo mundial y no le quedó otra que buscar expulsarlo , sin pensar que el mundo se le vendría encima por tal disposición.

En casi todos los países del mundo, los presidentes y altos funcionarios abusan del poder a ellos concedidos y en muchos casos terminan cometiendo actos por capricho personal y en el peor de los casos cometiendo actos de corrupción para llenar sus bolsillos y el de sus parientes y amigos de dinero mal habido.

«Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir»: Francisco de Quevedo.

Son muchos los ejemplos recientes en Centroamérica de presidentes y expresidentes enjuiciados por actos de corrupción y abuso de poder. Para muestra un botón: Mireya Moscoso y Ricardo Martinelli en Panamá; Elías Saca, Francisco Flores y Mauricio Funes en El Salvador; Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños en Nicaragua; Miguel Ángel Rodríguez y Rafael Calderón en Costa Rica; Alfonso Portillo y Otto Pérez Molina en Guatemala.

Todo parece que el presidente Jimmy Morales se está quedando sin apoyos locales e internacionales y que probablemente se empiece a hundir y nadie le lance un salvavidas, tal vez en su soledad palaciega decida dar un autogolpe al estilo Jorge Serrano Elías de 1993 o va esperar campante la destitución tal como ocurrió con Pérez Molina.

Lo que sí es cierto es que acá en nuestro terruño estamos a la expectativa del terremoto político que está sacudiendo nuevamente al vecino país y en nuestros sueños más “guajiros” nos ilusionamos con que acá también sean enjuiciados algún día presidentes y expresidentes.

FOLLOW US ON:
Denuncian supuesta a
Rajoy comparecerá e
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT