Estás aquí
Inicio > Internacional > Nicaragua: Tres muertos en segundo día de represión oficial

Nicaragua: Tres muertos en segundo día de represión oficial

MANAGUA, NICARAGUA

(Semanario Confidencial) Enfrentamientos entre universitarios y ciudadanos autoconvocados que respondieron a la represión de portátiles del Gobierno del comandante Daniel Ortega y fuerzas especiales de la Policía Nacional, la noche de este jueves en diferentes puntos del país, dejaron un saldo de tres muertos en Managua y Tipitapa. Oficialmente se ha confirmado que los fallecidos son un estudiante de la Universidad Politécnica (Upoli), un activista del gobernante Frente Sandinista y un agente policial.

Por segundo día consecutivo, agentes de la Policía Nacional, fuerzas de choque y miembros de la Juventud Sandinista reprimieron con violencia en diferentes puntos de Managua, Masaya y Estelí para reventar las manifestaciones de los ciudadanos que protestan contra las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), impuestas por decreto de Ortega, quien no ha hecho ninguna intervención pública.

La reacción oficial permanece dominada por la esposa de Ortega y vicepresidenta Rosario Murillo, quien el jueves intervino en dos ocasiones a través de los medios oficialistas, para condenar (vía telefónica) los actos de violencia Murillo aseguró que el Gobierno es víctima de la violencia, tras intentar desprestigiar las protestas que calificó de “oportunistas”.

Los muertos confirmados por la Policía Nacional son el subinspecto Jilton Rafael Manzanares, de 33 años, muerto en las cercanías de la UPOLI. En ese mismo sector falleció el joven Darwin Urbina, y en Tipitapa falleció Richard Edmundo Pavón Bermúdez, un estudiante de secundaria.

También decenas de personas resultaron heridas, sobre todo estudiantes universitarios en los sectores de la Universidad Nacional Agraria (Carretera Norte), la Universidad Nacional de Ingeniería (por la Avenida Universitaria y el sector de Enel Central), la UPOLI y el barrio Monimbó de Masaya. Desde la mañana y más allá de la medianoche del jueves, la Policía reprimió las protestas con antimotines que dispararon balas de goma y lanzaron bombas lacrimógenes. Vecinos de los sectores también resultaron afectados.

En la jornada del miércoles, durante el primer día de las fuertes protestas, también se registraron otras decenas de heridos en los sectores de Camino de Oriente y la Universidad Centroamericana (UCA), incluidos periodistas nacionales e internacionales.

A otros periodistas también les arrebataron sus equipos, ante la vista de la Policía Nacional, que no intervino a pesar de los reclamos. El jueves , además, las señales de al menos cuatro canales fueron suspendidas de la señal de televisión por cable, por órdenes expresas del Gobierno, según denunció el director de 100% Noticias, Miguel Mora. La censura alcanzó a Canal 12, donde se transmiten los programas de televisión Esta Semana y Esta Noche.

Los enfrentamientos del jueves comenzaron en la Universidad Nacional Agraria (UNA), donde cientos de jóvenes comenzaron a protestar pacíficamente deteniendo el tráfico. La manifestación se tornó violenta cuando antimotines atacaron con bombas lacrimógenas y balas de goma.

Con gases lacrimógenos fueron reprimidos estudiantes de la Universidad Nacional Agraria, sin embargo los jóvenes han realizado resistencia en el recinto.

Los estudiantes se refugiaron en el campus, defendiéndose con piedras. Se enfrentaron a la Policía durante todo el día. Las ambulancias circularon con jóvenes heridos. Un joven fue herido en el ojo derecho, por una bala de goma.

“Ningún estudiante tenía piedras en las manos. Ningún estudiante tenía morteros en las manos, hasta el momento en que ellos (la Policía) comenzaron a atacarnos. Prácticamente veníamos a clases normal y en el día íbamos a dejar un tiempo para la huelga pacífica, pero definitivamente se arruinaron todos los planes, porque definitivamente no teníamos pensado nada de esto”, denunció un estudiante de la UNA, que declaró fuera de cámara, para evitar represalías.

Dentro de la Universidad, los estudiantes tenían una base donde se protegían de los antimotines. Tenían agua, alcohol y trapos húmedos para soportar los gases lacrimógenos. También los estudiantes contaron con el apoyo de comerciantes, que les regalaban frutas para alimentarse.

En la Universidad Politécnica otro grupo de jóvenes, por la mañana, se apostaron afuera de la Universidad con pancartas que exigían el cese de la violencia y reclamaban contra las reformas del INSS. La protesta que empezó pacíficamente estaba integrada por una veintena de jóvenes que rerepetían consignas y por unos momentos interrumpían el tráfico. “No más violencia. Hagamos la diferencia”, gritaban. Los conductores, desde sus vehículos, les apoyaban sonando sus bocinas, o sacando las manos por las ventanas.

Los estudiantes se solidarizaron con otros universitarios que estaban siendo agredidos. “Nos manifestamos en contra del abuso de poder que este Gobierno está ejerciendo sobre la sociedad y sobre los estudiantes”, declaró un universitario.

Por la noche, sin embargo, fue ahí donde se registró un fuerte enfrentamiento, que dejó dos muertos. Por la mañana, vecinos del sector denunciaron a Confidencial que toda la noche estuvieron expuestos a gases lacrimógenes y disparos. En las aceras habían decenas de casquillos de bala.

Al mediodía, estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería y un grupo de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua fueron reprimidos mientras se acercaban a la rotonda Rubén Darío, en Managua. Con bombas lacrimógenes y balas de goma, los antimotines lograron replegarlos. La protesta se trasladó a la Avenida Universitaria, y finalmente frente a la UNI, donde durante horas se enfrentaron con piedras a las fuerzas policiales. Por la tarde, nuevamente, los grupos quemaron llantas cerca de los semáforos de Enel Central.

Comerciantes y otras personas ajenas a las protestas quedaron atrapados entre las piedras y las balas de gomas. A los antimotines se les observó disparar a través de los barrotes del recinto universitario. También se observó la solidaridad de quienes compartieron bolsas de agua para los jóvenes manifestantes.

Las clases han sido suspendidas en diferentes recintos universitarios del país, mientras la tensión aumenta con diferentes brotes de violencia que se viven en represión a cada vez que los jóvenes autoconvocados se reúnen en cualquier punto para protestar.

Masaya, Matagalpa, Granada, León, Carazo, Estelí , Camoapa (Boaco), Rivas y Bluefields fueron algunas de las ciudades donde se reportaron manifestaciones bajo el movimiento #SOSINSS que rechaza las reformas al Seguro Social.

En Masaya, la protesta estaba prevista a iniciar en el Parque Central y concluir en el viejo Mercado Municipal, conocido como el Mercado de Artesanías, pero simpatizantes del Gobierno se tomaron la zona antes de que ellos llegaran, y que luego comenzaron a tirarles piedras y morteros. Para evitar la confrontación, los manifestantes se quedaron a una cuadra del parque y ahí cantaron el Himno Nacional y Nicaragua, Nicaragüita.

“Felicidades a los masayas, perdieron el miedo, perdieron el miedo y esta fecha, 19 de abril, va a quedar en la historia”, “aquí estamos los chavalos, diciéndoles presentes a la tercera edad”, fueron algunas de las declaraciones de los manifestantes.

Un pensionado, con la voz entrecortada también afirmó: “Fui militante del Frente Sandinista, pero ahora ya no soy, ya no soy. Aquí está el carné, miré. Fui militante del Frente Sandinista, pero ahora con este maltrato a los ancianos yo no voy a votar por este poder, por este partido, que está en contra de nosotros”.

En el parque, los manifestantes fueron reprimidos. Y en la confusión, una niña resultó lesionada con un mortero.

En Estelí, jóvenes universitarios de los recintos de la UNAN y la UNI se citaron en la parte sur de la ciudad desde la una de la tarde. Al principio eran unos treinta jóvenes, a quien luego se fueron sumando más personas.

En el centro de la ciudad, los antimotines tenían el primer tranque. Los jóvenes llegaron hasta el tranque, cantaron el Himno Nacional y desviaron la marcha hacia otra calle. Varias veces tuvieron que desviar el curso de la marcha, por los bloqueos de la Policía, que apostó antimontines en diferentes zonas.

Luego marcharon sobre la panamericana, las camionetas de antomotines salieron por otro barrio y se colocaron enfrente. Los jóvenes volvieron a buscar otra calle y escogieron unas muy malas de tierra y poco transitadas, por ahí lograron al parque que fue la antigua plaza Domingo Gadea, un lugar símbolo para el sandinismo.

En ese punto comenzaron también a llegar miembros de la Juventud Sandinista y motorizados. Algunos jóvenes insistían en quedarse, otros querían finalizar. Llegaron camionetas con parlantes y trabajadores del Estado y se ubicaron en la esquina contraria del parque a donde estaban los jóvenes. Minutos después, se registraron varios disparos a quemarropa de un supuesto funcionario de la Alcaldía. La marcha se dispersó.

Deja una respuesta

Top