“No habrá justicia para los pobres no hay, todo se lo dejo a Dios”

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Consiente de la impunidad que impera en el país, Ingrid Calderón, madre de uno de los cinco jóvenes que fueron masacrados —entre lágrimas— sollozó que “la justicia será de Dios” porque en Honduras no hay justicia para los pobres.

Sentada frente al Centro de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Calderón sabe que el crimen contra su hijo Cristian Antonio Mejía será uno más en los miles de casos que gravitan en la impunidad.

“Voy a tener que aprender a vivir sin él, me arrancaron una parte de mi corazón, sé que Dios va hacer justicia Cristian, ya no te volveré a ver me dejaron incompleta, siempre me decía que me amaba y yo que no anduviera en la calle”.

Related

JOIN THE DISCUSSION