HomeNacional«No hay que pelear con el Estado»: periodismo cobarde y corrupto busca silenciar voces alternativas

«No hay que pelear con el Estado»: periodismo cobarde y corrupto busca silenciar voces alternativas

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Los criterios para la publicación o censura de noticias dependerá de los intereses que tiene la prensa tradicional con el poder: el interés de la sociedad por saber se ha perdido y sólo prevalecen los negocios de los medios con el Estado a cambio de dinero.

“Hay criterios muy claros para decidir qué información es publicable o no y hay tres aspectos que contrastan los intereses: un periodista al valorar la publicación de una información debe considerar, por sobre todo, el interés general”.

La reconocida periodista Sandra Sánchez ve de esta manera la verdadera función del comunicador cuya finalidad, enfatiza, es defender a la sociedad quien tiene el derecho a saber la verdad.

“Si la información que va a publicar el comunicador es para el común de la ciudadanía o no lo tiene”, afirma y, con relación a la casi nula cobertura sobre la vinculación de Antonio “Tony” Hernández, hermano del presidente Juan Orlando Hernández de atentar contra el embajador de EE.UU., James Nealon y del militar Santos Rodríguez Orellana que supuestamente participaba en el plan, señala que “es de interés general que se publique una información de esa naturaleza con los debidos pesos y contrapesos que uno debe hacer a la hora de publicar”.

Otros elementos que deberían tomarse en cuenta y que son obviados por la prensa tradicional, es que la sociedad sí tiene derecho a saber la verdad, añadió, “incluso hay publicaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre el derecho a la verdad”.

La población necesita una prensa que tenga total libertad de expresión y acceso a la información, insistió, incluso las fuerzas de seguridad y defensa están obligados a rendir cuentas.

“Escuché al secretario de Defensa (Samuel Reyes) amenazando que va a decir cosas y no debe estar sentenciando a alguien que quiere hablar; si tiene información o si hay algo que tiene que inculpar, que ponga a la disposición de la ciudanía la información”, reflexionó Sánchez.

Otra arista del silencio mediático es la concentración de los medios de comunicación que tiene el poder y “hay informaciones que no quieren que trasciendan porque afectan sus intereses e insistimos la necesidad en democratizar los medios de comunicación”.

La coyuntura que vive Honduras, más aun, la crisis que padecen las empresas –y los medios– sobreviven con la pauta oficial que, en últimas líneas, los mantiene oxigenados.

“Y esas empresas no se quieren pelear con el Estado y con el gobierno porque cuestionar cosas que tienen que ver con ellos implica no acceder a la pauta y a veces forman parte de esas redes de corrupción”, señaló.

EXPLICACIÓN HISTÓRICA. Las reflexiones y opiniones de Sánchez tienen una explicación histórica, apunta la docente universitaria y periodista Patricia Murillo.

Recordó que en la década de 1980, se inició el proceso –en el caso del narcotráfico– de la incorporación de las FFAA “en la incipiente industria de las actividades ilícitas” y fueron pocos los medios y periodistas que revelaron el escándalo; el resto, como siempre, se callaron.

“El silencio habla mucho y es una toma de posturas, en el caso de los medios, ya que se le niega a los hondureños el derecho a saber”, afirmó.

“El papel fundamental de los operadores de justicia es buscar la verdad de los hechos –añadió Murillo–; nosotros, los periodistas no somos policías y no les hacemos el trabajo, pero denunciamos los abusos y la prensa permanece silenciada. Las agendas están calladas y eso puede acarrear muchas consecuencias”.

En la denominada “década perdida”, explicó la docente, hubo pocos medios que tenían financiamiento y presencia que denunciaron la masacre del río Sumpul (que divide a Honduras y El Salvador), mientras los refugiados salvadoreños entraban al país para huir de la guerra,  los esperaban los militares y eran devueltos y masacrados”.

Si no fuera por la voz del padre Fausto Milla y algunos medios que se atrevieron a denunciar masacre, “nada hubiera pasado”.

Con la entrada del siglo XXI, explicó, “vemos cómo sigue gobernando el silencio y los medios forman parte de los negocios con el gobierno y aun no se han dado cuenta de la responsabilidad que han tenido”.

POST TAGS:
FOLLOW US ON:
JOH busca serviles q
Por masturbarse con
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT