Estás aquí
Inicio > Nacional > Norteamericanos dan atención médica a damnificados en Cortés

Norteamericanos dan atención médica a damnificados en Cortés

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. 

Ante la caótica gestión del gobierno, el pueblo hondureño continúan recibiendo apoyo de organizaciones internacionales como Samaritan’s Purse, una ONG cristiana que durante 30 días brindó atención médica y medicamentos a unos 2,000 afectados por las inundaciones en las partes bajas de San Pedro Sula, Cortés, norte del país.

Rachel Gruenloh, encargada de logística médica de Samaritan’s Purse, detalló que en la clínica ambulatoria que instalaron en el albergue de la 33 calle de la ciudad industrial se diagnosticaron diferentes padecimientos, como infecciones varias, problemas de la piel (por aguas estancadas) y enfermedades de base más serias como hipertensión y diabetes.

“Luego de estos 30 días, estaremos alcanzando más de 2.000 atenciones a personas afectadas por las tormentas (Iota y Eta) y eso para nosotros es muy bueno”, enfatizó Gruenloh.

Añadió que “hemos llegado a Honduras con un equipo de 20 a 25 médicos provenientes de Estados Unidos y Canadá, los cuales se dividen en médicos generales, especialistas en emergencia, enfermeras pediátricas y otras especialidades, personal auxiliar y técnicos encargados de las diferentes áreas y farmacia”.

Los encargados de la actividad expusieron que Samaritan’s Purse es una organización que tiene base en diferentes países de Latinoamérica, pero ante los desastres causados por las tormentas Eta y Iota han establecido brigadas en Honduras, Nicaragua y Haití.

Manos amigas:

El 12 de noviembre, el personal médico de Samaritan’s Purse aceptó a los primeros pacientes en el Emergency Field Hospital. Esta clínica ambulatoria brindó atención crítica a las familias después de que el huracán Eta devastó los centros de salud locales y dejó a muchas comunidades sin acceso a la atención médica básica.

“Realmente no nos falta nada, ya que nos han ayudado en todos lados, y en todo momento que necesitábamos algo ellos estaban listos para apoyarnos para que nosotros pudiéramos ayudar a la gente de acá y eso ha sido muy lindo”, agradeció Gruenloh.

También exhortó: “Al pueblo hondureño, que siga adelante; sabemos que muchas personas aquí han sufrido mucho por las tormentas y nosotros hemos tenido el honor de estar aquí 30 días, pero durante este tiempo nos ha tocado mucho el corazón y queremos que sigan adelante. Seguiremos orando por todos ustedes”.

Luego de recibir atención con toda su familia en la clínica ambulatoria, Dinorah Natarén, proveniente de un sector afectado por la crecida del río Chamelecón, expresó que “la atención es excelente y, la verdad, es un gran apoyo para todo el país, principalmente para las personas que han salido damnificadas, porque las secuelas de la catástrofe siguen”.

“La gente todavía está yendo a limpiar sus casas y pueden aparecer más enfermedades, y sería muy bueno que sigan llegando estas ayudas”, dijo.

Top