HomeExclusivasOdebrecht hizo negocios en Honduras con la ENEE y tres gobiernos

Odebrecht hizo negocios en Honduras con la ENEE y tres gobiernos

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La multinacional de la construcción brasileña Odebrecht, acusada de haber organizado una colosal red de corrupción en América Latina y que ha provocado la caída de personalidades y altos funcionarios en varios países, hizo negocios en Honduras, fallidos, pero negocios.

Aunque a la empresa no se le dio los 100 millones de dólares, como se había comprometido en su momento la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) para la edificación de varias represas, entre ellas, los Llanitos y Jicatuyo, por lo que en 2013 se retiró de Honduras y trasladó sus operaciones a Panamá.

El gobierno hondureño, presidido por Manuel Zelaya, firmó el 26 de enero de 2009 la construcción de las dos represas –que debieron operar en el departamento de Santa Bárbara– bajo el mecanismo BOT (construir, operar y transferir, en inglés)  en beneficio de Odebrecht que, en teoría administraría el proyecto por determinado periodo de tiempo y luego sería traspasado al Estado sin costos adicionales. Eso nunca pasó.

La dictadura de Roberto Micheletti aprovechó la coyuntura del golpe de Estado y modificó el contrato de construcción de las dos represas sin dar explicaciones del caso a nadie y estancó el inicio de las obras que debieron haber concluido en 2014.

De pronto, hubo un giro inesperado con la reactivación del proyecto a manos del cuestionado exgerente de la ENEE, Roberto Martínez Lozano, a través de la modificación al contrato 054-2010  del 26 de marzo de 2010, por lo que proceden a ampliar el periodo a la construcción de ambas represas ocho meses más del periodo establecido inicialmente por la anterior gerencia de la ENEE, dirigida en su momento por Rixi Moncada.

No obstante, el contrato no fue publicado en ese momento en el diario oficial La Gaceta y ni se habían establecido cómo pagarían los 100 millones de dólares, entre otros factores como el cambio abrupto del gobierno provocado por el golpe militar y la variación de las condiciones de crédito, por lo que Honduras jamás pudo pasar a la constructora la fuerte suma de dinero.

Esta historia sería transparente si no fuera porque con el cambio de gestión en la gerencia de la ENEE, que la pasó a ocupar el nacionalista Emil Hawit Medrano, es cuando se comienza a dar preferencias al constructor brasileño; sin embargo, los dos embalses suscritos en el mandato de Zelaya jamás se concretaron.

De hecho, Hawit viajó de “emergencia” a Ciudad de Panamá entre el 6 y 8 de marzo de 2012 para reunirse con los ejecutivos de la constructora a fin de hallar una solución para las modificaciones respecto a la edificación de las obras, según el acta JD-1098-2012 del 15 de marzo de 2012, en el que se dejó plasmado el viaje.  Pero el entonces funcionario decidió sostener el encuentro “urgentemente” antes que se celebrara la reunión de la junta directiva de la ENEE, pues no se había convocado  a sesión de junta directiva.

Ante esa sorpresiva noticia, la junta determina, estando presentes el ex subsecretario de Recursos Naturales y hoy prisionero Roberto Darío Cardona, quien era presidente por ley de la directiva de la ENEE; el también privado de libertad y exrepresentante de la iniciativa privada, Benjamín Bográn, junto al nacionalista y caficultor Asterio Reyes;  el exsecretario de Obras Públicas, Adolfo Raquel Quan, entre otros, determinaron autorizar las modificaciones al contrato que, al final fue saboteado.

Se pretendió revivir la obra en 2014 con un préstamo del Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (BNDES) de unos 271 millones de dólares, pero la construcción de los dos embalses firmados en el gobierno de Zelaya jamás llegaron.

Según la publicación Ojo Público “El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) -la financiera de Brasil creada para impulsar megaproyectos que contribuyan al desarrollo de este país- centralizó durante los últimos 14 años sus millonarios préstamos en las cinco principales constructoras de ese país: Odebrecht, Andrade Gutiérrez, Camargo Correa, Queiroz Galvao y OAS, todas acusadas en el Caso ‘Lava Jato’, que desde el 2014 se ha convertido en la mayor proceso por corrupción contra empresarios y políticos de América Latina”.

En tanto, el exsecretario de inversiones, Alden Rivera, dijo a periodistas en 2014 que el presidente Juan Orlando Hernández “había tenido conversaciones” con los ejecutivos de la cuestionada constructora brasileña” durante un evento regional, pues “allí tuvimos una reunión muy buena”.

Este año, Marcelo Odebrecht (presidente del grupo que lleva su nombre), explica Ojo Público, fue condenado a 20 años de prisión por corrupción y lavado de dinero, como parte del Caso ‘Lava Jato’, una investigación fiscal que destapó la cadena de transferencias ilícitas que realizaron grandes empresas para dar luz verde a megaproyectos de infraestructura en diversos países, y en la que también fue involucrada la petrolera estatal Petrobras.

El BNDES suspendió en octubre de 2016 el desembolso de unos 25 proyectos dirigidos por Odebrecht en América Latina, en particular, Honduras, y otros países, que deberán ser analizados.

POST TAGS:
FOLLOW US ON:
Más de 20 muertos d
Asociación de Docen
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT