Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Orden en la casa poniendo en su lugar a los sinvergüenzas

Orden en la casa poniendo en su lugar a los sinvergüenzas

Por : Juan Alfaro Posadas 

El Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, advirtió el pasado fin de semana que a partir de este mes comienza a recuperar su país “en todos los sentidos”.
“Esto no es ninguna persecución política; esto es aplicar la ley a todos por igual. No es justo que alguien que robe una gallina pague 10 años de cárcel y, el que roba 350 millones de dólares, sólo cinco”, señaló Bukele.
Advirtió, asimismo, que “los jueces y fiscales que se presten a estas aberraciones serán procesados con todo el peso de la ley”.
“Nos debemos al pueblo –prosiguió – y de ahora en adelante todos estos sinvergüenzas que han recibido dinero sin trabajar, como plazas fantasmas, sobresueldos, negociar la vida de los salvadoreños con pandillas, enriquecimiento ilícito, etcétera, tendrán que pagar por sus delitos y regresar lo robado”.
Asimismo, el mandatario salvadoreño al dirigirse a los amigos de la comunidad internacional, dijo: “queremos trabajar con ustedes, comerciar, viajar, conocernos y ayudar en lo que podamos”.
“Nuestras puertas están más abiertas que nunca,.. pero con todo respeto”, afirmó el gobernante.
“Estamos limpiando nuestra casa, ..y eso no es de su incumbencia”, apuntó, al referirse a los amigos de la comunidad internacional.
En otras palabras, el jefe del Ejecutivo cuscatleco, dijo que no acepta la intromisión de manos extranjeras en los asuntos inherentes a los salvadoreños, y a él como gobernante, que recibió el mandato soberano del pueblo, expresado libremente en las urnas.
Nayib Bukele, que goza en la actualidad con un 90 por ciento de popularidad, luego de las obras realizadas en beneficio de los salvadoreños y de haber enfrentado con éxito el combate a la pandemia del coronavirus, dejó claro que su administración es amiga de los países del mundo, pero no acepta órdenes de nadie.
También, hasta el momento, ha demostrado transparencia en el manejo de los fondos públicos, y con propiedad sostiene que “cuando nadie se roba el dinero, por muy poco que sea, éste siempre ajusta”.
En ese sentido, solamente en el caso de la pandemia por COVID-19, con pocos recursos, en un corto período, y con la ayuda de China Popular logró construir el mejor hospital de las Américas, donde hay más de mil unidades de cuidados intensivos y con tecnología de punta.
Eso, indudablemente que es envidiable para un país mal administrado, endeudado y empobrecido como Honduras, donde tenemos una narco dictadura, que gobierna para un círculo reducido de voraces saqueadores de las riquezas nacionales, mientras el pueblo muere por la COVID-19, por la inseguridad, sigue sumido en la ignorancia y padece hambre, entre otros problemas sociales.
¿Qué no daríamos los hondureños por tener a un Presidente tipo Bukele, que no se robe los recursos del Estado, que se preocupe por nuestra salud, por darnos educación de calidad, empleo, prestigio internacional, seguridad personal, justicia e inversiones, respeto y verdadera democracia?.

Para no ir muy largo, Bukele y su equipo de colaboradores planificó para enfrentar el flagelo de la pandemia, con infraestructura hospitalaria y la adquisición de millones de vacunas anti COVID-19, mientras en Honduras el régimen cachureco de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) se preparó para saquear hasta el último centavo.
Prueba de ello es que seguimos sin vacunarnos, se robaron 48 millones de dólares destinados a los hospitales móviles, sobrevaloraron ventiladores mecánicos, mascarillas y otros equipos de biodiversidad.

En El Salvador Bukele compró lo mejor para su pueblo, en contra de la voluntad de la Asamblea Legislativa y en Honduras JOHA adquirió lo peor y a precios sobrevalorados como los hospitales móviles charra, basura o de lata, contando con la aquiescencia de sus diputados afines.
Esa es la realidad de Honduras, que no debemos ocultar, pero que sí podemos cambiar en las próximas elecciones de noviembre, negándoles el voto a los corruptos, y en especial a los nacionalistas que han perdido el derecho de gobernar, por carecer de ética y moral..!

Top