Pagan fuertes sumas de dinero a empleados de confianza de la quebrada ENEE

TEGUCIGALPA, HONDURAS

A pesar de que el déficit de la ENEE es de hasta siete mil millones de lempiras por concepto de pérdidas técnicas (equipos y tendido eléctrico en malas condiciones) y no técnicas (hurto y robo de energía), los beneficios para los denominados cuadros de confianza dentro de la empresa pública prosiguen cuan carnaval.

Determinados trabajadores allegados a altas estructuras políticas y de dirección de la ENEE se han visto favorecidos con “ajustes de salario” que han drenado, al menos en un cálculo efectuado por este periódico de hasta seis millones 364 mil 587 lempiras, a pesar de que alrededor del 80 por ciento de la plantilla ha tenido que recurrir a instancias judiciales para que se les reconozca sus derechos que, en el peor de los casos, siguen esperando que se les haga justicia.

A pesar de que el contrato colectivo establece en el apartado 51 que el aumento a todos los empleados se debería basar en el porcentaje que puedan alcanzar las partes, en la práctica, sólo son beneficiados los protegidos de la actual cúpula, según las denuncias recabadas por periodistas de ConfidencialHN. 

Si bien el listado de los beneficiados es corto, pero las sumas de dinero que han recibido son cuantiosas y sus beneficiados son personas que ocupan altos puestos en la entidad, pues oscilan entre los 500 mil y hasta un millón de lempiras, según los hallazgos.  

El principal beneficiario es el actual subsecretario de Energía, Leonardo Deras que, de acuerdo a un documento de ejecución de gastos de la Secretaría de Finanzas elaborado el 7 de enero anterior, llegó a recibir 795 mil 387 lempiras con 88 centavos por concepto de “una conciliación” entre la ENEE y el alto funcionario. Junto a Deras, resultaron favorecidos Jorge Alberto Morazán López y Heylin Giolany Rosales Canales con 623 mil 939 y 587 mil 092, de manera respectiva.

A la lista se añade Erick García y Nahúm Aspra, a quienes les dieron sólo por “ajustes salariales” un millón 470 mil 570 lempiras y que se acreditaron al renglón de “gastos judiciales”; los fondos salieron de la misma entidad, aunque las cuentas estaban embargadas por la empresa de maletín Logix, pero no esperaron mucho porque las mismas fueron liberadas por orden judicial.

A grandes rasgos, los que han recibido fuertes sumas de dinero han sido jefes de unidades de baja categoría, directores de departamentos, encargados de oficinas y otras que son calificadas de tercera o cuarta categoría, a excepción de Deras, quien desde 1994 ha fungido en cargos de decisión dentro de la ENEE y que por su antigüedad le permiten acceder a mayores prebendas, privilegios y más dinero.

Este periódico indagó entre el personal de la empresa de electricidad para verificar tales incidentes; uno de los empleados sostuvo que alrededor del 80 por ciento no han tenido el privilegio de ser incluidos en la lista.

“La ENEE no nos reconoce ese ajuste que le están realizando a estas personas y por eso nos vemos obligados a acudir ante la Secretaría de Trabajo para hacer valer nuestros derechos”, dijo uno de los empleados en condición de anonimato.

Desde luego, si bien la reincorporación de algunos empleados a la estatal luego que fueran despedidos y su respectiva indemnización está sujeta a cuestiones internas, pero algunos jamás fueron despedidos de la entidad pero recibieron fuertes sumas de dinero, por lo que ha generado recelos entre algunos de los trabajadores que siguen esperando que se les efectúe un reajuste.

“Eso del embargo resultó ser una mentira porque a algunas personas se les pagó desde octubre y los montos son demasiado elevados, la mayoría de estos empleados son de confianza”, comentó uno de los denunciantes.

Las peferencias para algunos de los empleados de la ENEE , según un memorando suscrito en diciembre de 2018 por el gerente financiero Aníbal Bendezú por el pago de 103 mil lempiras “por concepto de ajustes por beneficio consignado en la cláusula 51 del contrato vigente”.

Entre los hallazgos que efectuó este periódico es que algunos pagos se realizaron entre febrero de 2018 y enero anterior, sin embargo, algunos de los favorecedores aprovecharon sus cercanías con las autoridades de la estatal para llenar sus cuentas bancarias.

Uno de los empleadas de la ENEE indicó que ella fue parte de las personas que fueron indemnizadas ya que fue destituida de su cargo junto a unas 60 personas.

Comentó a este periódico que se han erogado fuertes sumas de dinero ya que no se ha cumplido los términos del contrato colectivo, viéndose obligada a acudir ante la justicia para ser reparada económicamente.

ACUSACIONES CONTRA ALTO FUNCIONARIO. Respecto a Deras, algunas fuentes de confianza dentro de la ENEE afirmó que este no está cumpliendo sus funciones para las cuales fue contratado.

El también subgerente de la estatal, desde que asumió como subsecretario de Energía se olvidó de sus obligaciones como responsable técnico del organismo, de acuerdo a los datos que pudo recabar este periódico.

De hecho, fue sustituido por Jorge Alberto Morazán, quien realiza funciones que le competen exclusivamente a Deras.

Además, se había dicho que este ingeniero ganaría doble sueldo como subgerente y subsecretario del ramo, no obstante este extremo fue desestimado, de acuerdo a los registro públicos disponibles.

Aunque se anunció que en la principal empresa de electricidad debía cerrar operaciones en diciembre de 2018, para dar paso a tres compañías encargadas de la distribución, generación y transmisión de energía, la misma siguen en operaciones en números rojos.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), estimó que las pérdidas sufridas por la ENEE en 2018 costaron a los hondureños unos seis mil millones de lempiras anuales, es decir, unos 500 millones mensuales.

El presidente de la entidad, Juan Carlos Sikaffy, recordó que la empresa “es el problema de Honduras y de todos, las proyecciones que salen donde este año se piensa perder 6 mil millones de lempiras, es inaceptable”.

“No podemos seguir con ese sangrado porque se traduce en menos programas sociales y en una baja de impuestos, la recuperación de la ENEE, es complejo no es sencillo porque todos los actores involucrados han hecho su trabajo”, dijo.





Related

JOIN THE DISCUSSION